Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ante el debate actual sobre el tema migratorio en los Estados Unidos
Por la Red por la Paz y el Desarrollo de Guatemala RPDG - Guatemala y su Diáspora, 25 de enero de 2016

rpdg

La Red Por la Paz y el Desarrollo de Guatemala declara:

Rechazamos profundamente las decisiones de la Administración Obama de continuar dividiendo familias por medio de redadas dirigidas a "ciertos sectores" de la comunidad migrante, las cuales afectan directamente a familias de migrantes de Guatemala.

No es justo y es inhumano dividir familias por intereses electorales. La inmigración no es un instrumento de propaganda. Las políticas represivas son equivocadas: solamente provocan temor y zozobra en familias migrantes que no son criminales y buscan una oportunidad de vivir mejor, en paz y libre de violencia.

Apoyamos soluciones prontas, ya sean temporales (como el Estatus de Protección Temporal, TPS) o permanentes (reforma amplia e integral) que puedan significar una oportunidad de que nuestras comunidades migrantes puedan salir a luz y trabajar y vivir en paz. Saludamos así la decisión de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos de escuchar a las partes querellantes antes de tomar decisión con respecto a los programas DACA/DAPA.

Si bien fue importante que el Presidente de Guatemala, Jimmy Morales, aprovechara la atención internacional durante su toma de posesión para solicitar al Vice-Presidente Biden el TPS para guatemaltecas y guatemaltecos, dicha solicitud no prosperará si no se convierte en una petición formal, debidamente documentada, del Gobierno de Guatemala, que obligue a una respuesta del Gobierno de Estados Unidos dentro de un plazo perentorio.

Creemos firmemente que las medidas implementadas por los gobiernos guatemaltecos de turno en materia de migración solamente han sido parches destinados a aliviar algunos aspectos del fenómeno y no a atacarlo de raíz. Un aspecto nuevo, que el gobierno aún no enfrenta, es el de las y los guatemaltecos que han sido deportados de Estados Unidos, que en lo que va de la primera quincena de enero ya suman más de 1,100 personas.

Urge la definición de políticas y programas claves, así como la reforma de los escasos instrumentos de apoyo a las y los migrantes. El cabildeo en Washington no ha tenido sentido y CONAMIGUA ha fallado estrepitosamente. Esta entidad, en ocho años, no ha contribuido en nada al bienestar de las y los migrantes guatemaltecos que viven en los Estados Unidos, mucho menos en otros países. Abogamos por su inmediata y profunda reforma.

La RPDG reafirma su compromiso con el respeto y defensa de los derechos de las y los migrantes, en general, en consonancia con los planteamientos de las Naciones Unidas y el Papa Francisco, particularmente de las y los guatemaltecos, que hemos sido sistemáticamente discriminados y perseguidos. Ante la incapacidad de los sucesivos gobiernos y congresos de Estados Unidos de realizar una reforma de la ley de inmigración, seguiremos insistiendo en otras modalidades ejecutivas de protección legal, como lo hemos venido haciendo por más de 20 años con el tema del TPS. Insistimos en las reformas necesarias en la legislación estadounidense, sin dejar por ello de continuar apoyando las luchas de nuestras comunidades en Guatemala por los derechos humanos y los derechos de los pueblos indígenas. Nuestra lucha continuará en todas partes.

Comité Ejecutivo

Red por la Paz y el Desarrollo de Guatemala RPDG


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
os con la divulgación más amplia posible de los hechos, ya condenados por la Historia, y trataremos de que se ejerza la mayor presión posible sobre el Estado guatemalteco. Recordamos al Presidente de la República que la Convención contra el genocidio establece, claramente, la obligación del Estado correspondiente de juzgar el delito. No hacerlo o negarlo es una transgresión de la Convención, que también amerita sanción. Al acercarse la conmemoración del Día de los Trabajadores, nos sumamos con determinación al clamor nacional: “Por la Justicia”. En función de ella, hay que dejar en libertad a los presos políticos, hay que aclarar los crímenes que hoy comete el sicariato privado y hay que desmoronar el muro de la impunidad que impide la justicia para las víctimas de la “guerra sucia” perpetrada por el Estado contra el Pueblo. Nos solidarizamos totalmente con los cientos de testigos que acudieron a prestar valiosos y valerosos testimonios a lo largo del período de audiencias. Les aseguramos que sus esfuerzos no serán en vano. Más temprano que tarde la justicia reinará en el territorio nacional.


Comité Ejecutivo de la RPDG