Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 14 - 2019

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Está próximo a aparecer el Número 2 de la Revista de Psicología Social
Por la Liga Guatemalteca de Higiene Mental - Guatemala, 15 de marzo de 2019

Se puede obtener, gratuitamente, en nuestra oficina: 12 Calle "A" 0-27, Zona 1, Ciudad de Guatemala, o llamando a los teléfonos 22326269 y 22383739.

Esperamos sus comentarios: ligaghm@gmail.com

Presentación

Estamos particularmente contentos. Lo estamos, porque pudimos darle continuidad al número 1 de esta Revista, lo cual no es fácil.

Iniciar una publicación de este tipo es siempre un reto. En principio, no sabíamos cuál sería el grado de aceptación que tendría, pero para el caso –y muy felizmente– hemos superado las expectativas. En tal sentido, a partir de todos los comentarios recibidos, nos sentimos en la obligación de exigirnos cada vez más y presentar un producto que sirva efectivamente a la comunidad de psicólogos. Y no solo a ellos, por cierto. Por lo que hemos sabido, la revista llegó también a estudiantes y profesionales de las Ciencias Sociales, recibiendo elogiosos comentarios.

En este segundo número, acorde a la coyuntura que se vive en el país en tanto año electoral, abordamos el tema de Psicología y Política. Tema complejo, arduo, no falto de polémicas. De la política dijo Paul Valéry que “fue en principio el arte de impedir a la gente meterse en lo que le importaba. En una época posterior, agregósele el arte de comprometer a la gente a decidir sobre lo que no entiende”. Pudiendo abrir un debate sobre esta concepción –de alguna manera, toda la revista se dedica a ello– creemos que esa observación nos plantea un desafío: ¿por qué se dan los fenómenos que se dan en el ámbito político?

Hablar de “política” (del griego polis: lo relacionado con lo social en términos amplios) lleva a hablar del poder, de la organización de una sociedad, de la conducción de la misma. ¿Quién manda, quién gobierna? ¿Por qué se dan los fenómenos políticos? Para Freud, de hecho, “gobernar es una de las tres tareas imposibles” (junto a educar y psicoanalizar).

En este intrincado campo, entonces, campo totalmente marcado por los vaivenes de lo humano, de lo histórico, en otros términos: del conflicto, la Psicología Social tiene mucho que decir. ¿Por qué, en masa, actuamos como actuamos? ¿Por qué, por ejemplo, ahora estamos asistiendo en todo el mundo a una serie de pueblos que eligen a candidatos de ultra derecha, fascistas, racistas, patriarcales y homofóbicos? ¿Cómo explicar esos fenómenos? Pareciera que los pueblos votantes eligen a sus verdugos. ¿Por qué?

Es obvio que no se trata aquí de procesos “psicopatológicos”. Los fenómenos sociales, por tanto políticos, no se pueden explicar apelando a “enfermedades” colectivas; eso, en todo caso, es una extrapolación muy discutible en términos epistemológicos, que escamotea las causas profundas de los procesos humanos. Dividir el mundo en “sanos” y “enfermos” no parece muy promisorio para entender estas intrincadas realidades. El prejuicio biologista-normativista suele filtrarse con facilidad. Por eso se necesitan otros modelos explicativos. Estamos aquí ante cuestiones donde la Psicología Social nos puede auxiliar. ¿Por qué se da esta desconcertante situación, para decirlo en clave hegeliana, donde “el esclavo piensa con la cabeza del amo”?

El campo de la política es sumamente complejo; existe la tendencia –prejuicio discutible, por cierto– que la identifica con aquello que hacen los “políticos profesionales”. Hoy por hoy, la llamada “clase política” está estigmatizada (fenómeno que excede a Guatemala), por corrupta. Sin dudas, las penurias que sufre la gente de a pie van más allá de una consuetudinaria práctica de corrupción ya establecida en los funcionarios públicos. La política, en tal sentido, es más que lo hecho por nuestros “representantes”: es un ámbito que involucra a la totalidad de los seres humanos, se esté o no afiliado a un partido político.

Esperamos que el presente número aporte algunas luces en estas espinosas cuestiones. Desde ya, quedamos totalmente abiertos a sus comentarios y contribuciones.

Índice

Presentación

Pensando la teoría
La psicología política: una disciplina en la encrucijada (fragmento)
Por Maritza Montero y Alejandro Dorna

Latino indolente: carácter ideológico del fatalismo latinoamericano, de Ignacio Martín-Baró
Reseña de Elizabeth Ramírez

Neoliberalismo y obediencia inconsciente
Por Nora Mer

Investigaciones
Verdades de papel. Un encuentro con la memoria
Por el Centro de Estudios sobre Conflictividad, Poder y Violencia -CENDES-

Proyectos en acción
Psicología Social Comunitaria: el poder de la palabra y el testimonio Por Felipe Sarti

Debate
Impunidad, justicia y salud mental (2)
Por Marco Antonio Garavito Fernández

Para una comprensión psicológico-política de la religión
PorMariano González

Comentarios de:
Marcelo Colussi
Vitalino Similox
Fernando Suazo
Romina de la Roca

Síndrome de El hybris (hubris) o los políticos guatemaltecos en el diván
Por Carolina Escobar Sarti

¿Por qué es tan difícil la unidad de la izquierda social y política en Guatemala? Un enfoque desde la Psicología Social (1)
Por Mario Alfonso Bravo

Miscelánea

Radiografía electoral

Encuentro de Psicología de la Salud

Diplomado en Psicología Clínica de la Comunidad

Curso de Psicoanálisis

Selección de poemas de Humberto Ak’abal


revista


Liga Guatemalteca de Higiene Mental


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.