Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2017

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Que no se repita en Venezuela la agresión que se permitió hace 63 años contra Guatemala
Por Varias Organizaciones - Guatemala, 11 de abril de de 2017

no a la agresion

“Han desatado … la más inicua campaña, y no han tenido vergüenza de recurrir a las armas más cobardes para difamar, desviar y desvirtuar uno de los movimientos más puros que ha habido en este continente; han recurrido a la enorme maquinaria de los medios de difusión … y los han prostituido haciéndolos un instrumento de mentira y de calumnia, … han recurrido al fomento y alimentación de complots y actos subversivos para derribar por la fuerza a un gobierno que cuenta con el verdadero respaldo de su pueblo”

Estas palabras que tienen total actualidad, fueron pronunciadas hace 63 años por Guillermo Toriello canciller de Guatemala, cuando en marzo de 1954, en la X Conferencia internacional de la OEA denunciaba los planes de la derecha internacional y los monopolios y gobierno de Estados Unidos para atacar a Guatemala. Así como sucedió en esa fecha contra nuestro país, la OEA ha sido instrumento de agresión contra Cuba en 1962, amparó la invasión norteamericana a la República Dominicana en 1965, fue cómplice del golpe de Estado contra el gobierno constitucional del presidente Allende en Chile, en 1973 e intentó cobijar una intervención armada en contra de la Revolución Popular Sandinista en 1979.

Hoy esas mismas palabras las podemos usar para denunciar la agresión que se viene efectuando contra la República Bolivariana de Venezuela, en particular ante las actuaciones del Secretario General de la OEA, Luis Almagro que se ha convertido en un peón al servicio de intereses imperiales y con la complicidad de un puñado de países, dentro de los que se encuentran aquellos donde se han realizado Golpes de Estado como Honduras, Brasil y Paraguay que pretenden erigirse como inquisidores contra Venezuela, incluso violentando los mismos mecanismos de la OEA.

Rechazamos las amenazas de Almirante Kurt Tidd, Jefe del Comando Sur de los Estados Unidos de Norteamérica en contra de la República Bolivariana de Venezuela y reafirmamos la validez de la resolución 2131 de las Naciones Unidas donde explícitamente plantea que “Ningún Estado tiene derecho de intervenir directa o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro. Por lo tanto, no solamente la intervención armada, sino también cualesquiera otras formas de injerencia o de amenaza atentatoria de la personalidad del Estado, …están condenadas”.

Esta misma resolución establece que “Ningún Estado puede aplicar o fomentar el uso de medidas económicas, políticas o de cualquier otra índole para coaccionar a otro Estado a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos u obtener de él ventajas de cualquier orden. Todos los Estados deberán también abstenerse de organizar, apoyar, fomentar, financiar, instigar o tolerar actividades armadas, subversivas o terroristas encaminadas a cambiar por la violencia el régimen de otro Estado”

Reafirmamos que las medidas que ha tomado el gobierno del Presidente Nicolás Maduro, así como las del Tribunal Supremo de Justicia corresponden al ordenamiento constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, por lo cual es una flagrante mentira hablar de rompimiento del orden constitucional. Por el contrario, la Asamblea Nacional se encuentra en desacato a partir de que los partidos de derecha han violentado la normatividad jurídica que juraron respetar y defender.

Denunciamos las acciones de la derecha venezolana que mientras rechaza el apoyo irrestricto al diálogo que ha expresado el Papa Francisco y la mediación de los facilitadores internacionales del diálogo: Ernesto Samper, secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos, de Panamá, Leonel Fernández, de República Dominicana; y el nuncio apostólico en Venezuela Aldo Giordano, por otro lado promueve acciones violentas como ya lo hizo en el año 2014, con el avieso objetivo de justificar una intervención armada en contra del pueblo y gobierno venezolano.

Exigimos al gobierno de Jimmy Morales que se abstenga de apoyar las maniobras ilegales y planes de agresión de Estados Unidos y la derecha continental en contra del Pueblo y gobierno venezolano y que el embajador de Guatemala ante la OEA se abstenga de votar junto al grupo de países cuestionados que pretenden convertirse en juzgadores de la situación de Venezuela.

Finalmente expresamos nuestra solidaridad con la Revolución Bolivariana, su pueblo y gobierno ante el acoso internacional, la guerra económica y el complot de la derecha que pretende detener la Revolución Bolivariana. Confiamos que el Pueblo Chavista, con la conducción del Presidente Nicolás Maduro, sabrán crecerse ante las dificultades y hacer prevalecer el proyecto bolivariano.

 

Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad
-Capítulo Guatemala-

Asamblea Social y Popular

SODEJU FUNDAJU


www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.