Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Carta Abierta al Presidente de la República:
Es tiempo de profundizar la Revolución de Octubre de 1944
Por varias organizaciones - Guatemala,19 de octubre de 2008

Desde la invasión de 1954, el movimiento social y popular ha reivindicado en forma permanente la Revolución de Octubre y su contribución al avance de nuestro país. Se reconocen los adelantos, los avances y la construcción del Estado Moderno de Guatemala. A partir de ese momento miles se dieron a la tarea de recuperar el espacio político.

La guerra y el Estado contrainsurgente asesinó, secuestró y masacró a cientos de miles de mujeres y hombres que buscaban recuperar y profundizar los planteamientos revolucionarios. Hoy es tiempo de reafirmar las necesarias transformaciones que se vieron truncadas con la invasión, con la guerra contrainsurgente y en la actualidad expresado en los tratados de libre comercio.

La alianza entre la oligarquía, la iglesia, los militares y los intereses extranjeros, consiguió truncar los aires de cambio. Ahora las mismas familias de siempre, los que financiaron la guerra continúan garantizando sus intereses a costa de las mayorías, construyendo el Estado Neoliberal, que que da muestras de su fracaso, aún en la economía de EEUU.

Por ello, es tiempo cumplir con las promesa de campaña, retomar el espíritu revolucionario y profundizar en las luchas políticas, sociales y económicas. Guatemala merece ser un país que disfrute de sus riquezas ancestrales y que sus bienes naturales sirvan para el desarrollo nacional. Es indispensable profundizar en la construcción ciudadana, en donde mujeres y hombres, desde nuestra identidad aportemos a Guatemala para todas y todos.

En ese sentido, recuperando los ideales revolucionarios truncados por la invasión, planteamos:

Para resolver una de las problemáticas estructurales es necesaria la construcción del Estado Pluricultural e Intercultural, a través de Reforma Constitucional, la aprobación de la ley de lugares sagrados, el reconocimiento a los parlamentos indígenas y alcaldías indígenas, entre otras cambios , que permitirán la voz con equidad y la participación equitativa de la diversidad multiétnica de nuestro país.

Recuperar la Soberanía en sus diversidades, el DR-CAFTA la está afectando y el Acuerdo de Asociación entre Centro América y la UE pretende trastocarla de nuevo, por lo que hay que evitar la ratificación de los acuerdos comerciales. Urge lograr la soberanía alimentaria, soberanía energética y soberanía sobre nuestros conocimientos ancestrales que nos permita recuperar la capacidad de decisión nacional, siguiendo el ejemplo de la nacionalización del período revolucionario, por ello es urgente la nacionalización de nuestros recursos naturales, para recuperar nuestra dignidad y nuestros territorios.

Hay que recuperar el planteamiento de la Democracia Participativa, el continuar con una democracia representativa debilitada y cooptada por intereses oligárquicos, el narcotráfico y el crimen organizado, hace imposible fortalecer el Estado. Por ello, hay que definir las relaciones vinculantes entre las consultas populares mediante una reforma a la ley de partidos políticos. Hay que fortalecer el Sistema de Consejos de Desarrollo para que funcione como tal y deje de estar cooptado por intereses particulares -locales y nacionales -, fortalecer la ciudadanía como goce pleno de todos los derechos individuales y colectivos.

Estas transformaciones pasan por un proceso de construcción de pactos y alianzas fundados en el reconocimiento de la autonomía y las diversidades, en el marco de una democracia que abarca los espacios íntimos, domésticos, laborales, políticos y públicos. Las mujeres reivindicamos el derecho a decidir con libertad sobre nuestras vidas, cuerpos, sexualidades y territorios que habitamos, con sus riquezas naturales y culturales.

Llevar a la práctica la Reforma Agraria Integral para generar condiciones de desarrollo local y nacional y que permita fortalecer al país en el marco de las relaciones de integración de los pueblos para los pueblos. Es urgente detener cualquier forma de desalojo contra comunidades indígenas y campesinas. Respetar la decisión del pueblo de San Juan Sacatepéquez de no aceptar las actividades destructivas de Cementos Progreso y resolver los casos de Livingston y San José La Mocca.

