Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 8 - 2012

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácte oficial
Comunicados

 

 

 

Treinta años de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG)
Por la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca y el Movimiento Amplio de Izquierda - Guatemala, 28 de enero de 2012

TREINTA AÑOS DE LUCHA POR UNA DEMOCRACIA REAL Y PARTICIPATIVA

I. Introducción

Al llegar URNG a su treinta aniversario, se hace necesario presentar de manera resumida el desarrollo del proceso unitario, y sobre todo lo que hoy es URNG como partido político inmerso en la realidad política, económica y social del país, así como identificar principalmente algunos de los retos que el partido tiene.

En el marco de la conmemoración del XXX Aniversario, se llevará a cabo el III Congreso de URNG, en el cual se pretenden afianzar nuestras estrategias de lucha para encarar de una mejor forma los retos que nos presenta el contexto actual para avanzar en la lucha por la transformación del país. Será entonces en el proceso del congreso donde se profundizará sobre el análisis de la situación nacional e internacional, se definirá la estrategia a seguir, y se identificarán los componentes ideológicos, políticos y organizativos que se tengan que impulsar para el crecimiento, desarrollo y proyección del partido.

Sobre la base de lo señalado, y para los efectos de elaboración, en el presente documento, se identifican los antecedentes históricos del proceso unitario que da como resultado la creación de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), el 07 de Febrero de 1982. El hecho de centrarnos en este proceso, no significa la negación de otros procesos previos que en materia de la unidad de las y los revolucionarios se han dado a lo largo de las luchas del pueblo de Guatemala.

En este documento también se identifican los logros estratégicos de la unidad en la guerra revolucionaria, la cual crea las condiciones políticas y militares para el desarrollo del proceso de paz que le da la salida política y negociada a la confrontación histórica entre el pueblo y sus enemigos, consiguiendo la firma de la paz firme y duradera el 29 de Diciembre de 1996.

Se trata de ubicar a URNG en el contexto actual, su papel en la búsqueda del camino y su desempeño para conseguir no solo la unidad política y social de las fuerzas revolucionarias, democráticas y progresistas, sino además la concreción de su política de alianzas y la búsqueda para alcanzar la unidad nacional.

Sobre esa base es de señalar que la unidad es el producto de un proceso dialéctico, o sea que el mismo tiene su propio desarrollo, genera sus propias dinámicas, y presenta sus resultados como producto de la superación o no, de las contradicciones inherentes al proceso. En ese sentido, evocamos de manera histórica lo que el Comandante Rodrigo Asturias identificó al proceso unitario como “a recorrer el difícil camino de la unidad de las fuerzas”.

Finalmente en este XXX Aniversario de URNG, rendimos un sentido homenaje a las mujeres y hombres que se han dedicado a la lucha revolucionaria a las y los que han forjado la unidad aportando a esta sus mejores esfuerzos capacidades paciencia y obstinación. Mencionamos especialmente a quienes entregaron su vida con la plena convicción de la necesidad de poner fin a la injusticia social y el aplastamiento histórico que ha vivido Guatemala, y construir así un país con igualdad y dignidad para todos. En el marco por la lucha de la unidad, queremos en este momento mencionar a los comandantes Ricardo Ramírez de León (Rolando Morán), y Rodrigo Asturias (Gaspar Ilom) como los pilares y constructores de la unidad revolucionaria.

II. Antecedentes.

A finales de la década de los años sesenta del siglo pasado, el movimiento revolucionario entra en un proceso de reflujo producto de debilidades como: la ausencia de estrategia de lucha, carencia del programa político a plantearse ante el pueblo de Guatemala, deficiencias en el orden de la experiencia militar, limitaciones logísticas y los golpes que el Ejército de Guatemala le da a la población en general y particularmente a la base social a través de la ejecución de la represión como política de Estado.

Las Fuerzas Armadas Rebeldes implementan la marcha del norte para implantarse principalmente en el departamento de El Petén conservando sus fuerzas en la ciudad de Guatemala y algunas regionales.

En los momentos mas críticos del reflujo en vez del debate estratégico se plantean varias iniciativas para superar la situación, dentro de las cuales, algunas tratan de implementar el abandono de la lucha armada como el camino estratégico para la toma del poder por la revolución. Este hecho es un factor que incide fuertemente en el rompimiento de la unidad interna dentro de las fuerzas guerrilleras, dando como resultado el surgimiento de la llamada Guerrilla de Occidente en San Marcos en Marzo del año 1971, que sale a luz pública el 18 de Septiembre de 1979 con el nombre de Organización del Pueblo en Armas ORPA, y de la Nueva Organización Revolucionaria de Combate en El Quiché (NORC), el 19 de Enero del año 1972, la cual inicia sus hostilidades a mediados de 1975 ya con el nombre de Ejército Guerrillero de los Pobres EGP.

