Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2017

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Es el momento propicio para rescatar la Asociación de Estudiantes Universitarios, AEU y nuestra Alma Mater
Colectivo de Acción y Discusión Política, La Gotera - Guatemala, 30 de marzo de 2017

El día miércoles 29 de marzo por la noche, cuando disfrutaban de un concierto de rock como parte de las actividades culturales en el marco de la Huelga de Dolores Alternativa que se han planteado varias Asociaciones Estudiantiles que se han rebelado ante los actuales dirigentes espurios de la Asociación de Estudiantes Universitarios –AEU-, los alumnos, docentes y personal administrativo de la Escuela de Historia fueron agredidos por un grupo de delincuentes pertenecientes a la actual pandilla que vegeta en su sede desde hace más de 20 años, en claro escarmiento por la osadía de plantear, no solo un alejamiento de sus esquemas mercantiles y extorsionadores, sino el recobro de su simbólica estructura.

La agresión se circunscribe en la guerra de clases que los grupos oligárquicos han lanzado, a través de sus pandilleros, hacia el sector estudiantil universitario organizado, el cual ha entrado en una dinámica activa y contestaría en rescate de su máxima alegoría, la Huelga de Todos los Dolores, como parte del impulso por dignificar el país, y volverla a su esencia de ser la expresión carnavalesca de denuncia satírica y picante contra los desmanes y corruptelas de los distintos gobiernos de turno, sus funcionarios y las instituciones del Estado a partir de 1898, ya que en el contexto actual, se ha transformado en una muestra chusca sin mayores resplandores que se denigra en bacanales orgiásticas que priman las borracheras y la frivolidad, constituyéndose así en una expresión inocua para esas estructuras del poder oligárquico. Un prototipo adecuado al ideario de derecha que también domina la sociedad al tornarla fría, indiferente, egoísta, fatua e inculta. Explicándose con ello, que sea dentro del periplo popular, por demás sangriento y sufrido para las mayorías, que el movimiento estudiantil haya sufrido igualmente, la penetración de grupos de derecha y sus bandas paramilitares que no solo se apropiaron de su emblema más preciado, la AEU, sino de su expresión más genuina, irreverente, jocosa y creativa propia del espíritu estudiantil, como es la Huelga de Dolores.

Desde esos aciagos años de finales del siglo pasado para acá, la AEU ha ido perdiendo toda credibilidad pues, sus dirigentes devenidos de esas corrientes derechistas, la convirtieron en una cueva de ladrones donde se aúpan ilegalidades dentro del campus universitario y extensiones que van desde trasiego de drogas y armas, hasta un respaldo cínico, en esa misma tónica, a partidos políticos de la derecha nacional, especialmente de tinte gangsteril y militaroide, que a su vez han venido apoyando las candidaturas de distintos Rectores del Alma Mater, incluyendo al actual, con el ánimo de obtener sus favores en las diferentes instancias donde la Universidad estatal tiene presencia institucional, para amarrar negocios fraudulentos con sus representantes. Esas oscuras prácticas, no solo han mediatizado el papel de la Universidad en el contorno nacional, volviéndola cómplice de la corrupción, sino también han contribuido a asfixiar las distintas expresiones de carácter estudiantil legítimas que han surgido como alternativa a la falta de respuesta de parte de la AEU a las demandas populares, tratando con ello de destruir así, los nexos históricos entre estudiantes y población.

Por todo ello, creemos que la coyuntura que se enmarca en esta nueva agresión de pandilleros hacia los genuinos estudiantes de todas las unidades universitarias que, a pesar de la embestida neoliberal que ha inscrito sus ideas nefastas también dentro de los contenidos curriculares y en toda la vida académica, incluyendo la Huelga de Todos los Dolores, es la más propicia para, en principio, denunciar a esos grupos mercenarios y sus financistas, empezando con el actual Consejo Superior Universitario y su ente ejecutivo, el Rector, obligándoles a retirarles todo respaldo político y monetario (Q. 150,000.00 para actividades huelgueras aprobados por el CSU); y, en segunda instancia, expulsar de una vez por todas a ese grupúsculo de su sede central y de todas las asociaciones estudiantiles. Así como abrirles proceso por las agresiones contra los estudiantes, tanto a sus perpetradores directos como a sus planificadores intelectuales dentro de los que, nos atrevemos a opinar, han de contarse algunas autoridades y funcionarios de las diferentes unidades académicas.

Es hora de tomar por asalto, por parte de estudiantes y profesores conscientes y consecuentes, todas las estructuras, mecanismos y expresiones que esos grupos usurpadores han confiscado a sus genuinos dueños que es el alumnado y el pueblo obrero y campesino de Guatemala, con el objetivo de volver a unir ese tejido histórico como es el de la Universidad de San Carlos de Guatemala con su pueblo. En especial, los más vulnerables, marginados, excluidos, explotados y reprimidos con cuya liberación, nuestra patria retomará el rumbo hacia su real independencia, soberanía, dignidad y autodeterminación.


¡Que vivan los estudiantes! ¡Que viva la Huelga verdadera!

¡Por el rescate de la AEU y de la Universidad de San Carlos de Guatemala! ¡Revolución ya!


Colectivo “La Gotera”


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.