Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ante el desplazamiento forzoso de comunidades indígenas realizado por la familia Thomae de la empresa agrícola Pananix, de Purulha, Baja Verapaz
Por las Comunidades en Resistencia de la Sierra de las Minas poqomchi y q'eqchi - Purulha, Baja Verapaz, 10 de abril de 2020

Las Comunidades en Resistencia Poqomchi y Q’eqchi’ del Sierra de Las Minas, de Purulha, Baja Verapaz, en medio de nuestra preocupación por el CORONAVIRUS y el desarrollo de la pobreza y la desnutrición crónica en nuestras comunidades;

DENUNCIAMOS que;

finqueros de la región siguen desalojándonos, matándonos y persiguiéndonos. Esta ha sido nuestra realidad desde que alemanes llegaron a nuestra región y comenzaron a convertir nuestras comunidades en fincas, hace más de 200 años. Utilizando al Estado en su instrumento para su defensa y protección.

Nuestros abuelos y abuelas, quienes murieron de hambre, desnutrición y sed, en las fincas alemanas, siempre denunciaron esta situación. Nosotros hoy, hemos acudido a las instancias de gobierno; Ministerio Público, Corte Suprema de Justicia, Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), Secretaria de Asuntos Agrarios, Fondo de Tierras, Registro de Información Catastral (RIC), para denunciar las acciones salvajes y cobardes de estos finqueros, que haciendo valer su poder y su color blanco, nos ven a nosotros los indígenas y campesinos como animales y no como seres humanos.

También hemos acudido a la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, igual ante los diferentes Relatores de Pueblos Indígenas, de estos últimos, incluso el de hoy que es guatemalteco. Hemos presentado denuncias a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, sobre la forma como estos finqueros se han adueñado de nuestras tierras y como nos convirtieron en sus esclavos, en sus mozos y en sus animales de presa. También hemos denunciado que los finqueros utilizan a otras comunidades y personas para asesinarnos y perseguirnos, como si aún estuviéramos bajo el régimen imperial, como sucedió con nuestros abuelos y abuelas en las primeras décadas de 1500, esto lo hacen para que no sean reconocidos como hechores intelectuales y materiales de asesinatos, quemando nuestras casas y cultivos y persecución criminal sobre nuestras familias, como lo han hecho históricamente.

En medio de toda esta emergencia generado por el CORONAVIRUS, el finquero Byron Thomae, su guardia privada a su servicio, comunitarios que trabajan en sus fincas; como: Andrés Ichich Rax, Ricardo Caal Laj, Victor Pop, Victor Manuel Xoc y otros y posiblemente miembros del Ejército que tiene a su servicio en el destacamento militar que se encuentra en una de sus fincas, se han dado a la tarea de destruir cultivos y disparar con armas de fuego (rifle 22, escopetas 12 y bombas  lacrimógenas) sobre familias indígenas sin importarles la vida de mujeres, niños, niñas, ancianos y ancianas.

Todo el mes de marzo, estuvieron disparando con rifles 22 y escopetas 12, contra las familias que viven en la comunidad Dos Fuentes, hiriendo a Isaac Ichic, en esas mismas condiciones; años atrás asesinaros a varios líderes comunitarios, sin que hasta la fecha el MP no ha realizado investigación respectiva.. Del 30 al 4 de abril, las mismas personas, dispararon en contra de las familias de la Comunidad de Washington, hasta que los desalojaron, quemaron sus casas y sus reservas de maíz que les serviría para para no aguantar hambre durante estos meses de emergencia.

Las familias, tuvieron que huir y ahora se encuentran dispersos por todas las comunidades de Purulha, ocultándose y tratando de defender su vida.

Sobre Byron Thomae y sus trabajadores, existen múltiples denuncias en el Ministerio Publico, nada ha prosperado, todos siempre son resueltos a su favor. A pesar que el juicio seguido en contra de Tomas Choc y compañeros, se demostró que una extensión considerable de tierras que la familia Thomae y la empresa agrícola Pananix, reclama como propio, es tierra baldía. Se demostró que esas comunidades son indígenas y que históricamente han vivido en esos lugares. Pero de nada ha servido para que las familias dejen de sufrir, porque las resoluciones y sentencias de jueces no son respetadas por dichos finqueros y los jueces han sidocómplices de esta barbarie.

Lo más preocupante, es que en tiempo de emergencia como el actual, a los finqueros se les sigue olvidando que las personas más expuestas a las pandemias son las comunidades indígenas, y en particular las que padecen problemas de desnutrición y falta de alimentación como lo sufren las comunidades de la Sierra de Las Minas. Esto no ha sido de importancia para ellos y entonces tenemos más de 100 familias expuestas al contagio del CORONAVIRUS.

Si contamos con gobierno que ni se preocupa por los más desprotegidos y muchos menos de los campesinos e indígenas, sobre todo al afirmar, sobre la situación Nahualá, que las tierras son de Guatemala y de nadie más, entonces porque no le dice estos finqueros que llevan años de adueñarse de las tierras indígenas y que hoy, han enviado al desplazamiento familias enteras, que sus tierras son de Guatemala y que por lo tanto se lo deben de devolver a los históricos dueños que son los pueblos indígenas.


COMUNIDADES EN RESISTENCIA DE LA SIERRA DE LAS MINAS POQOMCHI Y Q’EQCHI’


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.