A finales del año 1973 se dan los primeros acercamientos, encuentros y reuniones entre Occidente y el NORC, los cuales en esos momentos lo que buscaban era el reconocimiento recíproco, el respeto mutuo, la no competencia e interferencia y sobre todo la coordinación posible. Además se reconoce el carácter estratégico de la unidad de las fuerzas como producto de un proceso de discusión sin detener la lucha, para potencializar la búsqueda de la unidad ideológica política y estratégica entre las organizaciones revolucionarias.

El movimiento social y de masas se mantiene activo y en la lucha constante para hacer valer sus reivindicaciones en los años 70 jugando un papel significativo para el crecimiento de la lucha revolucionaria. Comprendiendo la importancia de las luchas sociales las organizaciones revolucionarias contribuyeron a su desarrollo, en donde el Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT) participó de manera significativa. Es así como las movilizaciones de masas del año 1978 crean las condiciones políticas y organizativas para el reencuentro de las organizaciones revolucionarias dando origen a la llamada Tripartita integrada por el Ejército Guerrillero de los Pobres EGP, las Fuerzas Armadas Rebeldes FAR y el Núcleo de Dirección del Partido Guatemalteco del Trabajo PGT, en estos momentos Occidente aún no había salido a luz pública y fue a partir de Septiembre de 1979 que se plantea la construcción de la unidad revolucionaria para así dar saltos cualitativos dentro del proceso unitario.

El proceso de discusión y avances políticos dan como resultado la conformación en el mes de Octubre de 1980 de la UNIDAD REVOLUCIONARIA NACIONAL, integrada por el Ejército Guerrillero de los Pobres EGP, las Fuerzas Armadas Rebeldes FAR, la Organización del Pueblo en Armas ORPA, y el Partido Guatemalteco del Trabajo PGT- Núcleo. En esta oportunidad se firman acuerdos de unidad Ideológica, Política y Estratégica para el desarrollo de la Guerra Popular Revolucionaria como el camino para la toma del poder por la revolución a través de la lucha político-militar, de masas y la lucha política y diplomática.

Las características propias del proceso de guerra y dentro de este el unitario generan dificultades que en ese momento no pudieron resolverse, dando origen a que el EGP y ORPA tomaran una decisión conjunta de congelar los acuerdos hasta que se superaran las dificultades que impedían el desarrollo del proceso de unidad.

III. Retomando el camino de la unidad

Las relaciones, las discusiones y algunos planes de coordinación continuaron, permitiendo esta situación el hecho de que, en Enero de 1982 formalmente se retomara el proceso de discusión y avances para el desarrollo de la unidad, con la participación de las organizaciones revolucionarias signatarias de la URN en Octubre de 1980. Sin embargo hay que señalar que las Fuerzas Armadas Rebeldes y el Núcleo de Dirección del PGT estuvieron representadas por sus máximos dirigentes, y el Ejército Guerrillero de los Pobres y la Organización del Pueblo en Armas, por problemas operativos y de logística se hicieron representar por integrantes de sus direcciones.
La situación descrita le imprime grados de complejidad al desempeño de la instancia que retoma el camino. Este hecho es superado con el espíritu de avanzar en el desarrollo del proceso unitario permitiendo la obtención de acuerdos políticos ratificados por las direcciones de cada organización, los cuales producen resultados como la elaboración y lanzamiento público de la Proclama Unitaria de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca URNG el 07 de Febrero de 1982, la creación del Comité Guatemalteco de Unidad Patriótica CGUP, el establecimiento de una instancia de coordinación la cual debería dar paso a la creación de la Comandancia General de la URNG, así como el inicio de elaboración de planes concretos de coordinación tanto en lo político como en lo militar

IV. Impactos de la unidad

En el transcurso del año 1982 se instala la instancia integrada por los cuatro máximos dirigentes de las organizaciones revolucionarias. Esta instancia conduce el proceso de fortalecimiento político y militar de las fuerzas guerrilleras, el desarrollo de los planes de la lucha de masas, el desarrollo del CGUP, el cual inicialmente se busca que tenga incidencia política y diplomática.

La Comandancia General como tal se integra en 1984 con los Comandantes en Jefe del EGP, las FAR y la ORPA, a esta comandancia se integra el Secretario General del PGT a inicios del año de 1989. El producto del trabajo de la Comandancia General de la URNG se concreta en la ejecución coordinada de la estrategia y planes militares, la conformación con mando unificado del Frente Unitario, la coordinación de esfuerzos a través de las estructuras de apoyo, la incidencia de las luchas políticas y de masas, así como la lucha político diplomática.

