Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Si por la víspera se saca el día…
Por el Frente Nacional de Lucha por la defensa de los servicios públicos y los recursos naturales - FNL - Guatemala, noviembre de 2007

Los medios de prensa, tanto escrita como radial y televisiva, colocan hoy al pueblo de Guatemala ante una triste y dolorosa perspectiva: El Presidente Electo, Ingeniero Álvaro Colóm, y el Presidente saliente, Oscar Berger, se reunirán para ponerse de acuerdo respecto a cómo darle vida, de manera urgente, al nefasto Plan Visión de País.

En comunicados anteriores el FNL ha analizado los peligros que este Plan representa para el país y las múltiples lesiones que del mismo se derivan en perjuicio de los derechos de los sectores populares. Sin embargo, al parecer el nuevo Gobierno se apresta a respaldarlo, a juzgar por las informaciones que se han hecho públicas.

El Presidente Electo no debe olvidar que llega al ejercicio del poder gracias, en primer lugar, al voto popular. Su campaña, que abarcó tres procesos electorales consecutivos, la inició como candidato de izquierda y, a partir de ese momento, su imagen lo proyecta ante la opinión pública como una opción cuando menos progresista. Con eso contó para alcanzar la Presidencia de la República,

En consecuencia, respaldar la iniciativa expresada en el Plan Visión de País significaría, para él, colocarse en una tienda totalmente opuesta a la que el pueblo espera que ocupe a lo largo de su ejercicio gubernamental.

A estas alturas, respaldar el Plan Visión de País, en todo o en parte, le implicaría defraudar, aún antes de ocupar la silla presidencial, las esperanzas del pueblo, a las que tanto se refirió durante la campaña electoral.

Avalar al Plan Visión de País, en el entendido de que este Plan es una de las expresiones superiores del más crudo neoliberalismo, equivaldría a incurrir en un acto de lesa traición, no sólo al pueblo que lo eligió como Primer Mandatario, sino, incluso, al pensamiento social-demócrata que el propio Presidente Electo afirma sostener.

Recuerde, Don Álvaro, que ya en varias ocasiones el pueblo se ha ido a las calles para expresar su repudio a los contenidos del Plan Visión de País. Y ha triunfado.

No es conveniente, para un Gobierno que apenas va a dar sus primeros pasos en Enero próximo, el comenzar desde ahora dando precisamente malos pasos. No es sano para su futura gestión el que la inicie sembrando vientos.

Compartimos el artículo publicado por Prensa Libre el día de hoy, en el cual se hacen del dominio público estas alarmantes intenciones.

___________________________________________________

Se inicia la tercera fase de transición
Berger recibirá al presidente electo, Álvaro Colom, en Casa Presidencial
Por: Luisa F. Rodríguez , Hugo Alvarado

El encuentro entre el gobernante Óscar Berger y Álvaro Colom, mandatario electo, en la Casa Presidencial, marca el inicio de las conversaciones de la tercera fase de transición. El mandatario pedirá a su sucesor que nombre a su grupo de trabajo para informarle en qué condiciones dejarán los ministerios y secretarías.

La cita podría darse hoy, ya que mañana ambos viajarán juntos a la Cumbre Iberoamericana, que se celebrará en Chile.

Patricia Orantes, secretaria de Planificación y Programación de la Presidencia, dijo que la idea de la tercera fase de transición es que ministros y secretarios entrantes y salientes puedan reunirse periódicamente, para recibir y trasladar información sobre el manejo de cada una de las dependencias gubernamentales.

Además, se les va pedir que continúen con la agenda legislativa pendiente que está incluida en el Plan Visión de País, refirió Orantes. Esa propuesta será discutida el próximo jueves en gabinete general, para que pueda ser aprobada, explicó.

Colom confirmó ayer que se reunirá con Berger en la Casa Presidencial para darle un impulso importante al proceso de transición, el cual empezó en septiembre pasado con los dos equipos de trabajo de los candidatos que pasaron a segunda vuelta.

“Por primera vez en la historia del país, un gobierno electo tendrá más de dos meses para intercambiar información. Esto nos dará tiempo para evaluar los programas que han tenido éxito y los que han fracasado, para unificarlos con nuestra propuesta”, explicó el presidente electo.

Comentó que Berger lo invitó a viajar a la Cumbre Iberoamericana, que se llevará a cabo en Chile, el próximo fin de semana. “Con el propósito de seguir trabajando la transición, estamos evaluando hacer el viaje juntos”, expuso.

Plan de cien días

“Hemos visto que hay disposición para comunicarnos y buena voluntad para darnos la información; ahora esperamos datos más particulares”, explicó Colom. En su plan de gobierno de los primeros cien días emprenderá 143 acciones, a un costo de Q1 mil 208 millones.

En seguridad propone organizar a la población por barrios y comunidades, para que colabore con las fuerzas de seguridad en la recuperación de las zonas rojas, y continuar la depuración de la Policía Nacional Civil.

En salud y educación planifica contratar más médicos, enfermeras y maestros.

Temas a discutir

Esperan tener tres reuniones.

Se va a proponer que continúen gestionando la agenda legislativa que quedó pendiente y que está incluida en el Plan Visión de País.

Buscar reformas a normativas que ayuden a reducir la pobreza en el país.

Cada uno de los funcionarios del Ejecutivo brindarán información de cómo entregarán las dependencias a su cargo.

El equipo del presidente electo requiere información acerca de:

Seguridad: estadísticas más completas, casos de investigación e información de inteligencia por región.

Ejército: más datos sobre el presupuesto, equipo y personal.

¡La Lucha Sigue!

Guatemala, 6 de noviembre de 2007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.