Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

En Educación, al país le espera más de lo mismo
Por el Frente Nacional de Lucha por la defensa de los servicios públicos y los recursos naturales - FNL - Guatemala, enero de 2008

Como era de esperarse, los compromisos asumidos por Álvaro Colom y la UNE ante el gremio magisterial en el marco de la campaña electoral se volvieron, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, atol con el dedo. Ahora, cuando ya son Gobierno, las nuevas autoridades anuncian tranquilamente que no los van a cumplir e invita al magisterio a renegociarlos. Esos compromisos eran varios, dentro de los que destacan cuatro de singular importancia:

1.- Que quien ocupara el cargo de Ministro o Ministra sería designado desde la terna que presentara el Sindicato, y que el primer candidato sería Olmedo España.

2.- Que se suspendería el programa PRONADE.

3.- Que se nombraría bajo el renglón 011 a los maestros y maestras por contrato.

4- Que se firmará el Pacto Colectivo entre el STEG y el Estado.

En términos reales, el primero de los compromisos ya fue incumplido de manera flagrante. Porque, como nueva Ministra de Educación, fue nombrada la Lic. Ana Ordóñez de Molina, economista de posición neoliberal que ni siquiera ha sido simpatizante de la UNE. Su nombramiento se constituye, sin que quepa la menor duda, en una bofetada directa al rostro de miles de maestros y maestras que hicieron campaña a favor de la UNE, que votaron y pidieron el voto por Colom. A juicio de su candidato, ahora Presidente de la República, ninguno de ellos o ellas califica para desempeñarse en ese cargo, razón por la cual se ve obligado a buscar a su Ministro en las filas de otros partidos.

Encontró, en este caso, a una economista conocida por sus posiciones de derecha, quien fuera funcionaria de la US-AID, agencia bajo cuyo auspicio opera el grupo “Empresarios por la Educación”, cuyas propuestas en materia educativa se han convertido en la base para la formulación e implementación de las políticas públicas que impulsa el Ministerio. Doña Ana fue, en US-AID, coordinadora del área educativa del proyecto “Diálogo para la Inversión Social”, desde el cual el gobierno de los Estados Unidos promueve su modelo educativo para Guatemala.

Al igual que en el Ministerio de Salud, tampoco en este caso la persona nombrada para desempeñar la cartera puede calificarse como “socialdemócrata”. Y, para demostrarlo, basta con leer la escueta respuesta que, al respecto, Doña Ana diera a Prensa Libre: ¿Compagina con la socialdemocracia?, preguntó el periodista, y la Señora Ministra respondió: “Un tema fundamental de la agenda de gobierno es centrarse en la persona, poner la economía al servicio de la persona” Es decir, no dijo nada. Simplemente evadió la respuesta y la focalizó alrededor de un concepto económico (no educativo), respecto al cual nada le estaban preguntando. Doña Ana fue Ministra de Finanzas durante el gobierno de Ramiro de León Carpio, quien hizo su carrera política como miembro del partido de extrema derecha promilitar, el tristemente recordado MLN. En todo caso, la gestión ministerial de Doña Ana fue plenamente compatible con los planteamientos que, en materia económica, sostenía el CACIF.

Por su posición como economista, (y no por consideraciones pedagógicas, la Señora Ministra fue también catedrática y Decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del Istmo, institución privada de educación superior que apenas está por cumplir 10 años de existencia. Hasta allí se limita su experiencia en el campo de la educación.

Pero, como premio de consolación, el Gobierno concede al gremio magisterial los viceministerios. Sobre ese particular, debe tomarse en cuenta que, en un país en el cual cada Ministro manda en su campo, a los viceministros propuestos les corresponderá garantizar la implementación de las políticas educativas que se decidan desde el despacho ministerial. Es un error creer que los viceministros que propone el STEG llegan a sus cargos con la facultad de hacer lo que el Sindicato promueve. Su misión será otra: Ser eficientes ejecutores de las Políticas de Gobierno, que las define la nueva Ministra, en coordinación con Empresarios por la Educación, la US-AID y otros actores afines.

También es un error el limitarse a negociar plazas y nombres para cargos públicos. A los movimientos sociales lo que nos corresponde es hacer incidencia alrededor de los contenidos y enfoques presentes en las políticas públicas, alrededor de lo que debe hacerse desde el Estado, cómo debe hacerse, en beneficio de quién debe actuarse, etc. Lo importante no es quién ocupe esta o aquella plaza, sino lo que desde cualquier cargo público se implemente.

De hecho, el propio Olmedo España, quien fuera el ideólogo y principal autor del programa educativo de la UNE y quien se desempeñara además como Director General de Docencia de la USAC, daría muestras de dignidad si rechaza el premio de consolación que se le ha dado, o, para ser más precisos, si rechaza la oferta de servir bajo el mandato impuesto de una persona que ni siquiera es de su mismo partido ni ha trabajado un minuto para ganarse el puesto que sus jefes le han dado gratuitamente.

La segunda de las promesas de campaña también se incumple: no se va a suspender el programa PRONADE. Por el contrario, la nueva Ministra más bien habla de fortalecer el programa, haciéndolo volver a la idea original para la cual fue creado. Ella misma, en 1994, participó en la creación de los PRONADE. En entrevista sostenida con Siglo XXI, (que se adjunta al final de este comunicado), ante la pregunta “¿Va a desaparecer PRONADE?”, su respuesta fue monosilábica, directa, concreta y no deja lugar alguno a interpretaciones: la Señora Ministra simplemente dijo: “No”. Así se esfuma otra de las promesas hechas al magisterio.

La tercer promesa está estrecha e indisolublemente ligada a la anterior. Si no desaparece PRONADE, pues será casi imposible que se presupueste a los maestros por contrato.

La esencia misma de PRONADE reside en la idea de que se traslade la administración educativa fuera del Ministerio, de manera que el MINEDUC desempeñe progresivamente un nuevo papel normativo y supervisor del sistema educativo. En consecuencia, la administración del recurso humano por parte de otros actores es consustancial a la existencia de PRONADE. Por lo demás, en las modificaciones presupuestarias introducidas al Presupuesto para el 2008, la propia bancada de la UNE retiró la partida que inicialmente habían planteado para incluir dentro del renglón 011 a los maestros y maestras que estaban contratados bajo otros rubros presupuestarios. Con ello, dieron claras muestras de que no están dispuestos a honrar los compromisos asumidos con el gremio magisterial.

La cuarta promesa es deseable que la cumplan, porque la ausencia de un pacto Colectivo coloca en clara vulnerabilidad los derechos laborales del magisterio. Es uno de los pocos gremios del país que no cuenta con un pacto que regule las relaciones obrero-patronales, a pesar de que se los han prometido varias veces. El Gobierno de Berger, por ejemplo, se comprometió a firmarlo para el 1º de Mayo del año anterior, pero esa promesa, también, fue impunemente incumplida.

En todo caso, se cumplan o no las promesas de campaña, el problema educativo nacional no puede verse solamente desde esa arista. Lo relevante es que la designación de una economista neoliberal, evidentemente impuesta por el CACIF, indica, a las claras, que las futuras políticas educativas no serán, ni más ni menos, que la continuidad de lo ya emprendido por los Gobiernos anteriores. Al parecer, la Reforma Educativa que nace desde la letra y el espíritu de los Acuerdos de Paz seguirá pospuesta y sustituida por una Contrarreforma neoliberal.

De ser así, en educación habrá mucho camino que caminar, mucha lucha que sostener, muchos principios que defender. Será también otro teatro del quehacer nacional en el cual,

¡La Lucha Sigue!

Guatemala, enero de 2008


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.