Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Al pueblo de Guatemala y organizaciones sociales y populares
Conmemorando el “20 de octubre de 1944”
Por el Frente de Resistencia al Modelo Neoliberal “Manuel Tot” - Guatemala, 20 de octubre de 2008

64 años cumple este 20 de octubre de 2008, la gesta revolucionaria que derrumbó el gobierno liberal del dictador general Jorge Ubico, quien basó su gobierno en el control político, la contracción económica y el terror policial hacia el pueblo y sectores sociales que propugnaban el cambio social democrático. Un movimiento social integrado por sectores acomodados de la pequeña burguesía, entre estudiantes, profesionales, maestros, militares de corte progresista y apuntalados, por miembros de una ya pujante burguesía industrial para quienes el régimen ubiquista constituía un obstáculo para el desarrollo de sus intereses económicos de clase.

La contradicción económica generada entre sectores capitalistas agro-exportadores y comerciantes – ambos soporte del régimen ubiquista – y la burguesía industrial en desarrollo, constituyeron el eje toral del derrocamiento del dictador Ubico, acción que dio origen a la Revolución democrático-burgués del 20 de octubre de 1944.

La apertura democrática revolucionaria pretendió dar paso al desarrollo capitalista: el Banco de Guatemala, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), el Código de Trabajo, la carretera al Atlántico, la Autonomía Universitaria, la creación de la Facultad de Humanidades y el verdadero símbolo del desarrollo capitalista: la “Reforma Agraria”, fueron entre otros, los instrumentos con los cuales el gobierno revolucionario pretendió entronizar el país en la vía capitalista.

No obstante la trascendencia mundial, los logros, beneficios y alcances para el pueblo, en especial para la clase obrera y campesina, poco o nada va quedando de aquella gesta gloriosa de octubre del 44 y de la soberanía alcanzada. Víctimas ambas de la burguesía nacional y transnacional con la complicidad de un ejército guatemalteco traidor asistido por la CIA.

La contrarrevolución de 1954 –con la iglesia católica de soporte-, la imposición y desarrollo del modelo neoliberal en 1996 –en el marco de los Acuerdos de Paz-, la sucesión respectiva de gobiernos empresariales con políticas impopulares, privatizantes y cooptantes de la dirigencia popular, la imposición de nuevo del Tratado de Libre Comercio (DR-CAFTA) y en proximidad el Acuerdo de Asociación (ADA) con la Unión Europea, no sólo ha significado la pérdida de la soberanía nacional conquistada en 1944, sino ha reducido la conmemoración de la Revolución de Octubre a un mero acto nostálgico y catártico de lo que fué y no se quiso o pudo defender.

Un acto nostálgico y folklórico, poco reivindicativo, asistido con la anuencia y la complicidad de los herederos de la revolución del 44: la dirigencia sindical y popular, los intelectuales y académicos profesionales, los exrevolucionarios, los pequeño burgueses liberales de izquierda, ladinos e indígenas, para quienes como credo la posmodernidad ha dictado: “No existe revolución, sin mercado”; es decir, como acción afirmativa serán las fuerzas sociales consumistas y competitivas las encaminadas a “gestionar” la revolución.

La crisis actual del capitalismo financiero, síndrome del derrumbe imperialista gringo y europeo, deben incitarnos a abandonar el lloriqueo y la quejumbrosa nostalgia de lo que fue y por cobardía o traición no se quiso o no se pudo y supo defender.

Debemos transitar hacia la “Revolución Guatemalteca del Siglo XXI”, apoyados en Marx, en otras y otros pensadores revolucionarios -hoy con mas evidente vigencia que nunca, atendiendo a la pertinencia latinoamericana; porque la historia está demostrando contundentemente el fracaso del neoliberalismo.

Exigimos la unidad en la acción de las organizaciones sociales y populares de izquierda para la resistencia, la movilización y la formación política.

 

“Revolución no es estallido ni conspiración.
Revolución es organización y movilización”

 

Frente de Resistencia al Modelo Neoliberal “Manuel Tot”


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.