Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Criminalización de los Derechos Indígenas por el Estado colombiano
Por la Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waq'ib Kej - Ixim Ulew, 17 de octubre de 2008

La Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib' Kej, condena y repudia los actos de genocidio y hechos criminales en contra de las Comunidades Indígenas, Campesinas y Populares de Colombia, quienes se declararan en Movilización Nacional de Resistencia Indígena y Popular desde el 12 de octubre DE 2008, para la protección y defensa de sus tierras y territorios.

La represión desatada desde las cúpulas gubernamentales de Álvaro Uribe y el mandato repudiable del general Páez Varón de acción violenta en contra de la movilización, no es más que el accionar del capataz servil a los intereses transnacionales para proteger y facilitar su ingreso para el saqueo de las riquezas de las tierras y territorios indígenas.

Son ya 516 años de colonialismo, genocidio y despojo, el nuevo modo de represión y saqueo se disfraza de megaproyectos y la maldición del Dorado desata las más perversas acciones de odio y racismo en contra de comunidades enteras, ante la insaciable sed de las transnacionales y la desesperación del imperio por apoderarse de las riquezas de nuestro continente ante el declive de su economía.

El Pueblo Maya junto a los Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala repudia y condena enérgicamente estos hechos que va en contra de todo precepto de valoración humana, hechos que rememoran lo que nuestros pueblos han vivido desde la primera invasión colonial y continua siendo víctima de las nuevas políticas del colonialismo neoliberal.

La represión y despliegue de tropas militares sobre los territorios para imponer miedo y terror, presenta para el actual sistema neo-colonial y sus lacayos, la acción inmediata ante el levantamiento de los pueblos de Abya Yala que hemos dicho ya basta de tanta imposición, pobreza y saqueo de nuestro continente.

Condenamos las acusaciones vertidas por el gobierno colombiano en contra de las comunidades indígenas, que obedece a los dictados del imperio de acusar toda acción legítima de los pueblos de "terrorismo" y de ser objeto de manipuleo. Expresiones racistas que emergen de las mentes conservadoras del colonialista, de la patria del criollo y servilismo de los gobiernos entreguitas a los intereses transnacionales e imperialistas sin ningún escollo de dignidad y soberanía.
Llamamos a los Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala y del mundo a condenar estos hechos violentos y de lesa humanidad en contra de nuestros hermanos de los departamentos de Guajira, Córdoba, Sucre, Atlántico, Chocó, Norte de Santander, Risaralda, Caldas, Quindío, Valle del Cauca, Cauca, Tolima, Hila, Casanare, Meta y Boyocá en Colombia.

A la Organización de las Naciones Unidas pedimos hacer cumplir su papel de exigir el respeto a los Derechos de los Pueblos por parte de los gobiernos miembros.
Exigimos el nombramiento inmediato de un Relator Especial para visitar y verificar los hechos criminales de genocidio cometidos en contra de la población y comunidades indígenas colombianas.

Exigimos la desmilitarización inmediata de los territorios indígenas de Colombia.

NUESTRA MAS ENERGICA CONDENA AL SANGUINARIO GOBIERNO DE ALVARO URIBE.

COMO PUEBLO MAYA, NUESTRO RESPALDO TOTAL A LA LEGÍTIMA MOVILIZACION NACIONAL DE RESISTENCIA INDIGENA POPULAR, convocada por nuestros hermanos colombianos para la protección de los recursos naturales y defensa de sus tierras y territorios.


PORQUE OTRA ABYA YALA ES POSIBLE

PUEBLOS Y NACIONALIDADES INDIGENAS
DE LA RESISTENCIA AL PODER

 

Iximulew, Lajuj E

Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waq'ib Kej


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.