Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Por un Primero de Mayo combativo para cambiar el sistema pölítico de Guatemala e incidir en Estados Unidos
Por la Red por la Paz y el Desarrollo de Guatemala RPDG - Guatemala y su Diáspora, 1 de mayo de 2018

rpdg

COMUNICADO NACIONAL E INTERNACIONAL DE MUPP Y RPDG

Al MUPP y a la RPDG nos preocupa enormemente la situación explosiva a la que el desgobierno de Jimmy Morales ha llevado al país, así como las condiciones de persecución que sufren las y los migrantes indocumentados en Estados Unidos, particularmente nuestros connacionales. Creemos que el Primero de Mayo debe unir las luchas de las y los trabajadores del país –todas las personas que sin poseer los medios de producción aportan su trabajo en la ciudad y en el campo o trabajan en la economía informal- y las luchas de las y los migrantes en Estados Unidos –todas las personas migrantes son trabajadoras que aportan a la economía de ese país y la del país de origen- que sufren la realidad de la persecución xenofóbica y racista de Donald Trump.

Las y los trabajadores de Guatemala han mantenido la lucha a lo largo de los llamados "años de la consolidación de la paz", porque la violencia estructural y los procesos de acumulación de la riqueza no han dejado de castigarlos, mientras que los Acuerdos de Paz, que recogieron sus aspiraciones, quedaron limitados a ser fuente de atraco de los poderosos. La paz nunca se hizo firme ni duradera; la guerra fue sustituida con la violencia criminal. Guatemala es hoy un Estado fallido para las grandes mayorías, con carencias brutales en nutrición, salud, educación, trabajo, previsión social, vivienda, caminos, tierra y otros medios de producción. Son tres millones de migrantes los que sostienen la economía nacional y familiar, a la cual se suma la economía informal, mientras que los grandes capitales que genera el trabajo agrícola –café, cardamomo, azúcar, palma africana y otros- se acumulan en los bancos extranjeros o se utilizan para inversiones en otros países. El pago a las y los migrantes por haber sido tabla de salvación del Estado fue el total abandono de los sucesivos gobiernos; el peor de todos es el actual, que, para sostenerse y respaldar el mar de corrupción e impunidad que nos ahoga, ha abrazado la política anti-inmigratoria de Donald Trump y le celebra sus estupideces, como la de construir el "muro de la vergüenza" o intentar expulsar a los "dreamers".

Es por ello que llamamos a un Primero de Mayo especialmente combativo. A las banderas levantadas a lo largo de los dos decenios pasados, debemos sumar dos urgentes de carácter global. La primera es el reemplazo inmediato del sistema político guatemalteco. Sería un absurdo, un verdadero suicidio, ir a procesos electorales de la mano de los partidos políticos actuales, regirnos por la antidemocrática Ley Electoral y aceptar el marco constitucional establecido por los grandes ricos, las fuerzas armadas y Estados Unidos en 1985. El primer paso debe ser la expulsión de Jimmy Morales del gobierno, junto a la desaparición del partido oficial, el FCN-Nación, seguida de la depuración profunda de corruptos y criminales enquistados en los tres Poderes del Estado. El segundo paso ha de ser un Pacto Social, Económico, Político y Ético, que quede concretado en una Constitución nueva y en una sustancialmente reformada Ley Electoral. Solamente entonces podremos ejercer plenamente nuestro derecho ciudadano a elegir y ser electos y electas. La hoja de ruta está clara y necesitamos la fuerza motora de la clase trabajadora para empujarla.

La segunda bandera es para los tres millones de guatemaltecas y guatemaltecos que vivimos en el extranjero. Nadie nos va a resolver nuestros problemas, menos el gobierno de turno y aún menos este gobierno. Tenemos que enfrentar nuestro incierto futuro y el de las generaciones jóvenes por nosotras y nosotros mismos. Eso nos obliga a sensibilizarnos, organizarnos y educarnos para sumarnos a las luchas de las y los demás inmigrantes en Estados Unidos –alto a las redadas y deportaciones, no a la separación de las familias, protección de los "dreamers", protección temporal para poblaciones damnificadas en su país de origen y modificación humana de la ley de inmigración, entre otras- y a las luchas de las y los trabajadores y sectores discriminados en Estados Unidos, quienes, al igual que las y los inmigrantes deben reconocer que los grandes flujos de personas que han ingresado a ese país, de forma irregular, son esencialmente trabajadores migrantes. Una pequeña bandera que hemos propuesto desde hace varios años, cuando la persecución de la Migra no era tan feroz como ahora, y que reiteramos ahora es la de declarar el Primero de Mayo en Estados Unidos como el "Día del Trabajador Migrante" (Migrant Workers Day), con todo tipo de acciones para defender nuestros derechos.

Las y los trabajadores del continente americano enfrentamos hoy una dura realidad: los empresarios, particularmente de las grandes multinacionales, y los gobiernos de derecha que ellos y Estados Unidos nos imponen nos han declarado la "lucha de clases". Para acrecentar sus ganancias necesitan explotar más, quitando los beneficios sociales que las luchas de más de un siglo han logrado. Es más, sueñan hoy más que nunca con sustituir a las y los trabajadores con robots y la robotización de la producción, ignoran el derecho humano al trabajo y convierten los puestos de trabajo en los Estados y el sector privado en un "lujo" que no se puede perder, aunque haya que sacrificarlo todo, incluida la dignidad. Debemos resistir y luchar, y para ello debemos apropiarnos del Estado, recordando el canto heroico de que ¡El pueblo unido jamás será vencido! La unidad de la clase trabajadora obligará a la unidad de los instrumentos políticos del centro-izquierda. En ese sentido, llevamos veinte años de atraso. Luego de un Primero de Mayo de unidad en la diversidad, debemos proseguir con procesos unitarios y la afirmación de la solidaridad de clase, tanto entre trabajadores y trabajadoras como hacia las capas medias.

COMITÉ EJECUTIVO DE LA RED POR LA PAZ Y EL DESARROLLO DE GUATEMALA

COORDINACIÓN DEL MOVIMIENTO DE UNIDAD PROGRESISTA Y POPULAR

Red por la Paz y el Desarrollo de Guatemala RPDG


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.