Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Explotación minera es mal negocio para Guatemala, afirma obispo
Por ARC/CAR. - Guatemala, 25 de diciembre de 2005

Las condiciones sobre la explotación de una mina de oro en Guatemala por una empresa transnacional son indignantes y confirman que es un mal negocio para el país, afirmó hoy el obispo Alvaro Ramazzini.

En declaraciones a Prensa Latina, Ramazzini expresó que la compañía canadiense Montana hizo una inversión de 145 millones de dólares y en 10 años va a tener una ganancia de 800 millones, de los cuales solo se quedarán en el país 30.

El proyecto minero Marlin, ubicado en la localidad de San Miguel Ixtahuacán, del departamento de San Marcos, ya comenzó a funcionar y antes de finalizar el año habrá extraído unas 20 mil onzas de oro.

Según declaró el obispo de San Marcos, la empresa no pagará ni un centavo por el agua usada en el proceso de producción y durante siete años estará exenta de impuestos.

Los defensores del proyecto argumentan que la mina a cielo abierto permitirá crear fuentes de trabajo, pero Ramazzini opinó que, a medida que se acelere el proceso de producción, se necesitará menos mano de obra no calificada y más personal especializado.

Recordó que hace apenas tres meses la empresa anunció la creación de dos mil 400 puestos, pero según las últimas informaciones ahora sólo hay 840, lo cual indica una fuerte reducción.

En el poblado de San Miguel Ixtahuacán ya hay mucho descontento, porque los salarios de los trabajadores locales son bastante inferiores a los de los contratados en otras partes, afirmó el prelado.

"Los dueños de la mina insisten en hablar de salarios mínimos o apenas un poquito más altos, lo cual deja claro que no es cierto que este yacimiento se vaya a convertir en un beneficio directo para los habitantes de la región", concluyó.

La explotación de metales preciosos se inició a pesar del rechazo de los pobladores del lugar, quienes, incluso, cerraron carreteras para impedir el paso de equipos pesados empleados en las labores de extracción.

La Iglesia católica de San Marcos, junto con organizaciones indígenas, campesinas y ecologistas, advirtieron de los daños que este tipo de minería causará al medio ambiente, sobre todo por la contaminación de los suelos y los recursos hídricos.

Tomado de www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.