Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La AEU una bomba de oxígeno que recupera la historia y la enriquece
Por David Toro - Guatemala, 24 de septiembre de 2018

La Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), ha despertado. Actualmente encabezan, convocan y organizan las marchas y manifestaciones pacíficas en contra del actual gobierno de Jimmy Morales. “Este sólo es el inicio de muchas otras acciones futuras de esta lucha”, sentenció frente al micrófono en la Plaza de la Constitución, el pasado 20 de septiembre, Juan Enrique Hernández, uno de los dirigentes de la asociación renovada que está saliendo de un letargo involuntario y comienza a ubicarse en el papel histórico que le corresponde.

La historia nos permite conocer la importancia que los estudiantes han tenido en Guatemala. El antropólogo Ricardo Sáenz, autor del libro Oliverio, que trata del histórico dirigente de AEU, Oliverio Castañeda, asesinado por la dictadura en 1978, recalca que durante el siglo XX, los movimientos estudiantiles tuvieron gran incidencia en la vida política: “la generación del 20 con el derrocamiento de Estrada Cabrera o la movilización estudiantil en 1944 para derrocar a Jorge Ubico, son ejemplos claros del papel central que han tenido los estudiantes en el país”.

La nueva AEU diversa y autónoma

La actual Asociación de Estudiantes Universitarios es dirigida por Lenina García, una joven estudiante que se ha convertido en la primera mujer nombrada secretaria general de AEU por elección, abriendo la posibilidad a una diversidad en todos los sentidos, que ha fortalecido el movimiento. Además, la autonomía que goza la asociación la convierte en un ente fuerte. A diferencia de la AEU del siglo XX, donde existían sesgos políticos en las acciones de la asociación, como comenta Ricado Saenz. La actual dirigencia sí representa (en términos generales) los intereses del estudiantado y del pueblo.

La relación entre la AEU y las organizaciones campesinas que también juegan un papel determinante en los movimientos contra el gobierno y la corrupción, no son nuevos. Sáenz resalta que esta importante acción data del siglo XX. En 1978, estudiantes y campesinos se unificaron en contra del general Romeo Lucas. Sin embargo, la cooperación entre el estudiantado y los campesinos se rompió en 1996. Es hasta esta época que hemos podido ver a la AEU trabajando con organizaciones como el CCDA o CODECA, en pos de un mismo objetivo. “La unificación de estos dos sectores le da una fuerza significativa a las protestas y marchas, que podrían derivar en resultados importantes”, destaca Ricardo Sáenz.

Desde su perspectiva Ricardo Sáenz hace ver que las movilizaciones ciudadanas del 2015 para la renuncia de Otto Pérez, fueron acciones que dieron empuje al proceso de recuperación de la AEU cooptada por el hampa seudouniversitaria. Pero los efectos de estas movilizaciones no surtieron efecto únicamente en la Universidad de San Carlos. Recientemente se ha visto cómo estudiantes de casas de estudio privadas han salido a las calles uniéndose a las convocatorias de la AEU en contra de la corrupción. Estudiantes críticos de las universidades Landívar y Del Valle, han actuado de forma autónoma, puesto que las dirigencias de estas casas de estudios mantienen una postura conservadora y de silencio ante la crisis del país.

El papel clave de las mujeres en AEU

Lenina García ha demostrado capacidad para dirigir las acciones de la Asociación de Estudiantes Universitarios y lograr alianzas con otros sectores sociales que fortalecen la posibilidad de alcanzar los objetivos en común, además de oponerse a los grupos recalcitrantes que accionan utilizando el nombre del estudiantado sancarlista sin la legitimidad de la nueva AEU que ahora sí representa a los estudiantes de manera oficial.

La AEU protagonizó el movimiento del pasado 20 de septiembre, guiando a miles de guatemaltecos que exigen la renuncia de Morales y la continuidad de la CICIG en Guatemala. Ayer en la plaza dejaron claro que este sólo es el primer movimiento y que pronto se convocará un paro nacional masivo, demostrando su compromiso ante una coyuntura que prohíbe quedarse de brazos cruzados.


Fuente: www.prensacomunitaria.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.