Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 15 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¡Alto a los desalojos en las Verapaces!
Por el Partido Guatemalteco del Trabajo - Guatemala, 25 de marzo de 2020

logo PGT

Los usurpadores de hoy, descendientes de españoles y alemanes, como desde hace un siglo lo hicieron sus abuelos, siguen despojando y desalojando a los pueblos indígenas de sus tierras ancestrales, con total anuencia y participación de este gobierno demagogo, claramente servil a los intereses de la burguesía terrateniente.

En los tres meses de este año 2020 han sido amenazadas y agredidas comunidades campesinas q'eqchi', poqomchi' y achi de Purulhá, en Baja Verapaz, y Cobán, en Alta Verapaz. Específicamente, El Rincón de San Valentín, Chiquiwistal y las Fuentes, San José El Tesoro, Washington, Chicoyohuito, Río Cristalino y Sapatá, así como más de diez comunidades en la región de Panimá, han sufrido de desalojos, intento de desalojo, amenazas, violencia y destrucción de sus bienes de subsistencia.

Entre los terratenientes usurpadores que ahora lideran los desalojos sobresalen las familias Dieseldorff-Quirin y los Thomae, quienes son de los más grandes terratenientes de las Verapaces, con 2 mil 400 y 3 mil caballerías respectivamente. En la región también actúan de la misma forma otros grades finqueros como los Molina, Wohlers, Henrich, Hasser, Maegly, Taro, Sapper, Herterberg, Torrebiarte, Gutiérrez y Dubón. Y un tercer nivel de nuevos usurpadores como los Moino, Sep, Estrada Duteil, Ortiz, Leal, Portillo, López, Pantaleón y Lemus. Todos son aliados en contra de los propietarios históricos de aquellas tierras ancestrales habitadas dese hace miles de años por los pueblos originarios mayas.

Los terratenientes ahora pretenden "sellar" el robo. Para ello se valen de las más repugnantes artimañas, como títulos de propiedad mal habidos, escrituras públicas engañosas y otros "derechos" concedidos anómalamente, como el caso de "donaciones" que hiciera la municipalidad de Salamá de tierras ubicadas en territorio de Purulhá.

Los finqueros agresores inicialmente consiguen las órdenes oficiales de desalojo sobornando a funcionarios corruptos. Posteriormente, utilizando cantidades atemorizantes de policías nacionales y soldados, bloquean las entradas de las comunidades que serán agredidas. Generalmente hay un juez y un representante del Ministerio Público totalmente compenetrados de su papel cómplice y represor. Eventualmente aparece un delegado de la Auxiliatura de la Oficina del Procurador de los Derechos Humanos, quien no siempre vela por los derechos básicos de los pobladores agredidos, convirtiéndose en testigo "sordo y mudo". Con actitud siempre agresiva y amenazante se aposta un contingente de guardias privados y "gente" contratada por el finquero.

A pesar del enorme poder que articulan los finqueros, en algunas comunidades se ha logrado detener el desalojo por medio del diálogo y recursos legales, lográndose el retiro de las fuerzas represivas. Sin embargo, los guardias privados y la "gente" del finquero mantienen su hostigamiento y agresión violenta contra las comunidades. Cuando el desalojo se ha hecho efectivo con la fuerza del Estado, las comunidades son destruidas: viviendas destrozadas y quemadas, cultivos macheteados y pisoteados, animales domésticos matados y esparcidos, y personas golpeadas. Las familias salen del área para protegerse y se ubican en lugares agrestes para pasar los días y las noches siguientes. Triste historia que se repite cotidianamente en muchos lugares de las Verapaces.

Como Partido Guatemalteco del Trabajo repudiamos enérgicamente estos procedimientos injustos y violentos. Denunciamos la complicidad del Gobierno, el Organismo Judicial y el Ministerio Público

Exigimos que se detengan los desalojos, pues estas tierras fueron robadas a los pueblos originarios con maniobras leguleyas o por la fuerza bruta. El intento campesino de recuperarlas es simplemente una forma de hacer justicia histórica.

Llamamos a los pueblos guatemaltecos y sus organizaciones a la solidaridad con el movimiento campesino de las Verapaces, aportando directamente víveres, ropa y dinero en efectivo para continuar esta justa lucha.

¡Alto a los desalojos en Las Verapaces!
¡Fuera los terratenientes usurpadores!
¡No al gobierno cómplice de estas injusticias!

Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo

Partido Guatemalteco del Trabajo - PGT -

 

Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.