Además de la conducción política y militar de las fuerzas guerrilleras y el accionar de las diferentes estructuras orgánicas de las organizaciones, la Comandancia General diseña, implementa y ejecuta la estrategia de diálogo y negociación, el proceso de negociación de la paz y la elaboración de las propuestas de la paz con contenido. Sin detener la lucha político - militar y de masas el proceso de negociación de la paz dura alrededor de siete años, y culmina con la firma de la paz firme y duradera el 29 de Diciembre de 1996.

V. Los tiempos de paz.

La estrategia de negociación diseñada por la Comandancia General denominada la paz con contenido buscó, que a partir del cumplimiento del espíritu y contenido de los Acuerdos de Paz sustantivos, la causas estructurales en lo económico, lo político, lo social y lo cultural que determinaron y desencadenaron la lucha armada, tuvieran el tratamiento adecuado para que así fueran superadas con la plena participación del Estado y la sociedad.

El balance del cumplimiento de los acuerdos de paz considerados en la legislación guatemalteca como compromisos de Estado es negativo, esta situación de manera permanente a lo largo de los últimos quince años, ha sido denunciada en diferentes espacios por nuestro partido.

No está demás insistir, que en lo fundamental los gobiernos de Álvaro Arzú, Alfonso Portillo, Oscar Berger y Álvaro Colom sustentados en el modelo neoliberal, distorsionan unos más y otros menos el cumplimiento de los acuerdos de paz sobre la base de su espíritu y contenido, llegando al extremo de violentarlos y manipularlos para conseguir la perpetuidad del modelo neoliberal en Guatemala en nombre de la paz.

En el balance de la causalidad del incumplimiento de los acuerdos de paz, sobre la base de la crítica y autocrítica es necesario, que tanto URNG como el movimiento social y popular hagan el balance de sus propias responsabilidades, con el objetivo de retomar la lucha por el cumplimiento de los mismos.

VI. URNG treinta años después.

A treinta años de la unidad y comenzando a correr el XVI aniversario de la firma de la paz firme y duradera, URNG es un partido político de izquierda revolucionaria, con principios ideológicos y políticos que lo caracterizan como socialista, revolucionario, popular y democrático. En ese sentido, el partido URNG continúa con el sustento de los principios y objetivos que se centran en la lucha en contra de la sobreexplotación del pueblo, la discriminación racista y la opresión cultural.

El tránsito de la guerra a la paz con todas sus complejidades, ha sido recorrido por el partido con aciertos y errores, inmerso dentro de las reglas del juego del sistema, en ese sentido es de señalar que en Guatemala, para un partido de izquierda revolucionaria el enfrentar y vencer las dificultades y las adversidades que el sistema impone, no solo es un reto permanente, sino además una responsabilidad ante la historia.

La estructura de poder económico, político y social nacional y transnacional impone sus intereses y privilegios a través del Estado monoclasista, etnocéntrico y patriarcal, implementando para el efecto una serie de instituciones, mecanismos y formas de ejercicio del poder, en donde se destaca la institucionalización de la corrupción como la forma principal de ejercicio del poder, a través de la compra de incondicionalidades de jefes militares, políticos civiles, académicos, tecnócratas y otros. Lo señalado no descarta otras formas como, el hecho de que la represión contra el pueblo a través de la criminalización de sus luchas, así como el uso combinado de la fuerza pública y privada para la imposición de sus intereses y privilegios, sea aplicada y ejecutada en Guatemala aún en tiempos de paz.

Uno de los pilares fundamentales que la estructura de poder en Guatemala utiliza es el sistema político electoral, en donde los partidos políticos están imposibilitados de ejercer la función de ser intermediarios entre la sociedad y el Estado, pues ese mismo poder los utiliza como instrumentos reproductores de sus intereses y privilegios, a los cuales compensa a partir del acceso al uso de la corrupción, la cual está institucionalizada a gran escala en el país.

Sobre la base de lo señalado, URNG como partido político a partir de sus principios y objetivos, así como apegado a la ética revolucionaria, la cual ha sido forjada a través de su trayectoria de lucha, se empeña a fondo para luchar en contra de esta situación, es decir que nuestro partido al mantenerse dentro de la línea histórica de la lucha revolucionaria, tiene la responsabilidad de emplearse a fondo para cambiar la situación y no dejarse envolver por las dinámicas que el sistema impone, pues al estar en medio de la situación descrita, corre los riesgos inherentes a las dinámicas envolventes del sistema, es por eso que luchar en contra de lo descrito, es la mejor forma de cumplir con su deber ante Guatemala y el mundo.

La lucha por transformar la realidad imperante es constante y permanente, las condiciones que el sistema impone para impedir que las transformaciones se hagan realidad, constituyen el punto de partida, así como el establecimiento de la magnitud del esfuerzo histórico que un partido como URNG tiene que hacer, es decir que la realidad exige que el crecimiento, desarrollo y proyección del partido, sea un componente esencial constante y permanente de la lucha revolucionaria.

