Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 14 - 2019

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El PGT se congratula por el triunfo popular en Ecuador
Por el Partido Guatemalteco del Trabajo - Guatemala, 17 de octubre del 2019

logo PGT

El pueblo ecuatoriano, encabezado por el movimiento de pueblos originarios, infringió una derrota parcial, contra el gobierno traidor de Lenín Moreno. Específicamente, logró que este diera marcha atrás en el decreto 883, conocido como "paquetazo", que, entre otras medidas, derogaba el subsidio a los combustibles. Esto ocurre después de once días de resistencia desplegada por todo el país y de una represión intensa que no la detuvo.

En estos once días en Ecuador ocurrió una lucha de insurrección popular. La razón inmediata fue el paquete de reformas impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y decretadas por Lenín Moreno que afectaba a las clases trabajadoras y al pueblo ecuatoriano y que benefician a la burguesía (empresarios locales y transnacionales).

Entre las reformas antipopulares objeto de esta heroica movilización están: 1) la disminución del salario de los trabajadores públicos, equivalente a un día al mes y reducción de vacaciones de treinta a quince días; 2) la decisión que los nuevos contratos se hicieran con una disminución del 20% con respecto a los sueldos anteriores; 3) la eliminación del subsidio de la gasolina y diésel, con su impacto en el aumento en los precios de alimentos y otros productos.

Las medidas que aumentan las ganancias de la burguesía son: 1) eliminación del impuesto único a la renta para los productores de banano; 2) eliminación del anticipo de impuesto a la renta; 3) reducción a la mitad del impuesto de salida a los capitales. El gobierno de Lenín Moreno perdonó 4 mil 295 millones de dólares en impuestos a los empresarios y endeudó al Estado por 4 mil 200 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional, hipotecando y entregando al país a un organismo controlado por el capital transnacional, principalmente el estadounidense.

Este paquetazo fue el punto culminante de medidas antipopulares que han incluido despidos masivos, flexibilización laboral, supresión de servicios públicos y derechos sociales, además de la masiva corrupción y autoritarismo del gobierno.

Todo lo anterior provocó que las organizaciones de los pueblos originarios, trabajadores, mujeres, estudiantiles, etc., se movilizaran para protestar y hacer que el gobierno de Moreno diera marcha atrás en sus decisiones. Sin embargo, la respuesta fue la imposición de un Estado de excepción y un toque de queda que implicó la militarización y la represión militar y policial contra la protesta social y popular, cuyo saldo según denuncias de las organizaciones sociales fue cerca de veinte muertos, cientos de heridos, más de mil detenidos, decenas de desaparecidos, persecución, detención y agresiones físicas a periodistas de medios independientes. El régimen encabezado por Moreno, inclusive, usó a francotiradores para asesinar a luchadores sociales.

Habiendo llegado con el apoyo de amplios sectores populares, con la promesa de dar seguimiento y profundizar los logros económicos, sociales y políticos de la revolución ciudadana encabezada por Rafael Correa, Lenín Moreno traicionó ese proceso y a sus correligionarios, y se convirtió en un fiel defensor de los intereses de los capitalistas locales y transnacionales, ha entregado el país (los recursos e instituciones estatales y los bienes naturales comunes) a las decisiones e intereses de Estados Unidos y del capital transnacional. Adicionalmente, Moreno ha sido descubierto en varios negocios corruptos que incluyen cuentas en Panamá.

Finalmente, esta insurrección plenamente justificada contra el gobierno neoliberal de Lenín Moreno, respaldado por empresarios, militares y Estados Unidos, logró la derogatoria del decreto ya mencionado. Sin embargo, todas las demás medidas del paquetazo impuesto por el FMI siguen vigentes, con lo cual se mantiene la política neoliberal y entreguista del gobierno encabezado por Moreno, las afectaciones para el pueblo ecuatoriano y los beneficios para las empresas capitalistas locales y transnacionales. A esto se suma el hecho que los presos políticos no han sido liberados y, contrariamente, se realizan detenciones de dirigentes sociales y políticos de oposición, con la absurda acusación de correístas.

Como Partido Guatemalteco del Trabajo –PGT-, nos unimos a la denuncia de las políticas antipopulares y de represión del gobierno de derecha neoliberal de Lenín Moreno y la imposición de las políticas del FMI. Nos solidarizamos y celebramos la lucha y el triunfo del valeroso pueblo ecuatoriano. Pero también advertimos sobre el posible incumplimiento del gobierno en materia del acuerdo 883, así como sobre la continuidad de la política neoliberal y represiva que este impulsa al servicio de la burguesía, del capital transnacional y del imperio yanqui.

¡Viva el pueblo ecuatoriano!
¡Abajo el gobierno neoliberal y represivo de Lenín Moreno!

Partido Guatemalteco del Trabajo
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo


www.partidocomunistadeguatemala.blogspot.com


Partido Guatemalteco del Trabajo - PGT -

 

Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.