Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2017

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Rechazamos que los asesinatos y violación a los derechos laborales sigan impunes
Por Varias Organizaciones - Guatemala, 28 de junio de de 2017

varias

El compañero Eugenio López de 72 años de edad, integrante del CUC y defensor de los derechos laborales fue asesinado con disparos de arma de fuego, este 23 de junio, por reclamar sus derechos a las familias Campollo y Quintanal, dueños de la finca San Gregorio Piedra Parada, ubicada en el municipio de Coatepeque, departamento de Quetzaltenango.

Además del asesinato del compañero por parte de la seguridad privada de la finca, también resultaron heridos Israel Méndez y Berta López.

Este asesinato ocurre en el marco de reclamos planteadas por 240 extrabajadores de dicha finca, a quienes se les descontó sus aportes a la seguridad social, durante aproximadamente 20 años, pero al querer acogerse al Programa de Invalidez, Vejez y Sobrevivencia, descubrieron que los mismos no fueron pagados al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social –IGSS-; por tal razón los ancianos trabajadores no tiene acceso a su pensión, ni a los servicios que proporciona el seguro social.

Esta situación, que ha sido denunciada a la Inspección de Trabajo, al Ministerio Público, al Ministerio de Trabajo, a la junta directiva del IGSS y a la Comisión de Derechos Humanos del Congreso de la República; implica graves violaciones a derechos humanos básicos y la comisión de delitos penales por parte de los empresarios, sin embargo, las instituciones estatales no han actuado con la suficientemente celeridad, razón por la cual los delitos que conlleva la actuación patronalsiguen impunes

El caso de los extrabajadores de la Finca San Gregorio Puerta Parada, no es un caso aislado, es una práctica ampliamente extendida dentro de los empresarios y empleadores al grado que, según información oficial del IGSS, se le adeudan 1,200 millones de quetzales de cuotas no pagadas, afectando a más de 120 mil trabajadores y trabajadoras que no tienen acceso a la atención en salud y otros servicios del IGSS, a pesar de que se les descontó la correspondiente cuota laboral.

El asesinato del compañero Eugenio López se suma a los casi 80 dirigentes sindicales que han sido asesinados desde el 2008 a la fecha y a otras violaciones cometidas en contra de las y los trabajadores que han sido denunciados en las instancias oficiales respectivas y que, en la mayoría de los casos, se mantienen estancados.

Las organizaciones firmantes nos solidarizamos con la familia del compañero asesinado, con el resto de los trabajadores a quienes les fueron robadas las cuotas que pagaron al IGSS y con el Comité de Unidad Campesina. Exigimos la investigación, captura y condena de los responsables de este asesinato.

Exigimos al Ministerio Público que investigue y lleve a juicio a los empresarios responsables del robo de las cuotas correspondientes, que no solo deben de pagar, sino que se les debe de enjuiciar por la apropiación indebida y el enriquecimiento ilícito fruto del robo cometido contra esos 240 trabajadores, asimismo exigimos que agilicen la investigación en otros casos similares que se mantienen en la impunidad

A la junta directiva del IGSS le exigimos que brinde los servicios correspondientes y no deniegue el derecho a la jubilación a las y los trabajadores que durante casi 20 años dieron su cuota, ya que es inaceptable que por incumplimiento de los patrones, sean los trabajadores y trabajadoras quienes tengan que pagar las consecuencias por la irresponsabilidad e incumplimiento de la parte patronal. El IGSS tiene los mecanismos para supervisar y demandar a todos aquellos patrones que incumplen con sus obligaciones


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.