Sobre esa base podemos y debemos superar las deficiencias que como partido tenemos en el orden de lo organizativo, lo formativo, de funcionamiento, desarrollo y proyección, en el orden cuantitativo y sobre todo en el orden cualitativo. También podemos y debemos avanzar, fortalecer y potencializar los grados de unidad interna conseguidos hasta la fecha, esta unidad interna conlleva el reto de hacer realidad el fomento y desarrollo de la formación y autoformación ideológica y política, no podemos ni debemos evadir dentro del entorno institucional del partido, el debate interno a través de la discusión y confrontación de ideas y planteamientos, para así avanzar en nuestro desarrollo como partido de izquierda revolucionaria y sobre todo en nuestra unidad interna.

Hace treinta años la lucha revolucionaria determinó que la unidad de las fuerzas era una necesidad histórica y por lo tanto el hecho de conseguirla y hacerla realidad era de carácter estratégico. Hoy treinta años después la unidad de la izquierda guatemalteca también es una necesidad y sigue siendo de carácter estratégico, por lo tanto URNG está obligada a emplearse a fondo para cumplir con ese compromiso histórico.

Las complejidades de las condiciones políticas de Guatemala en estos tiempos, son cualitativamente diferentes en algunos aspectos que se daban en 1982. Hoy hay que reconocer que la unidad de la izquierda pasa por el reconocimiento de la diversidad de planteamientos políticos y programáticos en su seno, es decir que buscar la unidad ideológica, política y programática dentro del marco que se dio en aquella época no tiene sentido, pues hoy debe buscarse la unidad de la izquierda tratando de coincidir en una estrategia de lucha política a partir de la coincidencia dentro de la diversidad de planteamientos.

En este momento histórico en donde las formas de lucha se centran en la lucha política, en donde las luchas sociales constituyen uno de los pilares fundamentales, la búsqueda de la unidad de la izquierda pasa necesariamente por la inclusión en su seno de las expresiones de las diferentes formas de lucha social dentro del planteamiento de la izquierda. En ese sentido hay que señalar, que la unidad de la izquierda es una categoría diferente pero no antagónica de las alianzas políticas y sociales, es por eso que, la construcción de las alianzas no deben circunscribirse solamente al ámbito de la izquierda, sino al contrario las alianzas deben concebirse para impulsarlas y construirlas con un grado de amplitud muy grande, los límites y alcances de la amplitud deben establecerse a partir de las características y exigencias de los intereses y necesidades que las transformaciones de Guatemala exigen.

Para estar en capacidad de responder a este reto histórico, en el seno de URNG de manera constante y permanente debe combatirse y desterrase el sectarismo, podemos y debemos aceptar que no somos ni los únicos ni los mejores, que nuestra lucha está de lado de los intereses nacionales y populares, que nuestro partido es eminentemente popular y revolucionario, y que dentro de la revolución no cabe el sectarismo, ya que el mismo es producto de deficiencias ideológicas muy serias.

Al igual que en la proclama unitaria del 07 de Febrero de 1982, URNG mantiene dentro de sus banderas de lucha la búsqueda de la construcción de la unidad nacional, la cual se ha ido enriqueciendo de manera permanente en su contenido y esencia. El llamado a conformar la unidad nacional para la instalación de un gobierno revolucionario, patriótico, popular y democrático en 1982, se complementa con el llamado a la unidad y a la salvación nacional a mediados de la década de los noventa del siglo pasado, y sobre todo se profundiza con el planteamiento de unidad nacional establecida en el Acuerdo sobre Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas para conformar la Nación Pluricultural, Multiétnica y Multilingüe.

En estos tiempos la unidad nacional debe profundizarse en el sentido que debe tener contenido histórico, con conciencia de pueblo, la defensa de la soberanía nacional sobre la tierra, el territorio, los bienes naturales y el medio ambiente, así como la conjunción de esfuerzos y acciones para garantizar la viabilidad de Guatemala como país, ya que el modelo neoliberal imperante la tiene colocada al borde de su inviabilidad histórica. Además es indispensable tener en cuenta que la lucha por la transformación social que impulsamos debe estar dirigida a los distintos sistemas opresivos que existen en nuestro país, como son la explotación capitalista, la discriminación racista, la opresión contra pueblos indígenas y el sistema de opresión patriarcal. URNG está obligada a profundizar y ampliar su programa político, buscando la unidad nacional, como soporte y garantías de las luchas políticas y sociales que nos lleven a las transformaciones que Guatemala con urgencia necesita y por lo tanto exige en este momento histórico.

VIVA EL XXX ANIVERSARIO DE URNG.

COMITE EJECUTIVO NACIONAL
UNIDAD REVOLUCIONARIA NACIONAL GUATEMALTECA


Guatemala, Enero de 2012.

Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca URNG-MAIZ


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.