Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Declaración política del Colectivo Parlamentario URNG-MAIZ
Por el colectivo parlamentario URNG-MAIZ - Cogreso de la República de Guatemala - Guatemala, agosto de 2006

Escudo na

En la declaración política llamando a la constitución del Frente Político y Social de Izquierdas - fpsi - que, luego de una amplia consulta en Asamblea General del 19 de noviembre de 2006, decidimos llamarlo Movimiento Amplio de Izquierdas - maíz -, retomada en el Manifiesto a la Nación reiteramos “nuestro país reclama con urgencia la participación política de todas las fuerzas y personas que respetan los más altos valores democráticos y derechos humanos. Guatemala exige unidad para detener este sistema perverso de poder” .

Hoy damos un salto de compromiso y organización; lo damos en el Organismo Legislativo con la participación de seis legisladoras y legisladores, quienes compartimos una visión nacional que nos ubica como una expresión organizada de la izquierda en ese alto organismo.

Conformamos el Colectivo Parlamentario urng-maíz con diputadas y diputados de distintas experiencias sociopolíticas, conscientes que la acumulación de fuerzas y creación de mayorías es una brecha por caminar, que nuestro primer paso se dio en la construcción de maíz con diversas expresiones organizadas de la sociedad con objetivos político-sociales, de derechos indígenas y político-electorales. 

Queremos un país sin exclusiones, que le dé paso a una nación realmente multicultural, multilingüe y pluricultural incluyente, verdaderamente democrática, en donde los pueblos indígenas sean actores de primer orden en la vida nacional.

Compartimos en el Colectivo preocupaciones no resueltas durante décadas y que se expresan en la cotidianidad, como el fracaso del transporte urbano y extraurbano, temas no resueltos en el manejo del agua y la basura, la inseguridad ciudadana,  así como la necesidad de sacar al país de la ruinosa situación en que la han sumido los grandes empresarios, cuya última acción, gozando de plena impunidad, fue la generación de las crisis bancarias que provocó que miles de familias perdieran los ahorros de toda su vida sin que a la fecha se les haga justicia.

Rechazamos y luchamos contra la galopante corrupción e impunidad que se ha convertido en un círculo que pareciera no tener fin y que con cada ciclo que cierra se fortalece con la anuencia o silencio cómplice de los grupos de poder y el regocijo de la delincuencia común y organizada. Es por ello que abogamos incondicionalmente por la transparencia en el gasto público, en la ejecución eficiente de proyectos, obras y en el manejo de las finanzas públicas.

El círculo de la violencia actual no se contiene sino se profundiza. Mientras tanto, los ciudadanos que vivimos en la inseguridad hemos visto reducidas nuestras posibilidades de superación por las restricciones de facto ante la incompetencia del Gobierno para resolver el caos y la espiral de violencia que, con saña, afecta especialmente a las mujeres y a la población más joven.

Se nos impone la agenda desde el exterior por la administración Bush, que trata a las y los inmigrantes como verdaderos delincuentes sin reparar que sobre esos hombros se ha erigido históricamente parte de la riqueza de esa nación.

Por ello, las diputadas y diputados de urng-maíz nos sentimos en la obligación de impulsar la generación de leyes que realmente puedan ser un valladar a las ocurrencias o imposiciones de la derecha y sus seguidores, jugar un papel de oposición constructiva y propositiva sin cejar en nuestros principios y fidelidad a la población que representamos.

En la agenda que planteamos impulsar, el desarrollo rural ocupa un lugar destacado, así como los esfuerzos para cambiar la política de desalojos violentos en fincas ocupadas por campesinos desesperados ante la recurrente ausencia de medidas que atiendan la carencia de recursos productivos del campesinado guatemalteco. Daremos prioridad a las iniciativas basadas en los Acuerdos de Paz, entre las que destaca la temática agraria, siendo urgente impulsar la iniciativa de ley de regularización de tierras, Código Agrario, las judicaturas agrarias, así como los derechos de los trabajadores públicos y privados del campo y la ciudad, entre otras.

Apoyamos a los vendedores de la economía informal pues mientras no obtengan oportunidades reales para vivir dignamente, los anunciados compensadores sociales o de empleo digno, tienen el derecho a trabajar para sobrevivir y no a ser reprimidos como lo hace este Gobierno.

Empeñamos todo el esfuerzo en hacer del hemiciclo parlamentario una tribuna que le dé voz a los sin voz y un lugar a quienes son nuestros verdaderos referentes: los jóvenes, las mujeres, los adultos mayores, los pueblos indígenas y todos aquellos que han sido excluidos por un sistema injusto en un país injusto. 

Nuestra expresión parlamentaria tiene como referente estar constituida por diputadas y diputados que hemos llevado con dignidad nuestra gestión oponiéndonos a la aprobación de un  Tratado de Libre Comercio con el Gobierno de los Estados Unidos República Dominicana y Centro América tlc rd causa que hoy demuestra lo nefasto que es para las mayorías; así como la defensa de la soberanía nacional denunciando el intervencionismo del Plan Maya-Jaguar; nuestras propuestas frente al abordaje del tema de minería a cielo abierto así como nuestro apoyo a las consultas populares, nuestros aportes al paquete de leyes sobre seguridad y nuestra franca oposición a las componendas en el hemiciclo parlamentario.

Asimismo hemos exigido una reforma profunda al Decreto 19-2002 Ley de Bancos y grupos financieros, y al Decreto 16-2002 Ley Orgánica del Banco de Guatemala que permitan un rumbo diferente a la acción del Banco de Guatemala.

Proclamamos esta agenda básica como el eje alrededor del cual impulsaremos una actividad constante y firme, a efecto que los temas enunciados constituyan el sello de nuestra actividad como un Colectivo parlamentario de las izquierdas.

Colectivo Parlamentario URNG-MAIZ

¡Sin maíz, no hay país!

 

Guatemala, 16 de febrero de 2007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.