Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 14 - 2019

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

¿Cómo cambió Guatemala tras la firma de la paz en 1996?
Por la Redacción de telesurtv.net - Guatemala, 30 de diciembre de 2019

El presidente Jimmy Morales, Ministros de Estado, y otros funcionarios de gobierno, además de otros invitados, participarán en un acto para conmemorar el 23 aniversario.

La premio Nobel de la Paz de 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú, advirtió hace tres años que quedaban cuestiones pendientes sobre el cumplimiento de los Acuerdos de Paz firmados en 1996 para poner fin al conflicto armado en Guatemala.

Tres años después, esas cuestiones pendientes mencionadas por Menchú se han agravado, y en opinión de analistas y políticos, se deberían pactar otro tipos de acuerdos para renovar los anteriores que han quedado relegados, pero sin perder su espíritu.

La discusión de un nuevo pacto social y económico, que garantice la democracia y la paz, en primera instancia, y que ofrezca una nueva orientación para el desarrollo del país centroamericano, es un necesidad urgente, indicaron.

En el curso de los años recientes, la opinión sobre el alcance de los acuerdos de paz de 1996 es cada vez más negativa, debido a que los puntos acordados no se han alcanzado en cabalidad por pasividad política y falta de reformas, y en algunos casos se han registrados retrocesos, en particular, en temas sociales.

Ahora, los analistas se centran en aquellos puntos de los acuerdos que quedaron relegados como la vulnerabilidad de los derechos de los pueblos indígenas, el creciente descontento social y atención a los sectores menos favorecidos económicamente.

“Los acuerdos eran líneas generales para que el país llegara a un régimen democrático esencial”, considera Carlos Aníbal Martínez, experto en Socioeconomía y autor del estudio A 10 años de los acuerdos de paz, Otra Guatemala es posible.

En junio de 2017, instituciones del Estado y organizaciones de la sociedad civil entregaron al vicepresidente Jafeth Cabrera la Agenda Política de la Paz 2017-2026, que contiene una hoja de ruta de los compromisos pendientes de cumplir.

“Estos acuerdos de paz no funcionaron y por eso estamos relanzando esta agenda”, dijo el vicegobernante en esa oportunidad, pero no hubo acciones posteriores que lo refrendaran, indicó en un artículo el diario Prensa Libre.

Los acuerdos de Identidad y Derechos de Pueblos Indígenas, el convenio Socioeconómico y Situación Agraria y el Global de Derechos Humanos han tenido retrocesos desde el 2005, cuando ya se habían registrado algunos avances, aseguró Daniel Pascual, dirigente del Comité de Unidad Campesina (CUC).

Uno de los firmantes de los Acuerdos, el comandante guerrillero Jorge Ismael Soto, alias Pablo Monsanto, explicó que estos convenios aún no han sido superados pero deben ser complementados.

Los Acuerdos de Paz son una docena de acuerdos que fueron suscritos por el Gobierno de Guatemala y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca -URNG-, entre 1991 y 1996, para alcanzar soluciones pacíficas a los principales problemas que generó el conflicto armado interno.

La firma del acuerdo final y definitivo se llevó a cabo el 29 de diciembre de 1996 en el Palacio Nacional de la Cultura.

Entre las líneas más destacadas de los acuerdos destacan los temas de democratización para la búsqueda de la paz por medios políticos, derechos humanos, reasentamiento de las poblaciones desarraigadas por el enfrentamiento armado.

Además, identidad y derechos de los pueblos indígenas, aspectos socioeconómicos y situación agraria, fortalecimiento del poder civil y función del Ejército en una sociedad democrática, reformas constitucionales y régimen electoral.


Fuente: www.telesurtv.net


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
s