Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Mujeres toman calles para exigir "alto a la violencia"
Por MGT/Ulises Canales L.- Guatemala, 25 de noviembre de 2004

Las calles de Guatemala, en particular las de esta capital, quedaron copadas hoy por cientos de mujeres que exigieron el cese de la violencia e investigaciones exhaustivas sobre los más de 445 crímenes contra sus congéneres.

En ocasión de conmemorarse este 25 de noviembre el Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres, las féminas marcharon portando carteles, pancartas y fotografías de las mujeres asesinadas, que de 2001 a la fecha suman más de mil 500.

Convocadas por la Red de la No Violencia contra la Mujer, las manifestantes se congregaron frente a las sedes del Ministerio guatemalteco de Gobernación (Interior) y el Ministerio Público para reclamar investigación y justicia por esos hechos.

Tanto al ministro de Gobernación, Carlos Vielmann, como al fiscal general, Juan Luis Florido, las participantes entregaron un pliego de demandas en el que afirmaron que "la violencia contra las mujeres es un problema social de grandes dimensiones".

La citada Red, que aglutina a una docena de agrupaciones que velan por el respeto y los derechos de las féminas, deploró que el Estado "no hace suficientes esfuerzos por detener (la violencia de género), atribuida por el gobierno a pleitos entre pandillas.

Igualmente, en su movilización por el centro de la ciudad, las participantes en la marcha se concentraron frente al congreso nacional para exigir que legisle a favor de modificar normativas que se consideran anacrónicas en el mundo actual.

Las mujeres propugnan cambios al Código Penal guatemalteco para que se tipifique el delito de acoso sexual, a la vez que se elimine el derecho de pernada, vigente aquí y que exonera de culpabilidad a un violador sexual, si repara el daño casándose con su víctima.

"Los diputados no dan respuesta a nuestras peticiones. Se niegan a tipificar el delito de acoso sexual, el cual, si existiera, hubiera evitado decenas de asesinatos", denunció Fabiola Ortiz, portavoz de la mencionada agrupación feminista.

La dimensión de los asesinatos de género motivó advertencias de una dependencia de la Organización de Estados Americanos sobre la eventualidad de llevar el caso guatemalteco ante la Comisión de Derechos Humanos de esa entidad hemisférica.

Mientras la Policía Nacional Civil registra en lo que va de año 376 "feminicidios o feticidios", la Red asegura que ya superan las 450, pues en las últimas 48 horas aparecieron al menos seis cadáveres de mujeres en varias zonas del país.

De acuerdo con el ministro Vielmann, las pesquisas policiales revelan que el 21 por ciento de los casos conocidos responde a violencia intrafamiliar, el 20 por ciento a las pandillas juveniles (maras) que actúan en el país y un ocho por ciento al narcotráfico.

Además, apenas el tres por ciento de los hechos violentos se deben a la trata de personas, pero del 48 por ciento, admitió el funcionario, "no se ha identificado la causa".

La mayoría de las mujeres ultimadas tenían entre 12 y 25 años de edad, algunas eran trabajadoras de maquilas y vivían en barrios marginales con alto índice de criminalidad, mientras como casi todas fueron torturadas, mutiladas y/o violadas sexualmente.

Según Ortiz, "sólo el uno por ciento de los crímenes que se atribuyen a la violencia intrafamiliar, son investigados por la Fiscalía", pues el resto es archivado", lo que aviva denuncias relativas a que en varios hechos están involucrados policías.

Fuente: www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.