Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Falta de medicina incide en muertes por sida
Por Evelyn Boche - Guatemala, 29 de septiembre de 2005

DENUNCIAN ESCASEZ EN EL IGSS

Unos 1,300 afiliados al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) que padecen de sida, corren el riesgo de morir ante la carencia de medicamentos, la cual se ha prolongado durante seis meses.

El área más afectada es la Unidad de Pediatría de la zona 7, donde se registra la muerte de 10 niños, de enero a septiembre; en 6 años sólo se tenía el reporte de 2 decesos.

Ello obedece a la falta de antirretrovirales (fármacos que impiden la multiplicación del virus), entre otras causas, a los cuales no han tenido acceso debido al incumplimiento de los proveedores y el retraso en la autorización de las compras por excepción.

"Los menores tienen un sistema inmunológico más débil que los adultos, lo cual los hace especialmente sensibles a la falta de medicamentos", indica Roger Gil, jefe de la Unidad de Infectología Pediátrica del IGSS.

Asegura que los otros factores que incidieron en los fallecimientos son: el tiempo de la evolución de la enfermedad, el que no fueran atendidos en etapa inicial y la desnutrición a la que son propensos.

La crisis generada entre los afiliados es confirmada por Óscar Morales, del Colectivo Amigo contra el Sida, quien comenta que diariamente llegan a la ventanilla de las farmacias a reclamar su dosis y deben partir con las manos vacías.

Retraso en compras

"Este problema empezó en marzo, lo cual nos pone en riesgo ante las enfermedades oportunistas", asegura Morales.

La preocupación generada por la falta de fármacos quedó de manifiesto en la primera jornada del IV Congreso Nacional de VIH-Sida, que inició ayer en la capital, con la participación más de 400 médicos, activistas y portadores del virus.

Según Cristina Calderón, directora Ejecutiva de la Fundación Preventiva del Sida, un 80% de los pacientes no puede gozar de un tratamiento integral. "Es alarmante porque nos muestra cómo las personas están llegando a morir a los hospitales; planeamos demandar a la Junta Directiva del Seguro Social porque es responsable del desabastecimiento. Debe modificar su sistema de compras", concluye (lea: Estado demandado).

Douglas Guerrero, director del Hospital General de Enfermedades del Seguro Social, señala que el origen del problema es el proceso de adquisición.

"Tenemos los recursos financieros y la voluntad para comprarlos, pero la ley nos pone muchos obstáculos; en todo el año he hecho 17 mil pedidos para abastecer a mis pacientes, porque no puedo comprar en grandes volúmenes", explica.

Informa que a través de un convenio con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), lograron comprar medicamento para seis meses y esperan continuar abasteciéndose por esta vía.

"El primer embarque entrará esta semana, por lo que a partir de octubre ya no faltarán las medicinas", agrega.

La Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) hizo el martes un monitoreo en tres hospitales del IGSS, logrando establecer la inexistencia de antirretrovirales.

Alejandro Rodríguez, asesor de la PDH, indica que solicitarán la intervención de la Corte para que se provea de medicamentes a los afiliados.

ESTADO DEMANDADO

Un grupo de 39 pacientes con sida, de los cuales ya fallecieron cinco, presentó en 2003 una demanda contra el Estado de Guatemala ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, por la falta de una política pública que brinde asistencia a los afectados.

Hasta la fecha se han adherido 369 personas infectas a la demanda, quienes se encuentran a la espera de que sea elevada a la Corte Interamericana para que deduzca responsabilidades.

Fuente: de www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.