Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Persecución y hostigamiento contra Comunidades Q’eqchi’ del Livingstón y Militarización de la región
Por el Bloque Antiimperialista - Guatemala, 7 de marzo de 2008


Bloque Antiimperialista

Después del secuestro de líder q’eqhci’ Ramiro Choc el 14 de febrero pasado, en medio de un proceso amañado y a todas luces ilegal en donde se violaron las normas mínimas del debido proceso; las autoridades del Estado han continuado persiguiendo y hostigando a las comunidades de la región con el fin de amedrentar, asustar y crear terror entre las comunidades.

El 28 de febrero Santiago Cabnal, líder q’eqchi’ cuando viajaba en lancha de Puntarenas a Puerto Barrios, fue objeto de intimidación por elementos de la policía nacional quienes le tomaron fotografías sin ninguna razón.

Ese mismo día, dos barcos de la marina guatemalteca desembarcaron en la orilla del Río Dulce en la cabecera municipal de Livingstón, en el momento en que las comunidades procedían a celebrar una asamblea comunitaria. Sin dar explicaciones de su presencia, cercaron dicha actividad comunitaria con el propósito de evitar que la misma se celebrará y acrecentar el miedo entre las comunidades.

De igual modo el 3 de marzo, agentes de la policía nacional civil, en la cabecera municipal de Livingstón, persiguieron a cuatro campesinos y procedieron a registrar a uno de ellos, diciéndole que era invasor y acusándole de portar armas, a quien después de solicitarle la cédula de vecindad y comparar su nombre con una lista en su poder, procedieron a registrar sus datos personales en dicha lista. Estas acciones de las fuerzas represivas además que les permite recopilar información sobre las comunidades para alimentar sus archivos, tienen el claro fin de controlar, limitar e intimidar al movimiento de los campesinos q’eqchi’.

Por qué la marina de guerra, la policía nacional civil, el ministerio público y las autoridades judiciales y demás las instituciones del Estado antes de los acontecimientos del 14 de febrero nunca habían procedido contra los ganaderos, madereros, finqueros y productores de palma africana que se dedican día a día a destruir los recursos naturales con el sólo fin de lucro y enriquecimiento; contra los militares activos y retirados que buscan adueñarse de tierras propiedad del Estado con el fin de agrandar sus negocios de todo tipo incluyendo los negocios ilegales; o contra los propietarios de chalets, extranjeros y nacionales, los cuales fueron construidos a costa de la destrucción de grandes extensiones de bosques de las áreas protegidas; contra las organizaciones ambientalistas que lejos de proteger la madre naturaleza, lo que buscan es hacer lucrar con la supuesta conservación de dichas áreas, para lo cual ven indispensable expulsar a las comunidades q’eqchi’ de la región.

Por qué instancias estatales como el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), el Centro de Estudios Conservacionistas (CECON) y el Consejo Superior Universitario de la Universidad San Carlos de Guatemala, USAC, no se pronunciaron antes sobre los problemas reales y concretos que se viven en la región del Livingstón; por el contrario, después del 14 de febrero, éstas instituciones utilizando distintos medios se han dedicado a perseguir y encontrarle a toda costa delito a las comunidades indígenas al acusarlas de usurpadores y a exigir la militarización de la región.

Sabemos que el Estado, los funcionarios públicos, las organizaciones ambientalistas y las fuerzas represivas han actuado de esta forma porque además de defender los intereses de los ricos, están involucrados en los negocios ilícitos y en la corrupción que domina la región.

Sabemos que al militarizar territorios estratégicos, como Livingstón, Izabal, con grandes riquezas en biodiversidad, agua y petróleo, existen intereses trasnacionales, los cuales están plenamente representados en el actual gobierno de la UNE, tal es el caso, del Ministro de Energía y Minasy de Medio Ambiente, que representan y defienden dichos intereses.

Bloque Antiimperialista


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.