Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

En el Día Nacional de las Víctimas, seguimos esperando justicia
Por la Coordinadora genocidio nunca más - Guatemala, 26 de febrero de 2008

El día de hoy en conmemoración del Día Nacional de las Víctimas, una vez más hemos tomado las calles para repudiar la presencia en el Congreso del genocida Efraín Ríos Montt y exigir el funcionamiento imparcial del sistema de justicia, la investigación de todos los crímenes del pasado y la deducción de responsabilidades a quienes ocuparon puestos en las instituciones represivos del Estado.

La presencia de Ríos Montt en el Congreso, la libertad que gozan Pedro García Arredondo, Oscar Humberto Mejía Víctores y Donaldo Alvarez Ruiz, es una vergüenza para Guatemala ante la comunidad internacional y una afrenta a las y los familiares de las víctimas que desde hace años presentaron formales acusaciones, sin que el Ministerio Público cumpla con la persecución penal correspondiente a quienes fueron responsables de actos de terrorismo de Estado, secuestro, tortura, desaparición y ejecución extrajudicial de millares de guatemaltecos de los diversos sectores sociales.

La fallecimiento en la total impunidad de Germán Chupina Barahona, Manuel de Jesús Valiente Telles y de Romeo Lucas García es consecuencia de la irresponsabilidad y complicidad de fiscales, jueces y magistrados que se han plegado a los intereses de miembros del ejército y grupos paralelos que continúan provocando zozobra en el país y que fueron los responsables del holocausto que vivió Guatemala y que dejó como saldo la muerte de más de 200 mil personas, la desaparición de 45 mil hombres mujeres y niños, el desplazamiento forzoso de más de un millón de indígenas, campesinos hombres y mujeres que tuvieron que abandonar sus comunidades ante la persecución del ejercito.

Ante la inoperancia y complicidad del sistema de justicia guatemalteco, las organizaciones de derechos humanos y de víctimas, hemos tenido que recurrir a la audiencia española en busca de justicia en donde actualmente los jueces escuchan los testimonios de sobrevivientes de diversas masacres ocurridas en el país. Hemos acudido en diversas oportunidades a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a la Corte, en donde se le ha pedido cuentas al Estado de los avances en la aplicación de la justicia y en no pocas oportunidades el Estado ha sido condenado por los actos terroristas cometidos en el pasado.

Los familiares de las víctimas y las víctimas sobrevivientes, no descansaremos hasta encontrar lo que buscamos: JUSTICIA Y CONDENA A LOS RESPONSABLES DE CRIMENES DE LESA HUMANIDAD, porque no estamos dispuestos a permitir que los hechos del pasado queden en la impunidad y que los responsables no reciban el castigo que se merecen: LA CÁRCEL por el resto de sus días.

En este día de dignificación de las víctimas, de lucha y resistencia de quienes nos negamos a olvidar, exigimos al Congreso de la República la aprobación de la Ley de Búsqueda de Personas Detenidas Desaparecidas, que se legisle para que el Programa Nacional de Resarcimiento deje de ser fruto de un simple acuerdo gubernamental y se le proporcionen los fondos necesarios para resarcir a los y las familiares de las víctimas.

Al gobierno de la República, que proceda a la destitución inmediata del Fiscal General del Ministerio Público y a la depuración total de ese ministerio infiltrado por quienes quieren que siga reinando la impunidad por hechos del pasado y del presente. La paz no se construye con ausencia de justicia ni con altos grados de impunidad que permite que los criminales del pasado sigan libres.

Guatemala, 25 de febrero de 2008|

COORDINADORA GENOCIDIO NUNCA MÁS


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.