Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 15 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¡¡¡Que viva el Día Internacional del Trabajo!!! ¡¡Que viva el primero de mayo!! ¡Que vivan las trabajadoras y los trabajadores!
Por la Juventud Patriótica del Trabajo del Partido Guatemalteco del Trabajo - Guatemala, 1 de mayo de 2020

logo PGT

Este primero de mayo, conmemoramos el día internacional del trabajo; día que recuerda la masacre cometida en 1886 en contra de aquellos trabajadores y trabajadoras que, a través de la huelga, lucharon por la jornada laboral de 8 horas. A esos trabajadores como a todos aquellos que han ofrendado su vida por las demandas y derechos de las clases trabajadoras, así como los que hoy día siguen luchando, el Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT) saluda en forma combativa y solidaria.

Desafortunadamente este primero de mayo, tanto en Guatemala como el mundo, estamos sumidos en la lucha por contener los efectos de la pandemia COVID-19. Lo que está ocurriendo es una crisis grave, especialmente en los ámbitos de la salud, la economía y la situación social de nuestro pueblo. Se prevé que más de medio millón de trabajadores y trabajadoras con trabajo formal y en trabajo por cuenta propia perderán su empleo, así como más de 100 mil personas caerán en la pobreza por la disminución en un 20% de las remesas. Millones de trabajadores, trabajadoras y sus familias están o estarán en la miseria, sin salarios dignos, nutrición, salud, vivienda, educación y con hambre. Esto es resultados de un sistema capitalista que protege al capital, pero no a las clases trabajadoras.

Esta situación, ha sido aprovechada por la burguesía y el imperialismo para impulsar medidas orientadas a proteger a las grandes empresas y sus dominios. A través de sus gobiernos títeres -como el guatemalteco-, la burguesía ha impulsado medidas para beneficio del gran capital, de las grandes empresas y los más ricos: traslado de fondos públicos para el salvataje de sus empresas, mayores exenciones de impuestos y se difieren obligaciones con la seguridad social, aprobación de decretos para que puedan despedir a enormes contingentes de trabajadores, retrasar el pago de prestaciones laborales, instituir el trabajo a tiempo parcial y trabajo en casa con menores salarios, coacción a las y los trabajadores para mantenerse en el empleo pero con un salario inferior, aumento al precio de productos de consumo básico, medicinas y electricidad, facilitación de condiciones para continuar con el saqueo de los bienes naturales y recursos públicos.

El gobierno de Giammattei y el Congreso controlado por su partido político y sus aliados, han aprobado decretos que benefician fundamentalmente a los mayores empresarios y, al mismo tiempo, han vetado decretos como el de la Ley de Protección a la población en tiempos de pandemia, que pretendía suspender el pago por servicios esenciales para las grandes mayorías.

Siendo esa la prioridad, en medio de la pandemia, el gobierno de Giammattei –puesto por el sector empresarial, militares y mafiosos- no ha tomado medidas inmediatas y contundentes que garanticen al pueblo guatemalteco la salud, el trabajo, el salario, la alimentación, la vivienda, la educación y el acceso a los servicios básicos como agua potable, energía eléctrica, comunicación telefónica, entre otros. Lo más grave es la falta de equipo, insumos y medicamentos en los pocos hospitales y centros de salud pública, lo cual afecta tanto a pacientes como a las/os trabajadoras/es de salud que combaten en primera línea al coronavirus y otras enfermedades. Esto a pesar que justificó con la pandemia un aumento en el presupuesto nacional de 11 mil millones de quetzales, que contrario a beneficiar a nuestro pueblo en la emergencia (solo el 8% va al sector salud), está sirviendo para trasladar recursos públicos a los grandes empresarios.

Lo cierto es que, a este gobierno, representante de los sectores económicos poderosos, no le importa la desgracia en que vive el pueblo guatemalteco. Todo lo contrario, su interés único está en beneficiar a sus financistas y asegurar mayores ganancias a sus amos: las familias dueñas de las grandes empresas: Gutiérrez-Bosh, Molina, Castillo, Novella, Campollo, Torrebiarte, Dieseledorff, etc.

Es un agravante más que el gobierno haya despedido a cerca de 11 mil trabajadores que laboran para el Estado y que el Ministerio de Trabajo haya autorizado a más de 400 empresas privadas la cancelación de contratos laborales. Inclusive, como parte de la estrategia a favor de la impunidad a militares, en el contexto de la pandemia, está cerrando instituciones como la Secretaría de la PAz, el Programa Nacional de Resarcimiento y la Secretaría de Asuntos Agrarios, con lo cual contraviene los Acuerdos de Paz. Con ello ha cesado inconstitucionalmente a trabajadores de tales dependencias.

En estas condiciones, las y los trabajadores debemos organizarnos para luchar y defender nuestros intereses y nuestros derechos a la salud y a una vida digna. No permitamos más que el gobierno actúe en favor de los ricos. En lo inmediato organicémonos y luchemos por las vías posibles para la defensa del trabajo y el salario, por los recursos necesarios para atender la pandemia y por un sistema de salud público digno. Exijamos la implementación de políticas de corto plazo a favor de las clases trabajadoras. Desde ya, avancemos en construir la alternativa socialista que beneficie a todo el pueblo trabajador. Solo en el socialismo tendremos un Estado y un gobierno a favor de nuestros intereses.

¡A la defensa de nuestros intereses como clases trabajadoras!

¡No a los despidos masivos en la administración pública!
¡No a la cancelación de contratos de trabajo en empresas privadas!
¡Que vivan las mujeres y hombres trabajadores!

Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo

Partido Guatemalteco del Trabajo


Partido Guatemalteco del Trabajo - PGT -

 

Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.