Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Nuestro saludo en el día internacional de los trabajadores, primero de mayo de 2013
Por la Red por la Paz y el Desarrollo de Guatemala RPDG - New York, 1 de mayo de 2013

rpdg

Desde la diáspora guatemalteca, dispersa por todo el mundo y con numerosa presencia en los Estados Unidos, saludamos a la clase trabajadora en nuestro día internacional. El 1º de mayo, nuestra energía espiritual estará puesta en las marchas y manifestaciones de las y los trabajadores del mundo, que sufren la embestida brutal de la versión neoliberal del capitalismo: falta de tierra, desempleo, anti-sindicalismo, vuelo de capitales a los lugares en donde se explota más a los trabajadores, condiciones laborales atroces (como ha puesto al descubierto la tragedia de la maquiladora de Bangladesh) y masas de millones de trabajadores migrantes que son expulsados de sus países y perseguidos por los Estados que se aprovechan de su búsqueda del trabajo que les respete su dignidad.

Nosotros somos parte de esa inmensa masa de trabajadores que se desplaza por el mundo, normalmente desde las economías dependientes, y por tanto subdesarrolladas, hacia las economías neo-imperiales que siguen exprimiendo ganancias de nuestros esfuerzos. Desde la industria del “coyote”, con sus altos precios de mercado y sus abusos contra los migrantes, hasta el aparato represivo migratorio en su conjunto, hay muchos interesados que se alimentan de nosotros. El aparato represivo, por ejemplo, con sus vigilantes armados, su tecnología avanzada y sus cárceles, que crecen como hongos de infamia por el territorio estadounidense para calmar la furia xenofóbica. ¡La represión migratoria es otro gran negocio! Por ello es que reclamamos en los Estados Unidos que el primero de mayo se reconozca como “El Día del Trabajador Migrante” para salir a las calles y plazas a exigir nuestros derechos como trabajadores, cada vez más cercenados, y nuestros derechos como migrantes, cada vez más ignorados.

Las ilusiones de superar con la reforma migratoria en los Estados Unidos la discriminación contra las y los migrantes se estrellan contra el muro del “consenso bipartidista” que la da enormes ventajas a los Republicanos y los Demócratas conservadores. La actitud punitiva, herencia Puritana de este país, combinada con una alta dosis de racismo, pondrá múltiples obstáculos a la regularización de los migrantes del Sur. Solamente nuestros pies sobre esta tierra, en marcha constante, y nuestras manos para el trabajo, apoyados por los votos de la clase trabajadora y capas medias consecuentes, podrán arrancarle al sistema algunas medidas de alivio para nuestros trabajadores indocumentados.

Lógicamente, a la Red le preocupa muchísimo lo que acontece en Guatemala, un Estado casi-fallido que está aún manejado por los potentados locales y los intereses extranjeros. Hacemos nuestras todas las luchas de la clase trabajadora e identificamos a esa clase con trabajadores, campesinos, empleados estatales, participantes en la economía informal, capas medias pauperizadas y aún profesionales—y nos sumamos a quienes han planteado como plataforma del 1º de mayo de 2013 el lema: “Por la Justicia”. Exigimos la libertad de los presos políticos, de Ramiro Choc a Rubén Herrera; la persecución legal de los sicarios y autores intelectuales de sus crímenes, que han acabado con la vida de tantos dirigentes y militantes del movimiento social; y que se derrumbe ya la impunidad de quienes cometieron genocidio y otros crímenes de lesa humanidad y de guerra.

¡Que viva el 1º de mayo! ¡Que vivan la clase trabajadora! ¡Que vivan los trabajadores migrantes!

Red por la Paz y el Desarrollo de Guatemala RPDG


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
os con la divulgación más amplia posible de los hechos, ya condenados por la Historia, y trataremos de que se ejerza la mayor presión posible sobre el Estado guatemalteco. Recordamos al Presidente de la República que la Convención contra el genocidio establece, claramente, la obligación del Estado correspondiente de juzgar el delito. No hacerlo o negarlo es una transgresión de la Convención, que también amerita sanción. Al acercarse la conmemoración del Día de los Trabajadores, nos sumamos con determinación al clamor nacional: “Por la Justicia”. En función de ella, hay que dejar en libertad a los presos políticos, hay que aclarar los crímenes que hoy comete el sicariato privado y hay que desmoronar el muro de la impunidad que impide la justicia para las víctimas de la “guerra sucia” perpetrada por el Estado contra el Pueblo. Nos solidarizamos totalmente con los cientos de testigos que acudieron a prestar valiosos y valerosos testimonios a lo largo del período de audiencias. Les aseguramos que sus esfuerzos no serán en vano. Más temprano que tarde la justicia reinará en el territorio nacional.


Comité Ejecutivo de la RPDG