Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El salvadoreño Castellanos Moya basó su obra "Insensatez" en un informe de la iglesia católica guatemalteca
Por la redacción de Terra - Guatemala, 5 de octubre de 2005

Castellanos Moya: 'Caínes están hoy de fiesta y Abeles muertos' - 'Insensatez' se basa, según su autor, en testimonios reales que tomó de un informe que hizo la Iglesia católica en Guatemala.

Sí, a veces soy pesimista, y es que tal como vemos el mundo ahorita los Caínes están de fiesta y los Abeles muertos', criticó hoy en declaraciones a Efe el escritor centroamericano Horacio Castellanos Moya, cuya novela 'Insensatez' aparece estos días en el panorama literario español.

De esta obra, que habla de la violencia en Latinoamérica, y que publicó Tusquets en México el pasado noviembre, surge violenta una pregunta sobre la responsabilidad del poder y el horror en una sola frase: '¡Todos sabemos quienes son los asesinos!'.

La frase la anota en un pequeño cuaderno el protagonista de la novela, tercera que publica en España este escritor de El Salvador -exiliado desde hace un año en Frankfurt que nació en Tegucigalpa en 1957 de padre salvadoreño-, autor de títulos como 'El arma del hombre' (2001), 'Donde no estén ustedes' (2003) o 'Baile con serpientes' (2002) entre otros.

'Insensatez' es un monólogo vertiginoso sobre la realidad que vive el protagonista cuando revisa un informe sobre la masacre de indígenas en un país centroamericano a principios de 1980, y cómo se ve afectado por los testimonios y denuncias de los supervivientes, confrontado a un horror que lo abruma y lo fascina.

'Yo no estoy completo de la mente' escribe este personaje en la primera de esas frases que, al modo de pequeñas 'cápsulas poéticas', van acompañando el monólogo a medida que avanza la novela, hasta ese grito final que él lanza a todo pulmón para expulsar el fantasma de su mente.

'Insensatez' se basa, según su autor, en testimonios reales que tomó de un informe que hizo la Iglesia católica en Guatemala.

Castellanos Moya confiesa que su escritura es 'un poco catártica'. 'La ficción me permite sacar cosas que tengo dentro y me fastidian, deja que aparezca la propia verdad, el universo ético que late tras el que toma la pluma', explica y ve la literatura como 'una forma de conocimiento, de acceso a otras realidades sobre las que el lector se puede interrogar'.

'Preguntarse sobre el mundo y sobre sí mismo', matizó en alusión a los interrogantes sobre el ser humano que cree necesita 'esta época de constante descomposición social'. 'Para lograr ver al otro, ver a ese otro que nunca vemos, a ese otro que existe para cada cual', explicó.

Como escritor, Castellanos se siente deudor 'ante todo de Juan Carlos Onetti y en algunas cosas de Julio Ramón Ribeyro', y que en su país mantiene como interlocutor permanente al poeta Roque Dalton.

'Si en las instancias del poder alguien lee mis libros, quizás lo haga desde la insensatez, desde ese otro temor a que se descubra la propia insensatez, desde el miedo del crimen, o desde el miedo de Caín', apuntó, aunque precisó que apenas contacta con sus lectores.

Para el escritor de 'Insensatez', la violencia en Latinoamérica depende 'de los niveles a que ha llegado cada país en su historia, de su riqueza, de sus instituciones'.

En El Salvador -infectado por las maras, auténticos ejércitos de jóvenes violentos prestos al linchamiento- no es igual que en Chile, dice, y 'la forma de resolverla tiene más que ver con tradiciones centenarias que con medidas a corto plazo'.

Castellanos cree que vivir en Alemania le permite 'ver esas realidades con mayor perspectiva' y aunque también ejerció el periodismo, recalca que su literatura 'no habla de la actualidad'.

La violencia del Estado quedó atrás en Centroamérica, desplazada hoy por esas llamadas maras o ejércitos de pandilleros del asesinato, comentó.

El lenguaje de 'Insensatez' sigue un ritmo veloz, el del estado mental de miedo y paranoia que el autor lleva al extremo. 'Esos procesos mentales se encadenan a enorme velocidad y el desafío era lograr que el lenguaje no se separara del estado mental y emocional'.

Fuente: Terra Actualidad - www.terra.com.gt/EFE - 041005


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.