Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El capitalismo: causa de la migración a EEUU
Por el Partido Guatemalteco del Trabajo - Guatemala, 15 de diciembre de 2018

logo PGT

Miles de hermanas y hermanos centroamericanos están en camino migratorio hacia Estados Unidos. Entre ellos también marchan guatemaltecas y guatemaltecos. Estas marchas constituyen sin duda hechos de desesperación de seres humanos que dejan sus hogares para emprender un viaje cargado de incertidumbre y riesgos, inclusive de muerte. Su meta es encontrar una alternativa que les permita a sus familias vivir dignamente.

La causa principal de este drama migratorio se encuentra en el capitalismo. Esta afirmación se debe a nuestro entendimiento sobre el capitalismo. Este sistema mantiene en la marginalidad laboral (desempleo estructural) a millones de personas que solo poseen su fuerza de trabajo para venderla a cambio de un sala-rio.

La marginalización de millones de trabajadoras y trabajadores ocurre porque el capitalismo para su funcionamiento permanente sólo requiere utilizar a una parte de las y los trabajadores. Su objetivo no es emplear a todas y todos, sino solo el número que necesita para garantizar la acumulación de capital. Esta es una característica esencial del capitalismo. Los demás trabajadores que el capitalismo no emplea son un sobrante de obreros que en el marxismo es llamado "ejército industrial de reserva" o, lo que es lo mismo, un ejército de desempleados permanente.

Esto implica que millones de personas, como sucede en Honduras, Guatemala, El Salvador, no encuentran opción laboral y cuando logran emplearse encuentran trabajo con salarios de hambre y solo unos cuantos meses al año. Cuando bien les va, en alguna actividad de la economía marginal (campesina, pequeños negocios, etc.). A esto el pensamiento burgués llama: economía informal. Esto hace que millones sobrevivan pero en la miseria y el hambre.

Siendo la carencia de un empleo digno para satisfacer las necesidades vitales, estos millones de trabaja-dores son expulsados a buscar alternativas en otros contextos, como en Estados Unidos. En este país, los migrantes ilegales son contratados por salarios más bajos en comparación con lo que por ley de ese país obliga a pagar a las trabajadoras y trabajadores que son ciudadanos de ese Estado. Esto representa que los capitalistas – como sucede en Guatemala, sobre la base de salarios bajos, logran mayores ganancias. Vale decir que, en este momento, más de 30 millones de estadounidenses también se encuentran entre la pobreza y la indigencia, siendo que ahí también existe ese "ejército industrial de reserva".

Así las cosas, nuestras hermanas y hermanos migrantes, no tienen otra alternativa que irse de nuestros países en búsqueda de un ingreso para sus familias. Estas oleadas migratorias nacen de la miseria y del hambre principalmente, además de otras causas como la violencia y la represión, que hacen parte del régimen capitalista que es gestionado desde estos Estados que no han sido construidos para resolver los problemas de los trabajadores, sino para garantizar los intereses de la burguesía, de los capitalistas.

En este marco y no obstante que nuestra práctica de-be ser solidaria con nuestros hermanos y hermanas migrantes, no debemos olvidar que mientras el capitalismo subsista, la problemática de la clase trabaja-dora continuará y se agudizará aún más, tal y como sucede en este momento.

Por eso nuestra orientación y acción inmediata debe ser para construir las bases de destrucción del capitalismo y la construcción de un sistema alternativo: el Socialismo.

Editorial, Camino Socialista No 40.

www.partidocomunistadeguatemala.blogspot.com


Partido Guatemalteco del Trabajo - PGT -

 

Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.