La desmilitarización y el cese de la criminalización de la lucha social, es fundamental para la consolidación de la democracia, lo cual implica no solo definir dentro del país sistemas de seguridad civil, sino que significa dejar de mantener un ejército que no logra resolver los graves índices de delincuencia común y organizada, sino que se ha convertido en una fuente de generación de privilegios y corrupción. Y que sigue realizando políticas contrainsurgentes en países como Haití en donde las mujeres son sus víctimas, así como lo fueron las guatemaltecas en la época del conflicto armado y que pueden serlo de seguir dándoles un papel que en época de democracia no es coherente. Para esto es fundamental l a prevalencia de lo civil sobre lo militar, el fortalecimiento de la policía y la carrera policíaca, el ejército en función de la soberanía nacional.

Hay que Fortalecer los órganos de control ciudadano – fortalecimiento de la PDH, Contraloría General de Cuentas y generar la creación del poder ciudadano como un poder complementario a los otros tres poderes existentes en el Estado Moderno.

El Estado debe de comprometerse a hacer acciones que generen nuevas relaciones sociales, que cambie las relaciones de violencia por el diálogo y el respeto, en donde el racismo, la discriminación y la violencia vayan desapareciendo. Así mismo en el proceso de fortalecimiento el Estado, debe recuperar su carácter laico y promover la eliminación de los fundamentalismos religiosos y de todo tipo que promueven la situación de opresión, discriminación, exclusión y violencia, principalmente contra las mujeres.

Para fortalecer el Estado, es necesario acabar con la impunidad, que el Sistema de Justicia cuente con recursos necesarios, con procesos de depuración y con la recuperación de la ética dentro de la carrera judicial y el ejercicio de ella.

El Congreso de la República debe refundarse en forma interna y dignificar su actuación a partir de legislar a favor de la ciudadanía y no de intereses corporativos. En ese sentido urgen las Leyes en función del fortalecimiento del Estado, fortalecimiento del sistema de partidos políticos –democratización, autonomía, financiamiento, diversidad ideológica.

El impulso de una economía que promueva la distribución de la riqueza, a través de una reforma tributaria justa y equitativa en donde el que tiene más, pague más y en donde se incremente el gasto social. Las feministas, junto a otros actores sociales proponemos transformaciones profundas y radicales de las relaciones entre los seres humanos y con la naturaleza, para garantizar el buen vivir. La Buena Vida, Ütz k'aslemal, tiene que basarse en la distribución justa y equitativa del poder y los recursos.

Fortalecimiento de las comunidades – Recursos materiales, técnicos y condiciones de carreteras para el desarrollo del Mercado local y economía solidaria.

Una política de inversión social de satisfacción de las necesidades de la población marginada (Recuperación del IGSS, sistema de salud, educación –educación bilingüe, universidad maya, aporte constitucional a la USAC,), con políticas públicas que vayan sentando bases de cambio en la vida de las mujeres, la niñez y juventud, especialmente en las comunidades indígenas.

Reformas al Código de Trabajo donde se amplié generen las reformas necesarias para el fortalecimiento del respeto a los derechos laborales, especialmente de las trabajadoras de casa particular, de las fincas y de las maquilas y en donde se establezcan fuertes sanciones quienes vulneren estos derechos.


El gobierno actual tiene la oportunidad de continuar el camino, de ser coherente con su discurso y profundizar en el camino para los cambios necesarios. Es tiempo de cumplir con las promesas de campaña y retomar el espíritu revolucionario.

Las organizaciones populares ratificamos nuestra lucha por la construcción de esta Guatemala para todas y todos y buscar la unidad en función del avance de los cambios revolucionarios que Guatemala necesita.

 

SECTOR DE MUJERES,
MOVIMIENTO NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS,
CIIDH,
COLECTIVO DE ORGANIZACIONES SOCIALES-COS,
CONGCOOP,
CNOC.


Guatemala, 20 de Octubre del 2008


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.