Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ligan a cúpula militar con estructura de Ortega Menaldo
Por Otto N. Ángel - Guatemala, 22 de enero de 2008

Los escritos desclasificados enumeran las actividades a cargo del grupo de Inteligencia, o D-2, en 1989

Dos de los cinco integrantes del alto mando militar recién nombrado por el presidente Álvaro Colom figuran en un documento del Gobierno de los Estados Unidos, desclasificado hace unos años. En éste se habla de los oficiales dirigidos por el general Francisco Ortega Menaldo, y sobre las acciones de intercepción telefónica y espionaje amoroso, entre otros, a cargo de la estructura.

El texto completo, identificado como el informe clasificado número r 162013z feb 90, y que puede ser visto en la página electrónica www.gwu.edu/~nsarchiv/, también incluye a otros 47 oficiales, entre los que destacan Jacobo Salán Sánchez y Napoleón Rojas, a quienes el Ministerio Público investigó infructuosamente en la administración de Alfonso Portillo.

Según un documento de Inteligencia norteamericana, que bajo la Ley de Libertad de Información tuvo acceso la George Washington University, el nuevo ministro de la Defensa, Marco Tulio García Franco, y el subjefe del Estado Mayor de la Defensa, Roberto Efraín Rodríguez Girón, fueron parte de la Dirección de Inteligencia (D-2) cuando Ortega Menaldo, en ese entonces coronel, era el titular.

El vocero castrense, Daniel Domínguez, confirma la participación de los dos militares en la estructura de Inteligencia, pero rechaza cualquier vinculación o relación directa entre el actual ministro y Ortega Menaldo. “El general García Franco sí lo conoce y sí trabajo con él, pero esto es algo normal debido a la reducida cantidad de personal y la jerarquía; actualmente no hay ningún vinculo”, expresa Domínguez, luego de consultar al nuevo jerarca militar.

El reporte al cual Siglo Veintiuno tuvo acceso no sólo revela los nombres de los integrantes de la estructura de Inteligencia, sino también la forma en que operaban los oficiales de la D-2 en 1989.

El documento en cuestión sostiene: “La D-2 es principalmente una organización de HUMINT (Human Intelligence – Inteligencia Humana). Oficiales de D-2 han admitido llevar a cabo vigilancia técnica (intercepción telefónica) y vigilancia de ciudadanos norteamericanos (no hay más información al respecto). Su capacidad de SIGINT [Signals Intelligence – Inteligencia de señales] táctica es muy limitada.

También sostiene que “una de las áreas de responsabilidad.., es la Inteligencia amorosa, las inclinaciones, vulnerabilidades y actividades sexuales de blancos seleccionados son recolectadas. Esta información contra blancos particulares es de un considerable interés, y es aprovechada consecuentemente”.

Pero quizá la parte más reveladora es sobre los requisitos para integrar la D-2. Según el documento, “uno de los criterios de selección es la idoneidad política”, y seleccionados personalmente por el Director y Subdirector.

¿Vinculación?
En opinión del analista militar y coronel en retiro, Mario Mérida, que el nuevo alto mando haya recibido órdenes de Ortega Menaldo no implica que ambos tengan una relación directa actualmente (vea: Ministro independiente).

Sin embargo, otro experto quien pide no ser identificado, señala que este tipo de líneas de mando pueden permanecer a lo largo del tiempo. “Usted puede ver incluso un retorno al Estado Mayor de Jorge Serrano; éstos no son cuadros separados ni una casualidad. Es probable que veamos una nueva política de Inteligencia militar… no le extrañe que veamos de regreso al hombre de Panamá”, comenta el analista.

“Todos los que hemos servido en el Ejército hemos estado bajo las órdenes de varios generales”, insiste Domínguez, señalando en que no hay fundamento para establecer una relación.

Sentencia contra Viceministro
Pero García Franco y Rodríguez Girón no son los únicos que han sido señalados. Hace dos años, el nuevo Inspector General de las Fuerzas Armadas, Julio Villagrán, fue investigado por la desaparición de cinco personas en la Base Militar de Jutiapa, la cual dirigía; las acusaciones luego fueron disueltas. (lea: Allanamiento incluido).

