Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 3 - 2006

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Indígenas mejoran, pero sigue rezago
Por Rodrigo Pérez y E. López - Guatemala, 15 de marzo de 2006

Entre 1994 y 2004 se registran avances en alfabetización, matriculación en primaria y niños que llegan a quinto grado.

El sector indígena ha mejorado sus condiciones de vida en general, pero al comparar su situación con el ladino, sigue rezagado en educación, salud e ingresos económicos, según el informe Diversidad Étnico Cultural: La Ciudadanía en un Estado Plural, elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Por ejemplo, en 1989 el Índice de Desarrollo Humano (IDH) para los indígenas fue de 0.42, mientras que en 2003 subió a 0.58, es decir, una mejora de 0.16.

Mientras tanto, los ladinos registraron un IDH de 0.60 en 1989 y cuatro años más tarde ascendieron a 0.73, un alza de 0.13.

El IDH se mide entre el rango de 0 a 1. Mientras más cercano se esté al 1, se refleja un mejor desarrollo del sector. El estudio corresponde a 2005 y es el séptimo que elabora el PNUD.

Los avances son favorables, pero reflejan la brecha que existe entre los sectores. La tasa de alfabetismo para personas indígenas mayores de 15 años subió de 44.4% en 1994 a 52.3% en 2002 (7.9%), en tanto que en el mismo rubro y tiempo para los ladinos el crecimiento fue de 2%, pero la tasa de alfabetismo se ubicó en 79.6%.

Otro ejemplo que ilustra lo anterior es el siguiente: En 1994 los jóvenes indígenas de entre 15 y 24 años asistían un promedio de 2.7 años a la escuela, mientras que en 2002 el dato subió a 3.8.

Siguiendo esas mismas características, los ladinos acudían a la escuela un promedio de 5.8 años y aumentaron a 6.5 años, un menor crecimiento con relación a los indígenas; sin embargo, tienen mejor escolaridad (lea: Los retos).

Menos ingresos

Asimismo, existen diferencias entre los ingresos salariales de uno y otro grupo. Los ladinos obtienen, en concepto de salarios y prestaciones, un promedio mensual de Q1,271.33, mientras que los indígenas Q555.40.

"Se puede afirmar que la brecha salarial (Q715.87) está siendo determinada por aproximadamente un 50% por las diferencias en los niveles educativos, la edad, área rural y por la actividad económica que se realiza. El otro 50% lo determina la condición de ser indígena", señala el PNUD.

En el ámbito de la participación política, se asegura, siguen existiendo desigualdades. Se cita como ejemplo que en el Congreso de la República, luego de los comicios de 2003, sólo el 8% de los diputados electos es indígena. Y la participación de este sector en los Comités Ejecutivos de los partidos políticos es mínima.

El documento presentado ayer, también destaca que existe una "menor densidad de carreteras asfaltadas en departamentos con población mayoritariamente indígena".

Chortís, los más afectados

De un total de 24 grupos étnicos, los chortís son los que reflejan el menor IDH: menos de la media nacional (0.640), que es la suma de los indicadores de salud, educación e ingresos; le siguen los ixiles y akatekos.

Todo lo contrario sucede con los garífunas -encabezan la tabla- ladinos y sakapultekos, quienes evidencian un promedio que supera la media nacional, que sigue siendo la más baja en comparación con las demás naciones centroamericanas (vea: Garífunas, con mejor calificación).

"Es evidente la falta de incorporación de la población indígena en condiciones de relativa igualdad en el área económica, política y cultural. Sigue siendo una mayoría de población subordinada, subalterna, explotada y discriminada; eso es común en Guatemala. Lo que hacemos nosotros es documentarlo".

Así resumió Edelberto Torres Rivas, asesor académico del PNUD, el informe presentado a la sociedad y sobre el cual el Gobierno dijo tener algunas reservas, debido a que no estuvo de acuerdo con la metodología utilizada en su elaboración.

Karin Slowing Umaña, coordinadora del estudio, indicó que "es un primer intento por empezar a documentar esto". Juan Alberto Fuentes Knigth, del Instituto Centroamericano de Estudios Sociales, así como Blanca Estela Alvarado, comisionada presidencial contra el racismo y la discriminación, coinciden en señalar que el documento ratifica lo que se sabía.

En opinión de Víctor Gálvez, analista de la Facultad Latinoamericana de Estudios Sociales, la situación geográfica nacional incide en el nivel de desarrollo de las comunidades.

Cifras de población

El PNUD hizo una proyección de población para 2005 en el país: 12.700,611 habitantes, de los cuales, el 41% (5.207,250) es indígena.

La población con situación de pobreza alcanza el 57% y en extrema pobreza un 21.5%. La tasa de alfabetismo es de 69.1%; las mujeres jefas de hogar son el 22.7%, y la económicamente activa se calcula en 4.990,230.

El estudio también da cuenta de avances en materia educativa, pero destaca que con excepción de la matriculación, seguimos siendo los últimos de Centroamérica (lea: Mal posicionados en el Istmo).

LOS RETOS

El Programa advierte que existen varios desafíos para avanzar en la construcción de un Estado plural y considerar la equidad como una política de Estado.

El informe de 2005 destaca la necesidad de eliminar el racismo y la discriminación mediante el reconocimiento de la diversidad y una sanción sistemática de las prácticas racistas, así como fomentar el conocimiento mutuo, en paridad de condiciones, entre personas y grupos con culturas diversas.

El PNUD también habla de la necesidad de un programa "masivo" de infraestructura física, especialmente en las regiones con mayor potencial para las exportaciones de pequeños productores.

El informe concluye que ello "implica una enorme madurez de parte de distintos actores, pero en particular, de las elites económicas y políticas, acerca de viabilizar la aplicación de dichos consensos orientados fundamentalmente a replantear el rumbo del desarrollo y la calidad de las instituciones, para hacer una sociedad más incluyente".

CON VOZ PROPIA

EDELBERTO TORRES RIVAS

CONSULTOR DEL PNUD

"(Los indígenas) siguen siendo una mayoría subordinada, subalterna, explotada y discriminada; lo que hacemos nosotros es documentarlo".

VÍCTOR GÁLVEZ BORREL

ANALISTA DE FLACSO

"La localización geográfica y el tipo de actividad a que se dedican los garífunas y los chortís es lo que marca la diferencia del desarrollo rural".

Fuente: de www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.