Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

A los ciudadanos y ciudadanas de Guatemala
Por el Movimiento Político Winaq - Guatemala, 25 de noviembre de 2016

winaq

A 30 años de iniciado el denominado período democrático, y 20 años de firmado el Acuerdo de Paz Firme y Duradera, la radiografía de la Guatemala de hoy se presenta sin muchas diferencias con aquella de los años previos al histórico acontecimiento de 1996, el cual se consideró el punto de partida para la construcción de un país distinto el que, en el imaginario general se creía, sería en el que hoy deberíamos vivir los guatemaltecos.

Sin duda, Guatemala comienza el año 2016, en una situación saturada de incertidumbres, pero a la vez de expectativas. En el año recién finalizado, el país logra salir de una nueva crisis institucional consecuencia de haberse postergado durante años y varios gobiernos, el abordaje de los temas de fondo. De hecho el país ha vivido en una permanente crisis que de suyo implica la latente posibilidad de serias rupturas institucionales que han puesto en riesgo la endeble democracia y la menos que, calificada hoy, precaria paz firmada en el año 1996.

Winaq afirma, como movimiento y como partido, que vivimos una situación de incertidumbre porque no se vislumbra certeza de una vida mejor para los pueblos, hecho que se corrobora al observar que las condiciones de vida de la mayoría de guatemaltecos y guatemaltecas, indígenas y mestizos, han sufrido un franco y sistemático deterioro luego de experimentar una continuidad de gobiernos neoliberales, cuyo propósito fue garantizarle beneficios al capital tradicional, emergente y criminal. Realidad que también se corrobora al observar una tendencia favorable a mantener y fortalecer los indicadores macroeconómicos del país que de suyo colocan al gran capital en una posición de privilegio.

En contraste con el crecimiento macroeconómico, las grandes mayorías transitan hacia una situación de mayor y extrema pobreza y la clase media hacia una marcada pauperización. Así lo demuestran los recientes informes oficiales que aún con datos bastante conservadores reconocen esta realidad, la cual se constituye en una verdadera tragedia para el país, sobre todo cuando más de las dos terceras partes de los jóvenes, adolescentes y niños, son quienes padecen con severidad este flagelo. Hay que sumar a esta vergonzosa realidad la expulsión literal que los sectores populares han sufrido por parte del Estado de los sistemas de prestación de los servicios públicos y del disfrute de oportunidades, fe de ello dan las reiteradas crisis hospitalarias, el estancamiento y retroceso en la cobertura educativa en los distintos niveles, el desempleo creciente, la mortalidad materno infantil, la migración en constante crecimiento, la desnutrición crónica y la inseguridad entre otros profundos problemas.

Si bien es cierto a partir de la legalidad establecida se salva la institucionalidad democrática en la crisis política de 2015, la democracia como tal, no, por cuanto esta no solo es política sino económica, social y cultural. Guatemala sigue contando con un Estado antidemocrático, excluyente y discriminador que contradice en todo el espíritu, tanto de los acuerdos de paz, como de la propia Constitución Política de la República.

Winaq entiende que el Estado guatemalteco se erigió sobre la democracia como sistema y por lo mismo considera que la democracia real para los pueblos que habitan el territorio ha resultado ser menos que un sueño. No existen las condiciones para una democracia real, efectiva, participativa y representativa en virtud que el país, aún, necesita transitar por verdaderas transformaciones estructurales que modifiquen la naturaleza del aparato del Estado y las relaciones de este con la sociedad y los pueblos. Un Estado que privilegie a las mayorías históricamente excluidas y empobrecidas.

Todo gobierno, incluido el de Jimmy Morales, que asuma la administración del Estado actual no será sino un gobierno llamado a administrar los intereses de los sectores hegemónicos, hoy: el económico tradicional, el militar y el criminal afincado en la corrupción e incrustado en el aparato estatal. Sectores a quienes interesa salvar este sistema y la democracia que hasta hoy se conoce en tanto la viabilidad y estabilidad de estos garantizan su condición, su poder y privilegios.

Al inicio de un nuevo año y del establecimiento de nuevas autoridades, Winaq también guarda expectativas y estas están relacionadas fundamentalmente con el fortalecimiento de la lucha de los pueblos y su unidad para encarar la grave situación del país y cambiar el curso de la historia. Los pueblos de Guatemala y su lucha en unidad son el factor que hará posible poner fin a la perversidad y a la ambición desenfrenada y voraz de una oligarquía criolla salvaje y del crimen organizado que tienen sumidas a las grandes mayorías y a los pueblos en lo que hasta ahora pareciera ser una miseria irreversible.

En el marco de esas consideraciones Winaq:

1. Reitera su firme compromiso de intensificar la lucha contra los flagelos que históricamente han azotado al país y sus causas en lo político, económico, social y cultural.

2. Manifiesta su convicción de trabajo para el impulso de las trasformaciones estructurales e ineludibles que el Estado de Guatemala requiere para el Buen Vivir de sus habitantes y de los pueblos que habitan sus territorios.

3. Hace un llamado a los hombres y mujeres libres de los pueblos maya, garífuna, Xinca y mestizo para que juntos fortalezcamos los procesos de emancipación y construcción de una democracia real, efectiva, participativa y sin ataduras.

4. Reitera su compromiso de continuar la lucha por y con los empobrecidos indígenas y mestizos de Guatemala: campesinos, trabajadores y trabajadoras del campo y la ciudad, migrantes, jóvenes y mujeres, clase media, para lograr su plena y total emancipación.

5. Expresa su determinación de continuar, en los distintos espacios de poder, fundamentalmente el Congreso de la República, en la defensa de los intereses de los habitantes, de sus territorios y de los bienes y recursos del Estado.

6. Manifiesta su firme disposición de diálogo y búsqueda de entendimientos con las distintas expresiones políticas de izquierda y democráticas para definir una agenda de lucha común contra el neoliberalismo y por la construcción de un Estado plural, equitativo y representativo.

7. Saluda a la resistencia y la lucha de las organizaciones de los movimientos sociales y les exhorta, sobre la base del respeto a las naturalezas reivindicativas, a que junto con los instrumentos políticos existentes construyamos plataformas de lucha social y política capaces de, en base al principio de unidad en la diversidad, transformar una realidad hasta ahora adversa para los habitantes y pueblos de este país.


MOVIMIENTO POLITICO WINAQ


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.