Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 14 - 2019

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Nuestra solidaridad con el pueblo hondureño
Por el Partido Guatemalteco del Trabajo - Guatemala, 2 de julio de 2019

logo PGT

Desde hace 10 años, a partir del golpe de Estado contra Manuel Zelaya, el hermano pueblo de Honduras sufre una dictadura disfrazada de democracia, avalada y tutelada por Estados Unidos, dominada por el narcotráfico, corrupta y vendida al neoliberalismo imperialista.

Manuel Zelaya comenzó algunos tímidos cambios en la sociedad hondureña, conducentes a democratizar el país y a una gradual mejora de la situación de las clases populares; al final de su gobierno planteó reformar la Constitución para permitir la reelección. Haber intentado reformar mínimamente la estructura económico-social y política del país, bastó para que la oligarquía y su ejército, con el abierto apoyo de Estados Unidos, ejecutaran un golpe de Estado en contra del gobierno legítimamente electo.

En estos momentos, la narco dictadura de Juan Orlando Hernández, después de dos descarados fraudes, busca garantizar una nueva reelección amparada por el ejército, las fuerzas policiales y la militarización del país. Así se explica la criminal y brutal represión contra los sectores del pueblo que se oponen a sus voraces y entreguistas medidas. Para la dictadura, los luchadores populares son sus principales enemigos. Por ello, reprime sin compasión las movilizaciones populares que piden la salida del dictador, con cauda de cientos de presos políticos y un sinnúmero de dirigentes populares torturados y asesinados.

En el contexto de la formalidad de una engañosa democracia, la dictadura ha profundizado la represión, continúa entregando el país a las compañías multinacionales y beneficiando de un modo escandaloso a una corrupta y decadente oligarquía local. Juan Orlando Hernández mantiene y profundiza la sujeción del país al imperialismo estadounidense, prestando su territorio como base de operaciones del ejército de Estados Unidos.

No obstante, la lucha y la resistencia del pueblo hondureño se mantienen ante la avanzada criminal de la narco dictadura corrupta. Las organizaciones populares y revolucionarias luchan frontalmente contra la dictadura y sus fuerzas represivas.En esta lucha sobresalen las acciones de la Plataforma por la Defensa de la Salud y la Educación Pública; en las manifestaciones multitudinarias, las mujeres encabezan las protestas. El Movimiento Estudiantil Universitario mantiene las consignas de sacar al dictador y se enfrenta a las fuerzas represivas en defensa la autonomía universitaria.

Representaciones del Partido Libre acuerpan las demandas en contra de la narco dictadura corrupta y se suman a las manifestaciones populares; comunistas y revolucionarios hondureños, junto a las clases trabajadoras y otros sectores populares, están decididos a llegar hasta su expulsión.

Las y los comunistas de Guatemala, organizados en el Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT), manifestamos nuestro más enérgico repudio al régimen narco corrupto y represivo de Juan Orlando Hernández. Del mismo modo, condenamos la descarada y repugnante intromisión del gobierno de Estados Unidos en los asuntos internos de Honduras. Damos nuestro más absoluto apoyo a las clases trabajadoras y al pueblo de Honduras, manifestando nuestra solidaridad con su lucha, apoyándoles en todo lo que podamos desde territorio guatemalteco.

¡Alto a la represión al pueblo hondureño que resiste a la dictadura!
¡Fuera el narco dictador Juan Orlando Hernández!

¡Viva la lucha del pueblo hondureño, víctima de la narco dictadura corrupta!

¡Alto a la injerencia imperialista en Honduras!

 

Por Guatemala, la revolución y el socialismo


Partido Guatemalteco del Trabajo - PGT -

 

Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.