Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La lucha por la justicia en los casos por genocidio es la misma por la del respeto a la calidad de vida y es urgente que el Estado garantice el Bien Común
Por el Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos - CALDH - Guatemala, mayo de 2008

El Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos (CALDH) ante la grave crisis económica que amenaza la integridad y vida de la mayoría de la población del país, manifiesta que:

Es inaceptable la inacción del gobierno ante el acelerado deterioro de la calidad de vida de la inmensa mayoría de la población guatemalteca afectada por el continuo aumento de precios de los productos de la canasta básica, así como el alza permanente del valor de los combustibles, gas, servicios de energía eléctrica y del transporte urbano y extraurbano.

Es alarmante la inseguridad en la que se vive diariamente en el país, situación que amenaza y corta la vida de niños, niñas, jóvenes, mujeres y hombres, mayas y ladinos, de los distintos estratos sociales sin que existan serias y permanentes acciones de investigación y persecución penal sobre los autores materiales e intelectuales de esos delitos, contribuyendo con ello a garantizar la impunidad.

Es preocupante la falta de control y la indolencia de las autoridades del Estado, en especial del gobierno, ante el desempleo y subempleo con respecto a la violación cotidiana de las leyes laborales, en especial la relacionada con el pago del llamado “salario mínimo”, la falta de iniciativas para la generación del empleo con salarios dignos y la inexistente protección de los derechos laborales.

Es un hecho indiscutible que la opción de empleo para grandes segmentos de la población, en especial para jóvenes urbanos y rurales, es la migración ilegal con los costos humanos y materiales que ello significa para la sociedad, sin que el Estado accione para proteger los derechos de miles de guatemaltecas y guatemaltecos migrantes.

Las exclusiones y desigualdades se profundizan. La hambruna es una realidad en la mayoría de municipios del país, afectando a niñas, niños y madres. Es latente la falta y encarecimiento de granos básicos por su uso en la producción de combustibles. Miles de familias dependen exclusivamente de las remesas familiares que envían trabajadores y trabajadoras migrantes, perseguidos en su mayoría por su condición de ilegales, quienes se subemplean y corren riesgos buscando ingresos para sostener a sus familias.

Esta crisis que hoy impacta de manera directa a la mayoría de la sociedad, no es distinta a la demanda por la justicia y en contra la impunidad que lleva a cabo CALDH junto a sobrevivientes y familiares de las víctimas de graves violaciones de derechos humanos, entre ellas el genocidio registrado durante el conflicto armado interno, por el esclarecimiento de las muertes violentas de mujeres y el feminicidio, contra las ejecuciones extrajudiciales de jóvenes, así como contra todas las prácticas de discriminación y racismo contra los pueblos indígenas.

CALDH expresa su preocupación por la desesperanza, pérdida de valores, falta de solidaridad y la ausencia del gobierno y Estado en la actual crisis, la criminalización de la protesta popular lo cual atenta contra la dignidad y la vida de la población guatemalteca, entre ella, las tres mayorías: pueblos indígenas, mujeres y jóvenes.

En la masiva marcha popular del Primero de Mayo se hizo evidente el sentir de organizaciones sindicales, campesinas, indígenas, estudiantiles, de mujeres, derechos humanos, pobladores, la tercera edad, de personas con discapacidad y de jubilados, quienes demandan al gobierno acciones y políticas ante el alto costo de la vida, contra la impunidad, por la seguridad ciudadana, por el respeto a los derechos humanos, en especial los laborales. CALDH rechaza la descalificación y represión del gobierno contra la protesta social y popular.

El pueblo de Guatemala espera de las autoridades del Estado y gobierno accionen para garantizar el bien común y la protección de sus derechos frente a la especulación y voraz enriquecimiento que hacen algunos sectores de la iniciativa privada, quienes se aprovechan de la falta de control estatal y de la crisis económica internacional para subir los precios a los productos de consumo básico.

CALDH se suma al clamor social y popular que demanda al gobierno urgentes y serias políticas, presupuestos y acciones sostenibles que hagan frente a la grave situación que amenaza la economía familiar, así como la integridad y la vida de la mayoría de la población guatemalteca.

 

¡POR EL DERECHO A UN PAÍS JUSTO!

 

Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.