Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

A la semana de la tragedia del Volcán de Fuego siguen la irresponsabilidad, incapacidad, alevosía y desfachatez del Gobierno y Congreso de Guatemala
Por la Red por la Paz y el Desarrollo de Guatemala RPDG - Guatemala y su Diáspora, 12 de junio de 2018

rpdg

COMUNICADO NACIONAL E INTERNACIONAL

Al igual que la población en nuestro país, las y los migrantes de Guatemala fuimos impactados por la noticia de la erupción violenta del Volcán de Fuego. De inmediato, en el extranjero, nos pusimos a la tarea de reunir recursos para manifestar nuestra solidaridad mediante la ayuda humanitaria más pronta posible. No hemos escatimado esfuerzos para acudir a otros pueblos y gobiernos a pedir que brinden su mayor cooperación.

La respuesta no se ha hecho esperar y personas que se sienten hermanas de nuestros compatriotas hacen fluir su ayuda. Por su parte, la respuesta de nuestra población ha sido, como siempre, generosa y desinteresada, al punto que algunos bomberos y socorristas también ofrendaron su vida , entre las más de 125 víctimas directas ya contabilizadas. En una situación de esta naturaleza, se esperaba que el Estado guatemalteco dejara a un lado sus ataques constantes a quienes les criticamos, para buscar la unidad nacional ante la tragedia y olvidar su encono contra la comunidad internacional. Eso no ha sucedido. El Gobierno de Guatemala y el Congreso de la República han demostrado su irresponsabilidad e incapacidad y han actuado con alevosía y desfachatez intolerables. Por ello, nos sumamos a los miles que han marchado, sábado y domingo, y se han pronunciado exigiendo la renuncia de funcionarios y legisladores.

La irresponsabilidad del Estado ha sido apabullante. Existe una entidad, CONRED, que fue creada para la atención de los desastres; pero no cuenta ni con dirigentes adecuados ni con recursos. Normalmente, los gobiernos han nombrado como autoridad de dicha entidad a figuras políticas, cercanas al presidente, que quieren hacerse de nombre aunque no hagan nada.

También ha sido irresponsabilidad la forma en que la Ministra de Relaciones Exteriores retrasó el ingreso de ayuda humanitaria de El Salvador y México (y posiblemente otros lugares) y se tomó varios días para solicitar ayuda de otros países y activar los protocolos correspondientes. Es irresponsabilidad también el conjunto de instrucciones dadas por los Ministros de Gobernación (Policía Nacional) y de la Defensa (ejército) para impedir el acceso de socorristas y voluntarios a los sobrevivientes.

La incapacidad es palpable en todos y cada uno de los puestos del gobierno, incluidos presidente y vicepresidente, la Primera Dama, el gabinete completo, al igual que en el Congreso y en todas las unidades dependientes de ellos. Es un desgobierno total, que multiplica los daños causados por el fenómeno natural.

El Congreso y el Poder Ejecutivo también han actuado con alevosía. Mientras que la población se centraba en la tragedia y atender a las víctimas, el presidente, que adujo que el Estado no tenía fondos para enfrentar la crisis, transfirió fondos al inútil ejército para pagar el bono 14 de la institución. Al mismo tiempo, el Congreso decidió no entablar antejuicio al Ministro del Ambiente, pese a las abundantes evidencias de su actuar deshonesto. Peor todavía, el Congreso se dedicó a acelerar la aprobación de leyes que garanticen la impunidad de criminales y corruptos. Incluso, pese a que la ONU se manifestó totalmente en contra de la iniciativa, tratan de aprobar reformas legales que dejen impunes los crímenes de lesa impunidad.

No es de extrañarse, entonces, que en el período de la tragedia “escuadrones de la muerte” hayan matado a tres dirigentes campesinos.

Adicionalmente, gobierno y Congreso muestran una gran desfachatez. Las declaraciones del presidente, vicepresidente, Ministros, voceros y legisladores son un compendio de arrogancia y prepotencia. Se sienten todos por encima del bien y del mal y, en vez de enmendar sus numerosos entuertos, los defienden e insisten en tener razón. Por todo lo anterior, estamos convencidos de que para atender la crisis de la erupción del Volcán de Fuego y para empezar a rescatar el Estado de Guatemala, es indispensable que renuncien a sus puestos todos los integrantes del Pacto de Corruptos, es decir, el Poder Ejecutivo completo, desde Jimmy hasta el Director de la CONRED, y más de 120 diputados y diputadas, por ser todos culpables de “crimen de lesa Patria”.

COMITÉ EJECUTIVO DE LA RPDG

Red por la Paz y el Desarrollo de Guatemala RPDG


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.