Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Obispo de Guatemala demanda igualdad social
Por Luis Johvanil Pérez - Boston, 19 de septiembre de 2008

Con motivo de celebrarse 10 años del brutal asesinato del obispo Juan Gerardi en Guatemala, el también Obispo Alvaro Ramazzini, de la Diócesis de San Marcos, de esa nación centroamericana, ofició una misa donde denunció la falta de libertad y desigualdad social aún existentes en ese país.

Como honra a la dedicación de Gerardi, el Obispo oficiante manifestó que “las razones por la que luchó el fallecido continúan intactas, muy a pesar de la firma de los acuerdos de paz hace 12 años”.

Al pronunciar la homilía, Monseñor Ramazzini, conocido también como el obispo de los pobres y los excluidos, dijo que “precisamente el hecho de que ustedes, hermanos míos, estén obligados a dejar sus países por mejor nivel de vida es una muestra fehaciente de la desigualdad social”.
La misa se llevó a cabo en la Parroquia Santo Redentor en la ciudad de East Boston, con la asistencia de cientos de fieles nativos de Guatemala y la participación de otros sacerdotes de iglesias vecinas, entre ellos el Monseñor Roberto Hennessey, de la Arquidiócesis de Boston.

Ramazzini se quejó de que “desgraciadamente todavía existen diferencias abismales entre el campesino y el indígena guatemalteco, entre el que tiene poco y el que tiene mucho. Todavía en Guatemala, como un muchos países de América Latina, no existe una distribución justa ni siquiera del derecho a la alimentación”.

Mientras Ramazzini oficiaba la misa, señalaba con vehemencia hacia el piso, donde se encontraba una fotografía del obispo asesinado. También denunció la explotación a que son sometidos los indígenas guatemaltecos por compañías mineras y constructoras de capital multinacionales, entre las que se encuentran varias en su jurisdicción sacerdotal de San Marcos, Guatemala.

El Obispo Ramazzini resaltó que el Padre Juan Gerardi había pedido al Papa Juan Pablo II su retiro de la vida sacerdotal y a espera de la decisión papal fue “brutalmente asesinado en su propia casa.”
Previo a la realización de esta misa, el obispo Álvaro Ramazzini ya había agotado una apretada agenda que incluyó una charla en el Centro Rockefeller de Harvard, donde también dejó escuchar su clamor en defensa de los indígenas de Guatemala, y lo propio hizo luego el 16 de septiembre cuando tuvo la oportunidad de disertar en el Boston College, de Newton.

Previo a su muerte violenta el 24 de abril de 1998, el Obispo Gerardi hizo público un informe bajo el título “Nunca Más”, siendo asesinado brutalmente en el garaje de su casa.

En junio de 2001, tres miembros de los servicios de inteligencia militar fueron condenados por este crimen. Un sacerdote también fue condenado como cómplice. Además, el tribunal ordenó que también se investigara a otros 12 miembros de las fuerzas armadas.

El caso Gerardi no tiene precedente, dado que por primera vez los tribunales guatemaltecos han emitido un fallo histórico que representa una victoria para el estado de derecho y un avance fundamental en la larga batalla de este país contra la impunidad.

Fue la primera vez que un tribunal ha declarado culpable de un delito grave contra los derechos humanos a altos oficiales de las Fuerzas Armadas en Guatemala.

Fuente: www.siglo21.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.