Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

En el marco del 21 de marzo, Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial
Por el Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos - CALDH - Guatemala, marzo de 2008

EL Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos, CALDH, se pronuncia contra todos los actos racistas que en los albores del siglo XXI persisten en la sociedad guatemalteca. Este flagelo se manifiesta tanto en la cotidianeidad como en todas las estructuras del Estado que demuestran su carácter racista, monocultural, patriarcal y excluyente.

En Guatemala, el racismo, en sus diferentes manifestaciones, ha sido utilizado para mantener subyugada a la población maya, y se busca destruirla cuando ésta obstaculiza la concreción del proyecto de unidad nacional hegemónico guatemalteco.

En el tema del acceso a la tierra, el racismo se presenta en los mecanismos de dominación que obliga a una población mayoritariamente indígena a despojarse de su base económica y espiritual, limitando de esta forma, el desarrollo interno integral y una mejor calidad de vida de las comunidades.

Aunque se cuenta con los diferentes instrumentos nacionales e internacionales firmados y ratificados por Guatemala en materia de Pueblos Indígenas, aún no se avizoran cambios en las políticas públicas, mucho menos en las actitudes de quienes detentan el poder político y económico en Guatemala.

Las generaciones actuales tenemos la responsabilidad de construir una nación con sentido de pertenencia y un Estado de Derecho que corresponda a las características de una nación pluricultural y multilingüe. La necesaria consolidación de la democracia tiene que llevarnos a transitar de una coexistencia a una convivencia en armonía en la cual, ya no sea el recurso de la destrucción del otro, o la negación de su existencia, instrumentos para resolver los desafíos de las relaciones interétnicas en Guatemala.

Al celebrar el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, queremos recordar que todos los seres humanos nacemos libres e iguales en dignidad y derechos, que todos y todas tenemos derecho a la vida, a la libertad y seguridad, y toda persona, con independencia de su creencia cultural, tiene los derechos y libertades proclamados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sin distinción de raza, sexo, idioma, religión, opinión política, cultura, identidad sexual, o de cualquier otra índole.

Por eso condenamos, por ser socialmente injustas y jurídicamente inválidas, por ser científicamente falsas y racistas, todas las doctrinas, leyes, políticas y prácticas basadas en la superioridad de determinados pueblos o personas, o que la propugnan aduciendo razones de origen nacional o diferencias raciales, religiosas, étnicas o culturales.

Afirmamos que los pueblos indígenas son iguales a todos los demás pueblos, al mismo tiempo, reconocemos el derecho de todos los pueblos y personas a ser diferentes, a considerarse a sí mismos diferentes y a ser respetados como tales, ya que los pueblos contribuyen a la diversidad y riqueza de las civilizaciones y culturas, y constituyen el patrimonio que tiene y debe ser orgullo de la humanidad.

 

¡Por el derecho a un país justo!

Jun Q`anil, B´eleje´ No´j

 

Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.