Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Salud o comercio, disyuntiva guatemalteca "made in USA"
Por FG/Ulises Canales L.- 28 de diciembre de 2004

La habitual diplomacia de presión practicada por Estados Unidos coloca hoy al gobierno de Guatemala ante la disyuntiva de sacrificar la salud de millones o asegurar un comercio de beneficios hasta ahora dudosos.

El ejecutivo presidido por Oscar Berger recibió una clara advertencia de Washington de que quedará excluido del Tratado de Libre Comercio (TLC) suscrito en mayo pasado con Centroamérica, si no modifica una normativa aprobada por el Congreso local.

La Casa Blanca, por medio de su representante de Comercio, Robert Zoellick, mostró disgusto por un decreto ya ratificado por el presidente Berger que permite la comercialización de medicamentos y otros productos genéricos.

El texto en mención reemplazó a otro emitido en 2003 que garantizaba la protección internacional de las marcas y otorgaba otra adicional de 10 años a los productos farmacéuticos que ingresaran al país.

De hecho, el enredo se fundamenta en los 10 años de protección referidos que tienen los medicamentos nuevos, al prohibir que las fórmulas sean copiadas y vendidas a un mejor precio para quienes no pueden comprar productos originales.

En un país como Guatemala, donde más del 80 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza y pobreza extrema, el ejecutivo consideró prudente favorecer la comercialización de genéricos, básicamente para la salud humana.

Sin embargo, al no otorgar los años de protección internacional a los fármacos, Washington lo interpretó como "un atrevimiento" y se declaró "muy decepcionado por la medida", según expresó Zoellick en un comunicado difundido por la embajada estadounidense aquí.

Para los laboratorios fabricantes de este tipo de medicinas en Guatemala, la derogatoria del acuerdo de 2003 no es excusa para dejar al país fuera del TLC o CAFTA (por sus siglas en inglés).

La Casa Blanca suscribió y ya ratificó un pacto similar con Australia, en el cual no se contemplaba una protección adicional para los datos de pruebas en patentes farmacéuticas y agroquímicas, recordó el empresario Luis Velásquez.

Velásquez, director de la Asociación de Industriales Farmacéuticos (ASINFARGUA), explicó que incluso sin el edicto derogado el país cumple con todos los acuerdos mundiales en materia de protección de la propiedad intelectual.

"El Estado no puede permitir que se retrase el tiempo en el que una persona puede acceder a medicinas más baratas, si se amplían los plazos de protección a las patentes", puntualizó.

Círculos partidarios del TLC a como dé lugar, entre ellos la Federación Centroamericana de Laboratorios Farmacéuticos (FEDEFARMA), solicitaron a Berger modificar cuanto antes el texto de marras para no quedar excluidos de los supuestos beneficios.

Según Rodolfo Lambour, director de FEDEFARMA, "con la protección de los datos de prueba se garantiza a los inversionistas e investigadores que su trabajo, aún antes de ser patentado, no corre peligro de ser robado o mal utilizado.

Analistas coinciden en que los estadounidenses recurrieron al chantaje con Guatemala, utilizando al resto de las naciones centroamericanas firmantes del TLC.

La condicionante de Zoellick es que no se presentará el texto de ese pacto al Congreso norteamericano para su ratificación hasta tanto se advierta un cambio de postura.

Dadas las asimetrías económicas entre Guatemala y Estados Unidos, el tema sacude hoy al gobierno local, consciente de que si se mantiene firme podría perder mucho más que la exclusión.

Washington fue implacable en advertir que los productos guatemaltecos que ingresen al mercado estadounidense tendrán que pagar impuestos como cualquier otro país, y de forma unilateral podría cambiar las reglas del intercambio comercial bilateral.

Por lo pronto, el vicepresidente Eduardo Stein adelantó que se pedirá al Congreso nacional "corregir" el documento ya promulgado por Berger.

Ello, pese a que el ministro de Economía Marcio Cuevas aseguró que la decisión "se encuentra ajustada al derecho nacional interno y a las normas internacionales" de las Organizaciones Mundial del Comercio, de Propiedad Intelectual, y la Convención de París.

Tomado de www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.