Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2017

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala tiene una sociedad "cavernaria" que fomenta el odio hacia los LGTBI
Por la redacción de Terra España - Guatemala, 19 de mayo de 2017

Fue la primera diputada que se declaró feminista y lesbiana en Guatemala, un país conservador y patriarcal. A pesar de las amenazas, que las hubo y las hay, Sandra Morán lucha contra las ideas y discusiones "cavernarias" de una parte de la sociedad que promueve un "fuerte" odio hacia la comunidad LGTBI.


Es la cara visible, pero no la única, de una lucha en Guatemala, donde algunas personas piensan que la homosexualidad se cura con electrochoques, que el lesbianismo se trata con violencia sexual correctiva, que los hombres afeminados se vuelven rudos al pegarles y que los transexuales mudan con un castigo corporal.

"Todo ese tipo de cosas que uno dice que cómo se dan, pues aquí se dan mucho", ejemplifica en una entrevista con Efe la congresista del partido opositor Convergencia, una mujer de 57 años que salió del armario con 35, cuando en 1995 se celebró en el país el foro "La invisibilidad del lesbianismo también es violencia".

Más de 20 años después y con una empecinada e incansable lucha a su espalda, Morán reconoce que queda mucho por hacer, porque a estas alturas "no es normal que nos sigan llamando anormales", esa es una discusión "cavernaria" a la que no se debería poder regresar en pleno siglo XXI.

Su objetivo dentro del Congreso, pero también desde la calle, es trabajar con "responsabilidad" para lograr la "construcción de un Estado para todos sus ciudadanos", una meta que dista mucho de la realidad: no hay equidad y la violencia en contra de la comunidad LGTBI sigue estando invisibilizada.

Para ello se ha propuesto durante su periodo legislativo de cuatro años trabajar en tres leyes: una para prevenir la violencia y los crímenes de odio -ya presentada-, otra para lograr la unión civil entre personas del mismo sexo y, la última, legalizar la identidad de género, ya que en la actualidad las personas transexuales solo pueden acceder a un cambio de nombre.

Esto no será suficiente, solo es un pequeño paso, pero por algo "hay que empezar". El mero hecho de que se sientan representados, de que piensen que hay alguien luchando por ellos, ya es importante, aunque este tipo de iniciativas legislativas, reconoce Morán, van "cuesta arriba" porque confrontan "prejuicios" fuertemente arraigados.

"El tema aquí no es solo la ley, sino la discusión social, porque en esa discusión social esperaría yo encontrar aliados", proclama al recordar una frase del papa Francisco: "¿Quién soy yo para juzgarles?".

Esta mujer, que conoció a la activista hondureña Berta Cáceres y a Fidel Castro, dos personas de las que tiene recuerdos en su pequeño despacho, admite lo complicado que es trabajar y hacer política en el Congreso de Guatemala, donde sigue habiendo muchos intereses.

Ella, que siempre ha hecho política desde los movimientos sociales y que se define como progresista y revolucionaria, recuerda que la izquierda sigue vista como "lo malo y lo peor".

Tanta es la complejidad, dice, que por ejemplo las reformas constitucionales que se promueven desde el año pasado y que están estancadas en el organismo Legislativo no se aprobarán en su totalidad.


Fuente: www.terra.es


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
s