Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

VEINTITRÉS AÑOS DE LUCHA POR LA UNIDAD DECLARACIÓN DE UNSITRAGUA EN SU XXIII ANIVERSARIO
Por la Unión Sindical de trabajadores de Guatemala - UNSITRAGUA - Guatemala, febrero de 2008

Hoy hace 23 años se inicia un proyecto, en ese entonces tan ambicioso; el reto de construir la unidad del movimiento sindical desde una perspectiva clasista e incluyente , de retomar la lucha por un país sin desigualdades sociales en donde el proceso productivo fuese una herramienta del desarrollo y no una excusa para la explotación.

El 8 de febrero de 1985 marca el inicio de un camino con objetivos de largo plazo, con estrategias definidas, con actuaciones congruentes con los principios que conjuntaron esfuerzos para un proyecto de futuro y no de meras coyunturas, dobleces o actuaciones que hiciesen abismal la distancia entre el discurso y la práctica; una lucha en donde las alianzas naturales eran, como lo son ahora, con aquellas organizaciones nacionales e internacionales con las cuales existiese coincidencia de principios, de metas, objetivos y de convicciones; con aquellas para las cuales la dignidad del pueblo no tenga precio ni sea objeto de negociación alguna, con aquellas conformadas por bases y dirigentes para los cuales la organización y el liderazgo fuesen un instrumento de servicio a la mayoría.

En este camino UNSITRAGUA se ha granjeado poderosos e incómodos enemigos pero también invalorables amigas y amigos que nos han acompañado en nuestros éxitos, que han estado junto a nosotros (as) en nuestros momentos de incertidumbre pero que; ante todo, han sabido hacernos críticas constructivas cuando nuestros errores, tan naturales como nuestra humanidad, han requerido de la experiencia de un amigo para no perder el rumbo.

Si bien es cierto, podríamos hacer un extenso recuento de cada una de las experiencias que se han venido acumulando con los años, basta con decir que las dificultades para el ejercicio de la libertad sindical y en sí, para la lucha social en su conjunto, son hoy día tan graves como las enfrentadas por UNSITRAGUA a su nacimiento. Puede que los métodos hayan cambiado pero, en esencia, el Estado y el sector empresarial han continuado arraigando patrones excluyentes y atomizadores de los esfuerzos de la población por participar activamente en la construcción de su futuro.

A lo largo de nuestra historia hemos visto como cada esfuerzo de unidad y de trabajo planificado y conjunto ha sido golpeado hasta lograr su dispersión; antes, a través de la violencia directa y descarada; hoy, auspiciando la división y la atomización, vendiéndonos la idea de mesas o espacios de diálogo tripartitos en las cuales nuestro papel es relegado a la mera legitimación de las medidas preestablecidas por los sectores económicos que se han mantenido en el poder desde 1954.

Pese a ello, UNSITRAGUA cree firmemente que es sólo a través de la unidad de acción que es posible impulsar cambios de fondo en la realidad que vivimos las guatemaltecas y los guatemaltecos y que cada intento de dispersar ese esfuerzo coordinado no es más que el indicador claro de que nos encontramos en la vía correcta; sin embargo, debe evitarse el riesgo de caer en el coyunturalismo, de ceder el liderazgo a intereses alejados de los que impulsan nuestras luchas o de que el mismo se convierta en sustento del acomodamiento o de politización del movimiento sindical.

Las condiciones que nos ha creado la globalización impuesta desde los intereses especulativos de los grandes capitales multinacionales y manifestados en instrumentos de libre comercio en donde nuestra constante de empobrecimiento y nuestra miseria es vista, por los empresarios y gobernantes de este país, como una ventaja competitiva y en nombre de los cuales han entregado la soberanía del pueblo condenándolo a un trabajo cada vez menos dignificante y más parecido al esclavismo, en nombre de esta misma “competencia” y “economía de mercado” el gobierno anterior postuló absurdos como el de la fijación del salario mínimo por productividad, la flexibilización de las normas laborales, la modernización del Estado mediante el despojo de las garantías mínimas e irrenunciables de los trabajadores y trabajadoras del sector público y de las municipalidades y la implementación de proyectos tendientes a la privatización de la salud y la educación.

En materia de salarios mínimos, el anterior gobierno, en un claro abuso de autoridad y para favorecer a los empresarios de la industria textil, del banano, la caña y el azúcar (entre otros), violando el procedimiento que la ley establece para la fijación de los salarios mínimos, fijó un salario diferenciado para las actividades de maquila y exportación sin que haya existido comisión paritaria y dictamen para cada una de estas actividades lo cual, pese a afectar las condiciones de vida de un sector muy importante de trabajadoras y trabajadoras, no ha sido objeto de medida correctiva alguna por parte del actual gobierno.