Sobre quien pesa una orden de investigación judicial es el viceministro de la Defensa, Carlos René Alvarado Fernández, a quien el Tribunal Tercero de Sentencia Penal dejó abierto proceso debido a que rindió testimonio “amparado en el imperio de la falsedad, y ocultar circunstancias y hechos de su conocimiento, que coadyuvaron al esclarecimiento” en el caso del asesinato del obispo Juan Gerardi.

Alvarado Fernández, ex Jefe de la Marina Nacional, fue citado en el juicio por el asesinato del prelado para esclarecer el pago de un salario a Obdulio Villanueva, supuesto autor material del crimen. El hecho cobró atención, pues el Departamento de Estado lo incluyó en el Informe Anual de Prácticas de Derechos Humanos del año 2000.

“Él no tuvo que ver con la muerte de Monseñor, pero el tribunal decidió que debía seguir abierto el proceso en su contra, por lo que no es ético que se halla hecho este nombramiento”, dice Nery Rodenas, de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, quien señala que el proceso no se ha concluido debido al cierre de la fiscalía del caso Gerardi y el exceso de trabajo en el departamento que quedó encargado del tema.

Domínguez contrapone que la decisión de designar al Vicealmirante recae en el Presidente de la República, en su calidad de Comandante General del Ejército. “Pero esto no tiene nada que ver con lo militar; corresponde a los Tribunales establecer cuál es el estado del proceso”, cierra el portavoz castrense.

ALLANAMIENTO INCLUIDO
En 2006, la Policía ingresó en la Base Militar de Jutiapa acompañada por Fiscales del MP y efectuó un allanamiento, en un hecho pocas veces repetido, en busca de cinco personas secuestradas.

La investigación se realizó con permiso del juzgado de Santa Rosa y mantuvo la investigación sobre el jefe de esa base: Villagrán De León, convertido en Inspector General.

El MP no presentó denuncia contra Villagrán De León. “En el caso se comprobó que no tuvo relación y que fue una equivocación; compete a los Tribunales la resolución del caso, pero él esta totalmente desligado”, explica el portavoz Domínguez.

ALTO MANDO
General de Brigada
Marco Tulio García Franco
Ministro de la Defensa Nacional

General de Brigada
Roberto Efraín Rodríguez Girón
Subjefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional

Vicealmirante
Carlos René Alvarado Fernández
ViceMinistro de la Defensa Nacional

General de Brigada
Julio Roberto Villagrán de León
Inspector General

MINISTRO INDEPENDIENTE
Los constantes movimientos en la historia de la estructura militar y el sistema de ascensos parecieran ser, según los expertos, una especie de garantía para evitar que el ministro García Franco pueda obedecer a una estructura paralela, como la que se sospecha existe alrededor de los militares de la D-2.

“Este pudo ser solamente un vínculo laboral como existe en la vida civil; ahora los nuevos mandos militares navegan solos”, expresa Mérida, descartando que el nuevo Ministro pueda ser ligado al ex jefe del Estado Mayor Presidencial.

Es más, el presidente Colom, en su primera comparecencia ante la milicia, destacó que la selección de García Franco obedecía a desvincular a los uniformados de instituciones fuera del Gobierno, entre ellos los políticos. Pese a ello, para Carmen Aída Ibarra, de la Fundación Myrna Mack, resulta “inquietante” la participación de dos miembros de la alta jerarquía castrense en el Departamento de Inteligencia Militar, bajo el mando de Ortega Menaldo. “Esa línea no significa algo, salvo que se pruebe que estuvieron en otros puestos donde tuvo influencia Ortega Menaldo, pero la información es inquietante”, señala la activista de Derechos Humanos.

LEA EN
www.gwu.edu/~nsarchiv/

Fuente: www.sigloxxi.com - 210108


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.