Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Aumenta monitoreo de DDHH ante "alarmante" deterioro
Por FG/Ulises Canales L. - Guatemala, 27 de mayo de 2005

El Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos (CALDH) anunció hoy la ampliación del monitoreo sobre el respeto a las garantías individuales en Guatemala, luego de constatar un alarmante deterioro en los últimos meses.

Abner Paredes, coordinador nacional del Observatorio de Derechos Humanos (ODH), dijo que los recientes casos de allanamientos a sedes de grupos humanitarios y sociales, así como las amenazas contra activistas populares, "son una prueba de lo que vivimos".

En declaraciones a Prensa Latina, Paredes recalcó que la iniciativa de monitoreo responde a que "la situación de los derechos humanos en Guatemala es alarmante", lo mismo en lo que llamó violaciones locales como en los 10 temas que trabaja CALDH.

La mencionada institución, actualmente en proceso de instalación de Centros Regionales de Observancia y Convergencia (CROC), enfoca su supervisión en asuntos de derechos de los pueblos indígenas, discriminación racial y violencia pública contra las mujeres.

Igualmente, su agenda la conforman temas relativos a la accesibilidad a espacios físicos y transporte de las personas discapacitadas, los derechos laborales de las trabajadoras de maquilas, justicia, tierra, salud, educación y nutrición infantil.

Asimismo, desde los CROC monitorea la participación ciudadana en cuatro redes nacionales, tomando en cuenta a grupos poblacionales más desfavorecidos: mujeres, jóvenes, indígenas y discapacitados.

Según Paredes, a CALDH le interesa facilitar procesos de rearticulación del tejido social comunitario guatemalteco, en particular de "actores históricamente excluidos", entre los que también contempla la niñez y los campesinos.

Recordó que las féminas constituyen más del 50 por ciento de los 11,2 millones de habitantes de este país y, sin embargo, "se les ha relegado principalmente a tareas domésticas".

La marginación de las mujeres se extiende también a derechos básicos como salud, educación, vivienda, empleo y participación política, con la agravante de que a la violencia intrafamiliar tradicional se agrega ahora la generalizada en el país, añadió.

Cifras manejadas por agrupaciones feministas y la Policía Nacional Civil (PNC) refieren que en lo que va de año han muerto asesinadas en Guatemala casi 250 féminas, y en 2005 el total de crímenes fue de 527, la inmensa mayoría aún en la impunidad.

El coordinador del ODH apuntó que la juventud guatemalteca entre 14 y 29 años de edad constituye el 25 por ciento de la población del país, según el censo de 2002, y de ella, el 60 por ciento lo integran indígenas.

Sin embargo, se estigmatiza a un sector por tatuajes y pelo largo como pandilleros juveniles, criminales organizados o narcotraficantes, en tanto otros -de ambos sexos- viven con SIDA, en la calle o carecen de oportunidades de empleo.

Paredes recabó atención diferenciada a esos problemas, así como a los que sufren los pueblos indígenas (más del 60 por ciento de la población) y los discapacitados, que si bien no existe estadística oficial, se estima son el 10 por ciento de todos los guatemaltecos.

Lamentó que "no hay acción efectiva del gobierno", siquiera una respuesta a un reciente emplazamiento para que responda por los allanamientos a grupos sociales y de derechos humanos opuestos al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

Tomado de www.prensalatina.com.mx - 260505


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.