Este 23 aniversario nos encuentra en la víspera de la visita a Guatemala de dos misiones de la OIT y de la verificación del cumplimiento de los compromisos asumidos por el Estado en el “Libro Blanco” y, paradójicamente, pese a ser nuestro país uno de los países latinoamericanos más denunciados por la violación constante de la libertad sindical y en donde el ejercicio de la negociación colectiva y el derecho del huelga son casi inexistentes; vemos con preocupación como el Gobierno de la República de Guatemala, a 25 días de haber asumido el poder, ha ratificado en sus puestos al cuerpo gerencial de El Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala a pesar de resultar evidentes los actos de discriminación antisindical ejecutados en contra de los compañeros del Sindicato de Trabajadores de El Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala al extremo de que la propia CSI en su informe del 2007 sobre violaciones a las libertades sindicales advirtió que “ a pesar de las denuncias internacionales interpuestas por esta situación la empresa no claudica en su intención de destruir la organización sindical” .

Resulta igualmente preocupante que el Gobierno de la República parezca complacido con el actuar del Fiscal General de la República pese a haber mostrado durante su gestión una total ineficiencia para lograr la captura, el enjuiciamiento y condena de los responsables de miles de asesinatos de mujeres, de decenas de dirigentes y activistas de organizaciones indígenas y campesinas, de los compañeros asesinados en la Finca La Exacta, del compañero PEDRO ZAMORA del STEPQ y del compañero MARCO TULIO RAMIREZ PORTELLA del SITRABI, sumado a esto y no conforme, se ha dado a la tarea de imponer trabajo forzoso y obligatorio a las trabajadoras y trabajadores del Ministerio Público y ha ejecutado una serie de actos de discriminación antisindical en contra de los compañeros del Sindicato de Trabajadores de la Dirección de Investigaciones Criminalísticas.

Este patrón de impunidad, es agravado por la actuación sistemática de la Inspección General de Trabajo, los tribunales de trabajo y previsión social y la propia Corte de Constitucionalidad invirtiendo el sujeto de la tutela de las normas laborales y protegiendo oficiosamente los intereses empresariales mediante procedimientos absolutamente lentos y resoluciones alejadas del cumplimiento y respeto de las normas y principios del Derecho del Trabajo olvidando que el deber del Estado de proporcionar certeza jurídica pasa necesariamente por brindar certeza económica y social para el acceso a una vida digna y con expectativas reales de desarrollo.

Si bien es cierto, nuestro aniversario nos encuentra sumergidos en un panorama poco halagador, UNSITRAGUA ratifica el carácter inclaudicable de la lucha que comparte con el movimiento indígena y campesino, su disposición de impulsar y apoyar espacios de unidad generados sobre estrategias consensuadas, definidas y congruentes con las verdaderas necesidades de la clase trabajadora guatemalteca así como con la generación de insumos y propuestas orientadas a atenderlas.

UNSITRAGUA celebra su XXIII aniversario rindiendo tributo a los compañeros y compañeras que nos antecedieron en esta lucha y que, convencidos de que los cambios llegarían, ofrendaron sus vidas para mantener vigentes los principios y valores en que se inspiran los esfuerzos de los compañeros que ahora nos acompañan al mismo tiempo en que nos sumamos a la exigencia del mundo civilizado por el retiro de las tropas estadounidenses de Irak y por la liberación de los cinco héroes cubanos que hoy día se encuentran encarcelados en las prisiones del imperio.

Saludamos la gallardía y el ejemplo de soberanía y dignidad que nos dan día con día los heroicos pueblos de Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, cuyas rutas hacia la integración latinoamericana esperamos transitar y en la cual, desde aquí, les acompañamos.

De la misma forma, reiteramos nuestro agradecimiento a los trabajadores y trabajadoras organizados de Noruega, Catalunya, Holanda, e Inglaterra que han sumado a nuestros pasos los propios.

Así mismo, UNSITRAGUA, deja claro su compromiso con los principios, valores y fundamentos ideológicos que motivaron su nacimiento, ratifica su compromiso de mantener e intensificar la lucha de los pobres por los pobres y su exigencia del ingreso de Guatemala al ALBA, de cambios profundos en beneficio de las mayorías e invita a dichas mayorías a organizarse y a hacer valer su derecho al desarrollo.

POR LA UNIDAD DE LA CLASE TRABAJADORA

UNSITRAGUA PRESENTE

Guatemala, 8 de febrero 2008.

UNSITRAGUA


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.