Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Porque violentar la madre naturaleza, es violentar la vida y lugares de los pueblos indígenas
Por la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina – CONIC – y el Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos - CALDH - Guatemala, 6 de octube de 2008

caldh
conic

"Pensad pues en vosotros, no nos borren de la memoria, ni nos olvideis, volvereis a ver vuestros hogares y vuestras montañas, estableceos allí, y que así sea. Continuad vuestro camino y vereis de nuevo el lugar de donde venimos".
Pop Wuh
Libro Sagrado del Pueblo Maya

En el marco del III Foro Social Américas, se realizará los días 6 y 7 de octubre el Encuentro Latinoamericano sobre Minería y Derechos de los Pueblos Indígenas a manera de analizar la realidad que vivimos las comunidades indígenas de Abya Yala, verificar el estado de cumplimiento de los instrumentos nacionales e internacionales que respaldan nuestro derecho de consulta, autonomía y libre determinación y manifestar nuestro rechazo rotundo a la intervención de gobiernos y empresas transnacionales en la vida y territorios de los pueblos indígenas.

Los gobiernos de turno en toda Abya Yala (América Latina), han asumido compromisos formales con los pueblos indígenas en relación a respetar nuestra vida, integridad y desarrollo como respuesta a nuestras demandas, amparados en convenios internacionales que obligan a los Estados a trabajar por los pueblos, esto a falta de voluntad política para cumplir dichos acuerdos.

Hoy, la pugna es por el control de los recursos naturales; las oligarquías extranjeras y nacionales continúan enriqueciéndose (desde hace siglos) con la extracción de los bienes que son propiedad colectiva de nuestros pueblos. El agua, el aire, el oro, el hierro, el níquel, etc. constituyen los principales recursos que son extraídos a costa tanto de la explotación de la tierra, la invasión de nuestros territorios como del detrimento del beneficio y convivencia en nuestros pueblos.

Esto nos ha obligado a luchar, pronunciarnos y resistir constantemente para impedir que los recursos naturales, nuestra Madre Tierra y nuestra vida sean destruidas y afectadas, principalmente al poner en peligro el futuro de nuestros hijos e hijas.
La comunidad internacional ha evidenciado su preocupación por la escalada y sistemática violación al DERECHO DE CONSULTA a los pueblos indígenas por parte de los Estados, en relación a afectar y confrontar a las comunidades por los pseudo beneficios que nos generará el desarrollo occidental. Dicha violación ha sido validada y respaldada por disposiciones políticas y jurídicas mandatadas por legislaciones nacionales y tratados económicos con empresas transnacionales.

Los Estados Nacionales han evidenciado ser racistas, discriminadores y apolíticos por violar y desconocer los acuerdos y procesos de consultas realizados con varias comunidades indígenas que vemos amenazados nuestros intereses colectivos con la realización de megaproyectos mineros, hidroeléctricos, cementeros, petroleros, la privatización del agua y de nuestras tierras comunales, entre otros. Estas iniciativas llevan consigo desalojos violentos que afectan la vida y futuro de las y los pobladores.

Ante esto, los pueblos indígenas vemos urgente la formulación de una Ley General de Derechos de los Pueblos Indígenas que legisle y regule la tenencia y posesión de la Madre Tierra, la autonomía y libre determinación de nuestros pueblos, la aplicación de nuestros propios sistemas jurídicos y políticos y el involucramiento de mujeres y hombres en el desarrollo integral y sostenible de nuestras comunidades.

Ante el abuso de autoridad y el incumplimiento de la Ley de Minería, es deber del Estado crear un marco jurídico, político y social que tome en cuenta las formas y mecanismos comunitarios para la explotación de los recursos minerales, hídricos y petroleros, entre otros, en los territorios indígenas, de manera que se garantice la participación de las comunidades afectadas directa e indirectamente.

En ese sentido, exigimos el respeto de nuestra cosmovisión en la realización de planes y proyecto de esta índole, respetando el procedimiento de consulta, estipulada en el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, firmados y ratificados a nivel internacional

 

PORQUE OTRA AMÉRICA ES POSIBLE
PUEBLOS INDÍGENAS DE ABYA YALA
DE LA RESISTENCIA AL PODER

Coordinadora Nacional Indígena y Campesina – CONIC – Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos – CALDH -


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.