Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala alberga todas las formas de explotación sexual infantil
Por VC/Ulises Canales L. - Guatemala, 26 de julio de 2005

Guatemala se perfila como un país donde se presentan todas las manifestaciones de la explotación sexual comercial de menores de edad, afirmó hoy una experta que pidió reforzar las leyes nacionales contra ese flagelo.

Dada la debilidad de su legislación y su ubicación geográfica, esta nación destaca a nivel centroamericano como receptor, expulsor y tránsito de la trata de personas menores de edad con fines sexuales, dijo a Prensa Latina María Eugenia Villarreal.

Villarreal dirigió en Guatemala un proyecto de fortalecimiento de la protección de niños, niñas y adolescentes ante la explotación sexual, el cual permitió durante tres años capacitar a agentes policiales, funcionarios de migración y otras autoridades.

Estudios de terreno realizados aquí por la Asociación para la Eliminación de la Prostitución, Pornografía, Turismo, Tráfico Sexual de esa población (ECPAT, por sus siglas en inglés), refieren que la mitad de las víctimas son extranjeras.

Nicaragüenses, hondureñas y salvadoreñas son las nacionalidades que más abundan en burdeles y otros sitios clandestinos, lo cual confirma que Guatemala es un país receptor de niñez para ser explotada, recalcó la especialista.

Alertó, sin embargo, que también es nación de origen, porque hay víctimas guatemaltecas, y de tránsito, pues muchas de las que son empleadas en ese ilícito lo practican en zonas fronterizas de México y Belice.

Villarreal explicó que las modalidades de la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes (ESCNNA, como lo maneja ECPAT) son la remuneración de actividades sexuales o eróticas, pornografía infantil, trata de niños con ese fin y turismo sexual.

La experta citó informes oficiales, según los cuales en 1999 sólo en la capital guatemalteca se creía que dos mil niños, niñas y adolescentes entre ocho y 18 años de edad eran explotados sexualmente en más de 600 lupanares y 200 centros nocturnos.

"Pero es un subregistro y la situación no ha mostrado tendencia a disminuir, por lo que se estima que actualmente son más de 15 mil los casos de menores explotados sexualmente", puntualizó.

De acuerdo con Villarreal, los menores en esa situación de indefensión poseen bajo nivel educativo, son analfabetas, muchas veces madres solteras, mantienen poca relación con su grupo familiar y viven en condiciones de pobreza y extrema pobreza.

La investigación de ECPAT/Guatemala permitió constatar que los lugares de más alta incidencia son los departamentos situados en zonas fronterizas o próximas, puertos y polos de desarrollo económico o de mucho comercio.

La directora del proyecto indicó que la protección de menores víctimas o en riesgo presupone el fortalecimiento institucional de la Policía Nacional Civil y autoridades de migración.

También se recomendó ampliar y sistematizar la capacitación de personal policial "para que no 'revictimice' a los infantes" y, sobre todo, modificar el marco legal, toda vez que se conocieron vacíos en la legislación nacional.

Consultada por Prensa Latina, la supervisora del programa ECPAT/Internacional para Centroamérica, Milena Grillo, abogó por castigos más severos para los explotadores, quienes -dijo- forman parte del crimen organizado.

En opinión de Grillo, "la esencia" del mercado del sexo es la clandestinidad, por lo que "ningún país tiene realmente cuantificado el comercio sexual", devenido la tercera fuente de ingreso ilícito de divisas en el orbe, después del narcotráfico y el comercio de armas.

Fuente: www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.