Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Rigoberta Menchú cuestiona voracidad de transnacionales
Por NOTIMEX - Guatemala, 3 de enero de 2004

Medicamentos genéricos en Guatemala causan polémica en negociación con EU

El gobierno de Guatemala descartó que el tema de los medicamentos genéricos obstaculice el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, que debe entrar en vigencia este año, aunque otros sectores opinan lo contrario.

El Congreso guatemalteco aprobó una ley que permite la comercialización de los genéricos, lo cual motivó el descontento de Washington, por considerar que viola los derechos de propiedad intelectual.

"Estamos muy decepcionados de que Guatemala haya tomado una medida que incumple los compromisos adquiridos bajo el TLC con Centroamérica", indicó en un comunicado el responsable de Comercio del gobierno estadounidense, Robert Zoellick.

El documento precisó que "para que podamos presentar al Congreso de Estados Unidos el TLC para su aprobación, es necesario que todos los participantes cumplan con estas disposiciones" incluidas en el texto del acuerdo.

El comunicado de Zoellick fue interpretado aquí como un condicionamiento de la puesta en vigencia del TLC a la derogación de la ley guatemalteca.

Sin embargo, el vicepresidente guatemalteco Eduardo Stein afirmó que se ha sobredimensionado el asunto de los genéricos, y consideró injusto que se acuse al país de entorpecer el futuro del tratado comercial por ese tema.

Apuntó que el gobierno estudiará el tema y en caso de ser necesario "corregirá" el rumbo y planteará las reformas requeridas a la ley de medicamentos genéricos para no interferir con la marcha del TLC.

La Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, quien ha incursionado en el campo empresarial precisamente en el ramo de farmacias de medicinas genéricas, acusó a Estados Unidos de "chantajear" a Guatemala.

La activista indígena, quien funge en el gobierno como embajadora de Buena Voluntad para los Acuerdos de Paz, estimó que la presión "es una muestra del poder de las transnacionales farmacéuticas".

Lamentó que el gobierno de Washington defienda los intereses de las empresas transnacionales, que incurren en un abuso cuando pretenden tener por más de 20 años la comercialización exclusiva de sus productos y otros privilegios.

Menchú advirtió que "si esa es la naturaleza" del TLC, es decir la defensa de los intereses empresariales en detrimento de la población, entonces el pacto comercial generará más pobreza en el istmo.

El embajador de Estados Unidos en esta capital, John Hamilton, dijo que respeta la posición de la Premio Nobel de la Paz, pero aclaró que no compartía sus conceptos, pues el gobierno de Estados Unidos se cuida de caer en prácticas ilícitas como el chantaje.

Consideró que el incidente de los genéricos se resolverá en su oportunidad, pues el mismo acuerdo comercial tiene mecanismos para superar las controversias, y no interferirá en el TLC de su país con Centroamérica.

El presidente guatemalteco Oscar Berger anunció en recientes declaraciones que a mediados de este mes enviará al Congreso el proyecto del tratado comercial.

Expresó que "la idea es que comience el estudio del TLC y los diputados ratifiquen el acuerdo", suscrito el 28 de mayo de 2004 por los gobiernos de Estados Unidos, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Nicaragua y El Salvador, país éste último que ya lo ratificó.

República Dominicana, como parte del proceso de integración centroamericana, se adhirió meses después al tratado comercial.

"Estamos apostando al TLC como una gran oportunidad. Tiene sus riesgos pero tiene mucho más ventajas y oportunidades", expresó el mandatario guatemalteco. "Hemos sido pobres durante 500 años. Probemos con el TLC, sus metas y objetivos para avanzar en la lucha contra la pobreza y salir del subdesarrollo", dijo.

Berger apuntó que este acuerdo comercial representa "una oportunidad de ingresar a un mercado de más de 400 millones de personas".

Guatemala debe aprovechar la situación geográfica que posee y que convierte al país en "estratégico" para el intercambio comercial y financiero con el mayor mercado del mundo, apuntó el gobernante.

"Estamos convencidos de que el TLC con Estados Unidos puede llegar a ser la diferencia, en el corto plazo, en la generación de empleos, productividad y competitividad, y presencia exportadora de Guatemala en el mundo", añadió.

El entusiasmo del dignatario no es compartido por sindicalistas y organizaciones populares de Guatemala que considera que el TLC profundizará la pobreza y beneficiará sólo a los empresarios.

Para el sindicalista Edwin Ortega, el acuerdo "agravará la situación de los guatemaltecos, pues existe el riesgo de eliminación de empleos generados por la pequeña y mediana industria devorada por la enorme economía y las transnacionales de Estados Unidos".

Fuente: www.sipse.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.