Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pérdida vidas y conflictos es el precio de la explotación minera
Por Juan Francisco Saco - 16 de enero de 2005

El inicio de los operaciones de explotación minera en Guatemala, ha costado la vida de una persona, heridas a 20 más, cuantiosos daños materiales y conflictos entre el gobierno, la Iglesia Católica y miles de pobladores rurales que se oponen a esa actividad.

El presidente Oscar Berger acusó ayer, jueves, a los miles de campesinos e indígenas que el pasado martes protestaron de forma violenta en el oeste de la capital, para evitar el paso de un gigantesco tubo que era llevado a una mina de oro y plata, de estar manipulados por sectores interesados en crear inestabilidad.

Además, hizo un llamamiento a la Iglesia Católica, que abiertamente se ha opuesto a la explotación minera en el país, para que pida a los pobladores que no interfieran en las actividades de las empresas que se dedican a esta actividad.

El obispo del departamento de San Marcos, Alvaro Ramazzini, - dijo Berger a periodistas-, "debería ayudar a esos (campesinos) equivocados, a esos que dispararon (contra las fuerzas de seguridad). Debió haberse ido a poner enfrente y decirles señores: no, aquí hay estado de Derecho. Eso es lo que hace un auténtico líder".

El mandatario dejo entrever que Ramazzini, un declarado defensor de los indígenas pobres del país, pudo estar detrás de las violentas protestas, al señalar, en tomo burlesco, que "no sé si el señor Ramazzini tenga mucha injerencia (entre sus seguidores)".

Por su parte, el arzobispo primario de Guatemala, Rodolfo Quezada, responsabilizó al gobierno de los violentos disturbios del martes pasado por no haber atendido las advertencias de posibles protestas.

"El Arzobispado tiene conocimiento de que la Secretaría de Análisis Estratégicos de la Presidencia (inteligencia civil), advirtió claramente al gobierno sobre la posible situación de ingobernabilidad que se generaría en el caso de continuar con las concesiones mineras, pero el gobierno hizo caso omiso", aseguró ayer Quezada a periodistas.

El enfrentamiento entre el gobierno y la jerarquía católica, se inició en septiembre del año pasado, cuando Berger acusó a los obispos de "populistas" y "desactualizados" por oponerse a las concesiones mineras.

"No es populista preocuparse por el deterioro ambiental del país. Tampoco es populista hacer ver a nuestras autoridades esos posibles daños", declaró entonces Quezada a los periodistas, en el inicio de una fuerte polémica con el gobierno.

Berger advirtió a los manifestantes que no permitirá más disturbios, y señaló que no comprende por qué los campesinos se oponen a los trabajos mineros, pues, ya que "no tiene sentido, si esto generará más empleos".

Los incidentes del martes cobraron la vida del campesino Raúl Castro, de 37 años, supuestamente a manos de las fuerzas de seguridad, así como heridas a otras 20 personas, entre ellos varios agentes de la Policía, y cuantiosos daños materiales.

Todo empezó cuando pobladores del departamento de Sololá, a 140 kilómetros al oeste de la capital, bloquearon la carretera Interamericana, para impedir el paso de un enorme tubo de acero, de unas 50 toneladas, el cual era llevado hacia la mina Marlin, en el departamento de San Marcos.

Los campesinos e indígenas, habitantes de los departamentos del oeste del país, así como organizaciones ambientalistas, se oponen a la explotación minera en esa región porque aducen que esa actividad provocará irreversibles daños al sistema ecológico.

El gobierno destacó a unos 1.500 agentes de la PNC y soldados del Ejército para dispersar a los manifestantes y custodiar el paso del gigantesco tubo, el cual será utilizado para triturar las rocas de la mina en donde se pretende extraer oro y plata.

La mina Marlin será explotada por la empresa Montana Exploradora de Guatemala, subsidiaria de la canadiense Glamis Gold Ltd., la que en junio del año pasado recibió un préstamo de 45 millones de dólares de parte del Banco Mundial para poner en marcha el proyecto.

El polémico tubo, que por tres días fue llevado hacia su destino "a paso de tortuga", debido a su inmenso peso, llegó anoche a su destino en donde de inmediato será instalado para iniciar la explotación de oro y plata

Fuente: www.terra.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
s