Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2021

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Sobre la vigencia del Che Guevara
Por el Partido Guatemalteco del Trabajo - Guatemala, 8 de octubre de 2022

logo PGT


Es indudable que el Ché Guevara fue un revolucionario de su tiempo y su contexto, fraguado en las luchas y con los revolucionarios del momento histórico. Desde ahí se convirtió en uno de los precursores de la nueva historia de Cuba, de Latinoamérica y del mundo.

Pensar en el surgimiento de una figura como la del Ché en este momento de Latinoamérica y Europa resulta poco probable. Sin embargo, su pensamiento y su praxis, enraizados en su momento histórico, lo trascienden precisamente por la profundidad humanista y revolucionaria de su obra, que adquieren relevancia en las convicciones y acciones que hoy son requeridas para enfrentar la realidad y, especialmente, para transformarla. Ahí es donde se encuentra una de las claves para recuperar, sin esquematismos, el pensamiento, la obra y la lucha del Ché Guevara.

Tanto ayer, en los tiempos del Ché, como en la actualidad, el pueblo cubano como los pueblos del mundo, se enfrentan a desafíos para construir sociedades y Estado orientados al bien común, con las capacidades de gestar sociedades justas e igualitarias, tal y como fue el anhelo que motivo su compromiso hasta las últimas consecuencias. Ese tipo de anhelo y compromiso, insertos en renovadas y situadas prácticas y estrategias revolucionarias, son las que el Ché nos provoca pensar desde su ética y praxis revolucionaria.

Hoy, sin duda alguna, el Ché estaría librando luchas junto a las clases trabajadoras, los campesinos, los pueblos indígenas originarios, las mujeres, las juventudes, no solo en la idea de resistir, sino de encontrar los caminos más coherentes para transformar y revolucionar las estructuras que nos siguen sometiendo a la explotación, al despojo y la opresión. No, no estaría empeñado en reformas, sino en transformaciones de raíz que requieren tanto las sociedades en específico como la sociedad capitalista global. No estaría conciliando con el imperio, sino estaría llamando a fortalecer y profundizar el enfrentamiento al imperialismo
en toda sus dimensiones y facetas, tal y como sigue haciendo el pueblo y gobierno cubanos y como seguimos haciendo quienes creemos que el imperialismo nos está llevando, además, al despeñadero de una posible conflagración nuclear de consecuencias
extraordinarias para la vida misma.

Hoy, muy seguramente, el Ché continuaría por el sendero del comunismo, impulsando la revolución acorde a las condiciones y circunstancias históricas, siendo intelectual, combatiente, médico, poeta, fundido en la colectividad insurrecta contra el capitalismo y el imperialismo, siendo artífice en la construcción de Nuestra América, desde abajo y a la izquierda, pero enfocado en la toma del poder y en la construcción del poder socialista. El Ché Guevara, seguiría llamándonos creadora y creativamente a levantar las banderas y emprender las acciones necesarias para construir la sociedad nueva.

El Ché, fue un revolucionario de su tiempo, pero al mismo tiempo, sería un revolucionario del presente y del futuro, echando el hombro y empuñando las armas intelectuales y materiales para emprender las necesarias gestas de justicia y liberación que requiere la sociedad humana en general y nuestros pueblos en particular.

En esto y más, el pensamiento y la praxis del Ché Guevara sigue teniendo vigencia. Por eso no está de más recordar, lo que nos diría el Ché, como se lo dijo una vez a su padre: “Se ha desarrollado en mí el sentido de lo masivo en contraposición a lo personal, soy el mismo solitario que era, buscando mi camino sin ayuda personal, pero tengo ahora el sentido de mi deber histórico.” Y también nos seguiría diciendo: “... se plantea a todo joven comunista ser esencialmente humano, ser tan humano que se acerque a lo mejor de lo humano, purificar lo mejor del hombre por medio del trabajo, del estudio, del ejercicio de la solidaridad continuada con el pueblo y con todos los pueblos del mundo, desarrollar al máximo la sensibilidad hasta sentirse angustiado cuando se asesina a un hombre en cualquier rincón del mundo y para sentirse entusiasmado cuando en algún rincón del mundo se alza una nueva bandera de libertad.”

Con tu ejemplo, Ché Guevara, decimos


“Hasta la Victoria Siempre, Venceremos”

 


¡Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo!


www.partidocomunistadeguatemala.blogspot.com


Partido Guatemalteco del Trabajo - PGT -

 

Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.